El jerbo, el animal con las orejas más grandes

El jerbo de orejas largas (Euchoreutes naso), un roedor nocturno que vive en los desiertos de China y Mongolia, es el animal que tiene las orejas más grandes, en relación con el tamaño de su cuerpo.

El jerbo es el animal con las orejas más grandes en relación con su cuerpo. Foto: IStock.
El jerbo es el animal con las orejas más grandes en relación con su cuerpo. Foto: IStock.

¿Qué animal tiene las orejas más grandes? Cualquiera que responda a esta pregunta dirá que el elefante, Y es verdad, pero relativa y lógicamente. El elefante africano tiene las orejas más grandes que cualquier otro. Sin embargo, en los desiertos de China y Mongolia vive un roedor nocturno que se alimenta de insectos y de nombre jerbo de orejas largas (Euchoreutes naso) que es la criatura con el pabellón auricular más grande en relación con el tamaño de su cuerpo.

El jerbo de orejas largas mide aproximadamente 10 centímetros. Sus orejas, que miden de 3,8 a 5 cm de largo, corresponden entre un 40% y un 50% de la longitud de su cuerpo.

"Los jerbos de orejas largas son capaces de termorregularse al tener una rápida pérdida de calor, a través de las orejas muy altamente vascularizadas"

Al respecto, Mary Ellen Holden, zoóloga y mamóloga del Museo Americano de Historia Natural de la ciudad de Nueva York, lo explica de la siguiente forma: "Tiene las orejas más largas en relación con el tamaño de su cuerpo en todo el reino animal". A modo de comparación, las orejas del elefante africano tienen una media de casi 1,2 metros de largo, lo que significa alrededor del 17% de la longitud de su cuerpo, que tiene una media de 20 6 a 7,5 metros.  

Los jerbo son animales de estepa y llevan una vida nocturna
Los jerbo son animales de estepa y llevan una vida nocturna. Foto: IStock.

Aliviar el calor

Pero ¿por qué el jerbo tiene esta característica tan singular? Muy fácil. Éstas le ayudan a él y a otros mamíferos similares que viven en ambientes cálidos y secos a deshacerse del exceso de calor.

"Los elefantes africanos, los zorros fennec, los jerbos de orejas largas, son capaces de termorregularse al tener una rápida pérdida de calor a través de las orejas muy altamente vascularizadas", relata Holden. Las orejas de estos animales son grandes y delgadas, y albergan muchos vasos sanguíneos diminutos, asegura. Mientras circula por los oídos, la sangre libera calor en el aire, lo que ayuda al animal a enfriarse.

Cuando el animal está caliente, los vasos sanguíneos de sus oídos se expanden para liberar aún más calor, apunta Holden. Por la noche, o cuando hace frío, éstos se contraen para ayudar a mantenerlos calientes.

Los jerbos se liberan del calor por las orejas.
Los jerbos se liberan del calor por las orejas. Foto: IStock.

"Creo que la mayoría de la gente está de acuerdo (en que las orejas grandes) generalmente se correlacionan con ambientes más cálidos", dijo Holden. "Si se observa a los elefantes africanos y asiáticos, las orejas de los africanos son mucho más grandes que las que tienen los asiáticos, porque los primeros habitan en un clima más cálido". Las de estos últimos miden alrededor de 0,5 m de largo, representan solo alrededor del 8% de la longitud de su cuerpo.

Usar las orejas para refrescarse es una buena adaptación a la vida en el desierto. Sirve como una alternativa al sudor

En lo que respecta a las estrategias de disipación de calor, usar las orejas para refrescarse es una buena adaptación a la vida en el desierto. Sirve como una alternativa al sudor, permitiendo que conserven agua en un ambiente donde ese recurso es escaso, según Holden.  

Las orejas grandes también pueden ayudar al jerbo a detectar los sonidos de baja frecuencia provenientes de sus presas y sus depredadores, concluye Holden.

Un habilidoso saltarín

Los jerbos, también conocidos como Dipodidae, son también famosos por su prodigiosa habilidad para saltar.

Sus extremidades traseras excepcionalmente largas y delgadas pueden ser tres veces más largas que sus extremidades anteriores.  A pesar de que poseen una longitud corporal de alrededor de diez centímetros, los jerbos pueden cubrir unos tres metros de un solo salto. Esto les permite cruzar grandes distancias sobre arena caliente, pero, sobre todo, al ser en su gran mayoría nocturnos, esta función les permite alejarse rápidamente de los depredadores.

Los jerbos tienen gran habilidad para saltar y así desprenderse de sus enemigos.
Los jerbos tienen gran habilidad para saltar y así desprenderse de sus enemigos. Foto: IStock.

Se agarra al follaje colgante con sus dientes y extremidades anteriores, y luego trepa a la vegetación

En este sentido, existe una especie, el jerbo de patas ásperas, Dipus sagitta, que exhibe un comportamiento de evitación de depredadores particularmente interesante: no solo salta huyendo de estos, sino que, a medida que lo hace, se agarra al follaje colgante con sus dientes y extremidades anteriores, y luego trepa a la vegetación.

 

Según un estudio, los gatos naranjas dispondrían de un estatus social alto. Foto: IStock.

Relacionado

Curiosidades de los gatos naranjas

Los mejores vídeos