Los erizos de mar se unen para matar estrellas

Un estudio afirma que los erizos de mar atacan e inmovilizan los brazos de las estrellas de mar, en una abrumadora inversión de roles depredador-presa.

Elena Lozano

En cuestión de minutos, los erizos de mar se adhirieron a los brazos de una estrella de mar.
En cuestión de minutos, los erizos de mar se adhirieron a los brazos de una estrella de mar.

Los erizos de mar son cortadoras de césped bajo el agua, sus incesantes apetitos vegetarianos son capaces de alterar ecosistemas costeros enteros. Pero los invertebrados espinosos también hundirán sus dientes en algo un poco más desafiante y peligroso, sugiere una nueva investigación.

Los investigadores descubrieron recientemente erizos atacando y comiendo estrellas de mar depredadoras

Por primera vez, los investigadores descubrieron recientemente erizos atacando y comiendo estrellas de mar depredadoras. Las observaciones invierten un guión clásico de depredador-presa, según éstos en June Ethology.

En 2018, el ecólogo del comportamiento marino Jeff Clements y sus colegas estaban en la Estación de Investigación Marina Kristineberg en Fiskebäckskil, Suecia, estudiando las estrellas solares comunes (Crossaster papposus). En un momento, Clements quiso separar una de las estrellas por un corto tiempo y necesitaba espacio en el acuario. Colocó la estrella de mar en un tanque que contenía unos 80 erizos de mar verdes (Strongylocentrotus droebachiensis).

Erizos de mar bajo el Océano Atlántico.
Erizos de mar bajo el Océano Atlántico. Foto: IStock.

“Pensé, Está bien, hay un montón de erizos de mar allí, estos tipos son depredadores de erizos, no va a pasar nada'”, recuerda Clements, de Fisheries and Oceans Canada en Moncton. Los golfillos, dice, no habían comido nada en dos semanas.

“La estrella de mar fue absolutamente diezmada”

Al día siguiente, cuando Clements entró en el laboratorio, no pudo encontrar la estrella del sol. Había un montón de erizos en el costado del tanque, con algo rojo apenas visible debajo. Clements arrancó a los erizos, revelando a la víctima.

“La estrella de mar fue absolutamente diezmada”, relara. “Los pilluelos acababan de destrozarla”.

Clements y sus colegas pronto se dieron cuenta de que este comportamiento no se había documentado antes. Entonces, el equipo realizó dos pruebas, cada una con una sola estrella solar en el tanque de erizos, registrando cómo se desarrolla este "cambio de roles depredador-presa".

Un erizo de mar se acercaría a la estrella, palpando alrededor, y eventualmente se uniría a uno de sus muchos brazos. Otros harían lo mismo, cubriendo los brazos de ésta. Cuando el equipo extrajo los erizos después de aproximadamente una hora, encontraron que las puntas de los brazos estaban mordidas.

Esta estrella fue encontrada destrozada por docenas de voraces erizos de mar en un acuario.
Esta estrella fue encontrada destrozada por docenas de voraces erizos de mar en un acuario. Foto: Science News.

 “[Las puntas] son ​​la primera parte de la estrella solar que el erizo encontrará a medida que se acerca”, explica Clements. "Entonces, si el erizo los consume primero, la estrella solar será menos efectiva para escapar de los ataques". El equipo ha llamado a esta incapacitación "pinning de erizo".

Es posible que los erizos estén actuando en defensa propia, destruyendo de forma preventiva a un depredador en medio de ellos. Sin embargo, podría ser el hambre relativa de los erizos de mar lo que está detrás de los ataques, indica Julie Schram, fisióloga de animales de la Universidad de Alaska Sudeste en Juneau que no participó en la investigación.

Se ha documentado que algunas especies se canibalizan entre sí

En condiciones de laboratorio abarrotadas con comida limitada, similar a este estudio, éstos pueden cambiar su dieta de maneras sorprendentes, señala. Se ha documentado que algunas especies se canibalizan entre sí, por ejemplo.  

“Esto me sugeriría que, cuando pasan hambre, los erizos adultos buscarán fuentes alternativas de alimentos”, apunta.

La capacidad de los erizos para alimentarse de estrellas de mar depredadoras se había insinuado antes, y han aparecido en el contenido del estómago de los erizos, manifiesta Jason Hodin, biólogo marino de la Universidad de Washington en Friday Harbor. Pero esto a menudo se interpretó como una recolección de residuos.

“La depredación activa fue la posibilidad más interesante, y es satisfactorio ver confirmada esa posibilidad, al menos en el laboratorio”, añade Hodin, quien no participó en la investigación.

Los erizos de mar no tienen cerebro ni sistema nervioso central.
Los erizos de mar no tienen cerebro ni sistema nervioso central. Foto: IStock.

Por otro lado, los científicos señalan que los ataques de los erizos no pueden ser intencionales, ya que los animales no tienen cerebro ni sistema nervioso central, dice ella. "Los erizos que realizan un ataque depredador coordinado no son biológicamente factibles".

Los hallazgos son un recordatorio de que incluso con sistemas nerviosos simples, los invertebrados como los erizos pueden ejecutar comportamientos sorprendentemente complejos

Los ataques sincronizados pueden basarse en las consecuencias químicas de la liberación continua de olores en el agua, dice Clements. Una vez que el primero comienza a masticar la estrella los otros pueden comenzar a reconocerla como alimento. En el futuro, Clements quiere realizar experimentos manipulando el hambre y la densidad de los erizos para ver qué factores influyen en su apetito por las estrellas.

Los hallazgos son un recordatorio de que incluso con sistemas nerviosos simples, los invertebrados como los erizos pueden ejecutar comportamientos sorprendentemente complejos, dice Clements. “Estos animales no solo están dando vueltas sin hacer nada en el fondo del mar”.

Fuente: Science News.

Archivado en:

Nuestros destacados