Las nutrias resuelven acertijos más rápido tras ver a una compañera hacerlo

Una nueva investigación publicada en noviembre en la revista Royal Society Open Science muestra que las nutrias aprenden a buscar alimento observando a otras compañeras.

Vicente Alcaíde

Un momento de la investigación sobre el comportamiento de las nutrias.
Un momento de la investigación sobre el comportamiento de las nutrias.

Alguna vez se pensó que este fenómeno observado en las nutrias, llamado aprendizaje social, era raro en el reino animal, pero estudios recientes han demostrado que aprender de los compañeros es bastante común. Los autores del nuevo estudio agregaron estos mamíferos a esos rangos, al presentar acertijos de alimentos a las nutrias asiáticas de garras cortas y medir el tiempo que les llevó alcanzar el premio de una albóndiga.

Después de varios meses, las nutrias podían resolver los acertijos a velocidades impresionantes, lo que sugiere que tienen una buena memoria a largo plazo.

Las nutrias tienen una variedad de comportamientos de alimentación especializados: las marinas, por ejemplo, usan rocas para romper almejas abiertas

“Mi reacción inicial fue de sorpresa, de verdad”, afirmó el biólogo Alex Saliveros.

Hay 13 especies de nutrias. Las nutrias asiáticas de garras cortas viven en pantanos de agua dulce y ríos lentos en el sureste de Asia, y la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) las considera vulnerables, con una población silvestre decreciente.

En general, las nutrias tienen una variedad de comportamientos de alimentación especializados: las marinas, por ejemplo, usan rocas para romper almejas abiertas. Exactamente de dónde y cómo lo aprendieron es un misterio.

Nutrias asiáticas de garras pequeñas.
Nutrias asiáticas de garras pequeñas. Esta está catalogada como vulnerable por la UICN. Foto: IStock.

Al principio, parecía que podrían aprender a través de prueba y error, pero "simplemente no ha habido mucha investigación", indica Saliveros.

El acertijo de alimentos

La búsqueda de alimento es una habilidad complicada, escriben los científicos en su artículo, porque tiene cuatro etapas. Los animales necesitan saber dónde buscar comida, qué comida es segura para comer, cómo sortear una capa protectora como un caparazón y cuándo pasar a una nueva área de alimentación. Las nutrias asiáticas de garras cortas viven en grupos de más de una docena de animales, pero se alimentan individualmente, triturando o abriendo mariscos. Los investigadores se preguntaron si podrían observar a sus compañeros para aprender nuevas técnicas de trituración de crustáceos.

La investigación mostró que las nutrias parecían resolver los acertijos un poco más rápido después de haber visto a sus amigos resolverlos primero

El equipo creó cinco acertijos de alimentos, que eran "pequeñas cajas de plástico con varios tipos de solapas que se abren y palancas para tirar, todo tipo de secciones para girar, que contenían albóndigas de res", explicó Saliveros.

Nutria marina.  El resultado de la investigación podría significar que las nutrias confían en el grupo para encontrar áreas de alimentación.
Nutria marina. El resultado de la investigación podría significar que las nutrias confían en el grupo para encontrar áreas de alimentación. Foto. IStock.

La investigación mostró que las nutrias parecían resolver los acertijos un poco más rápido después de haber visto a sus amigos resolverlos primero, pero en su mayoría confiaban en ellos para ayudarlas a encontrar el acertijo e identificarlo como fuente de alimento. “Una vez que se ha hecho el contacto inicial, dependen menos de la información social cuando aprenden a resolverlos realmente”, escriben los autores en el artículo.

El estudio también encontró que, después de tres a cinco meses, resolvieron acertijos un 69 por ciento más rápido que cuando las encontraron por primera vez

En la naturaleza, esto podría significar que las nutrias confían en el grupo para encontrar áreas de alimentación y fuentes de alimentos prometedoras, pero luego descubren cómo abrir cada molusco por su cuenta. El estudio también encontró que, después de tres a cinco meses, resolvieron acertijos un 69 por ciento más rápido que cuando las encontraron por primera vez, según Popular Science.

Los resultados apuntan claramente a la capacidad de las nutrias para aprender unas de otras.

Fuente: Smisthsonian.

Archivado en:

Los mejores vídeos