Cómo los macacos japoneses interpretan las miradas

Los macacos japoneses que viven en libertad en la isla de Koshima son de gran interés en la etología, la psicología, la antropología y la evolución humana, debido a que fueron los primeros animales en los que se identificaron rasgos de carácter cultural similares a comportamientos humanos.

Francisco Moral

La doctora por la CEU UCH Alba Castellano, durante los experimentos con macacos japoneses en la isla japonesa de Koshima.
La doctora por la CEU UCH Alba Castellano, durante los experimentos con macacos japoneses en la isla japonesa de Koshima.

Con el fin de analizar la capacidad de los macacos japoneses, Macaca fuscata, para comprender la mirada y el estado de atención de otros individuos, la investigadora de la Universidad CEU Cardenal Herrera (CEU UCH) de Valencia, Alba Castellano Navarro, realizó tres experimentos en el hábitat natural de estos animales, bajo la dirección de los profesores de la Unidad de Etología y Bienestar Animal de la CEU UCH, Federico Guillén y Anna Albiach. 

Los resultados de este trabajo, realizado en colaboración con investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig, en Alemania, y de la Universidad de Kioto, en Japón, permiten entender mejor la evolución de la capacidad humana de interpretar la mirada de otros individuos para determinar su grado de atención e intuir sus intenciones.

“La capacidad de interpretar la mirada de otro individuo es un aspecto clave para entender cómo este factor ha influido en la evolución humana y en su capacidad de supervivencia como especie"

Según destaca Castellano, “la capacidad de interpretar la mirada de otro individuo es un aspecto clave para entender cómo este factor ha influido en la evolución humana y en su capacidad de supervivencia como especie. El macaco japonés es una especie adecuada para entender el origen y la evolución de ésta en estadios evolutivos previos, por ser una especie filogenéticamente más alejada que otras especies de primates ya estudiadas”.

Tres experimentos: amenaza, cooperación, competición

Los experimentos con los macacos en su hábitat natural permitieron evaluar la capacidad de estos animales de interpretar la mirada humana en tres contextos: de amenaza, de cooperación y de competición.

 “Los animales interpretaron la mirada directa de un humano que se acercaba como una señal de peligro, mostrando una mayor distancia de huida y más amenazas hacia él en esta condición que cuando el humano miraba en otra dirección. También adaptaron su comportamiento a las señales de atención de un humano que les daba comida, moviéndose para situarse en su campo visual”, detalló la investigadora.  

El trabajo con estos macacos buscaba entender mejor la evolución de la capacidad humana de interpretar la mirada.
El trabajo con estos macacos buscaba entender mejor la evolución de la capacidad humana de interpretar la mirada.

Sin embargo, los macacos no parecían entender la perspectiva visual de un humano que competía con ellos por la comida, ya que trataban de recuperar tanto la comida que era visible para el humano como la que no lo era.

“En conjunto, nuestros resultados apoyan la idea de que los macacos japoneses pueden responder a la mirada de un humano de forma flexible, dependiendo del contexto. Además, ponen de relieve la importancia de estudiar este aspecto del comportamiento en diversas especies y contextos para comprender mejor las presiones de selección que pueden haber conducido a su evolución”, destacó la doctora de la CEU UCH. 

El estudio aporta luz sobre la evolución del proceso cognitivo conocido como Teoría de la Mente, que explica la capacidad de interpretar las intenciones y deseos de otros para actuar en consecuencia

El análisis de estos resultados, realizado por el equipo de investigación de la CEU UCH, el Instituto Max Planck y la Universidad de Kioto, aporta luz sobre la evolución del proceso cognitivo conocido como Teoría de la Mente, que explica la capacidad de interpretar las intenciones y deseos de otros para actuar en consecuencia. Una capacidad que solo es propia de las especies altamente sociales.

“La mirada es una fuente importante de información social para la especie humana y también para otras especies animales, porque saber interpretarla favorece otras capacidades como la de escapar a una amenaza. Además, detectar el objeto de atención al que se dirige la mirada de otro puede ser crucial en contextos de competición y cooperación, como los que hemos planteado en nuestros experimentos con los macacos japoneses, en libertad y en su hábitat natural, un contexto en el que apenas existen estudios previos”, explicó la investigadora.

Fuente: Sinc.

Archivado en:

La especie de macaco recién identificada se llama Macaca selai.

Relacionado

Nueva especie de macaco identificada en la India

Nuestros destacados