Los insectos ya tenían alas llamativas y ruidosas hace 310 millones de años

El ala fosilizada de una criatura parecida a un saltamontes sugiere que los insectos podrían crujir y reflejar la luz hace 310 millones de años.

Los insectos, al igual que el saltamontes, hacían ruidos crepitantes con sus alas.
Los insectos, al igual que el saltamontes, hacían ruidos crepitantes con sus alas.

Los insectos modernos usan las alas para comunicarse. Los grillos pueden raspar una pierna contra un ala o frotar dos alas juntas. Algunos saltamontes golpean sus alas como castañuelas; otros crujen y rompen las membranas delgadas. Muchas alas de mariposa juegan con la luz, manipulándola para ocultarla a la vista o las reflejan en destellos a lo largo de superficies iridiscentes o multifacéticas.

Ahora, el descubrimiento del ala fosilizada de un insecto parecido a un saltamontes apunta que esto comenzó hace ya 310 millones de años. Las estructuras de las alas se asemejan a las de los insectos vivos que usan la luz o el sonido para comunicarse, informan los investigadores en Communications Biology.

Las mariposas de ala de vidrio (una en la foto) lucen principalmente alas transparentes que ayudan a los insectos a esconderse de los depredadores
Las mariposas de ala de vidrio (una en la foto) lucen principalmente alas transparentes que ayudan a los insectos a esconderse de los depredadores. Foto: ScienceNews.

Un fósil que preserva las estructuras de las alas del antiguo insecto Theiatitan azari sugiere que usó sus alas para comunicarse, al igual que muchos insectos modernos. Al comparar la disposición de las estructuras con las alas de insectos modernas, los investigadores sugieren que T. azari puede haber hecho ruidos crepitantes, al unir rápidamente las membranas delgadas del ala. También puede haber reflejado destellos de luz.

Llamado Theiatitan azari -en honor a Theia, la diosa titán de la luz en la mitología griega-, el insecto era un miembro de Titanoptera, un grupo de insectos depredadores gigantes. Los insectos de alas grandes prosperaron en el Período Carbonífero, que abarcó de 359 millones a 299 millones de años atrás. Algunos crecieron a tamaños asombrosos en una atmósfera rica en oxígeno. Así, la aterradora Meganeura parecida a una libélula era aproximadamente del tamaño de un perro pequeño.

Un fósil que preserva las estructuras de las alas del antiguo insecto Theiatitan azari sugiere que usó sus alas para comunicarse, al igual que muchos insectos modernos.
Un fósil que preserva las estructuras de las alas del antiguo insecto Theiatitan azari sugiere que usó sus alas para comunicarse, al igual que muchos insectos modernos. Foto: ScienceNews.

Los titanópteros, incluido T. azari, pueden haber tenido una gama de herramientas de comunicación en sus puntas de ala, destellos de luz o ambos

T. azari contaba con unas membranas delgadas en sus alas anteriores que estaban divididas por redes de venas en un mosaico de secciones más pequeñas. Basándose en los patrones de esos mosaicos, los titanópteros, incluido T. azari, pueden haber tenido una gama de herramientas de comunicación en sus puntas de ala, destellos de luz o ambos, aseguranThomas Schubnel, biólogo evolutivo del Instituto de Sistemática, Evolución, Biodiversidad en París, y sus colegas.

Los científicos aún no saben si los antiguos insectos usaron esas habilidades para llamar a posibles parejas o advertir a los depredadores. Pero este descubrimiento sugiere que estas alas tienen mucho más que decir.

Fuente: ScienceNews.

Archivado en:

Los mejores vídeos