Ocho datos curiosos sobre la cobra real

La cobra real (Ophiophagus hannah) es un elápido que se encuentra predominantemente en los bosques que van desde la India hasta el sudeste asiático. Se considera una serpiente peligrosa y tiene una reputación temible en su área, aunque normalmente evita la confrontación con los humanos.

Rosario Martínez

La cobra real se encuentra, principalmente, en las selvas tropicales y los pantanos de Asia.
La cobra real se encuentra, principalmente, en las selvas tropicales y los pantanos de Asia.

Este poderoso reptil se alimenta principalmente de otras serpientes y puede vivir durante décadas en la naturaleza, ya que hay muy pocos animales que puedan acabar con él. Las cobras reales, que se encuentran principalmente en las selvas tropicales y los pantanos de Asia, prefieren hábitats con vegetación espesa, como matorrales de bambú y manglares.

Aquí hay ocho hechos que ofrecerán una idea del misterioso e intrigante mundo de la cobra real.

1. La cobra real es la más larga de todas las serpientes venenosas

Hay cientos de especies de serpientes venenosas en el reino animal, pero la cobra real es la más larga de todas. La cobra real tiene de media entre tres y cuatro metros de largo y por lo general pesa alrededor de 6 kilogramos de peso.

Cuando una cobra real "se pone de pie", puede estar cara a cara con un humano de estatura media

Cuando una cobra "se pone de pie", puede estar cara a cara con un humano de estatura media. La cobra real más larga registrada medía cinco metros y medio.

2. Sus capuchas son en realidad costillas

Cuando una cobra real se pone a la defensiva, saca una capucha distintiva que se encuentra alrededor de su cara. Ésta, así como otras partes del cuerpo de la serpiente, tiene marcas que son exclusivas de ella. A primera vista, parece parte de la piel de la serpiente, pero en realidad es un sistema de costillas y músculos que pueden flexionarse y moverse.

Cuando una cobra real se pone a la defensiva, aparece una capucha alrededor de su cara.
Cuando una cobra real se pone a la defensiva, aparece una capucha alrededor de su cara. Foto: IStock.

Para parecer más grande y más peligrosa, la cobra real extiende estas costillas y abre la capucha mientras silba y se "pone de pie".

3. Su veneno es una neurotoxina mortal

Las serpientes venenosas generalmente se dividen en dos tipos de clasificaciones de veneno: neurotóxico y hemotóxico. Una neurotoxina es cualquier veneno que afecta directamente el sistema nervioso de un humano o animal. Las hemotoxinas, por otro lado, afectan el torrente sanguíneo y, generalmente, son del tipo que se encuentra en las serpientes de cascabel y las víboras.

El veneno de una cobra real es neurotóxico y, cuando ataca, se produce una cantidad muy pequeña, que puede paralizar a su presa 

El veneno de una cobra real es neurotóxico y, cuando ataca, se produce una cantidad muy pequeña, que puede paralizar a su presa. Además, es tan increíblemente venenoso que un humano puede morir a los pocos minutos de ser mordido. Un animal grande, como un elefante, puede morir en varias horas.

4. Son caníbales

La cobra real se considera un animal caníbal, porque en realidad solo comen otras serpientes. En ocasiones, pueden comer un animal pequeño, un roedor o un pájaro.

La cobra real solo come otras serpientes.
La cobra real solo come otras serpientes. Foto: IStock.

Incluso si la otra serpiente es venenosa, los estómagos de las cobras se han adaptado con jugos digestivos para descomponer el veneno y hacerlo seguro. Como no tienen dientes, sus presas se las comen enteras. Sus mandíbulas tienen la capacidad de estirarse y abrirse ampliamente para permitir el paso de animales grandes. Pueden tardar varios minutos en tragarse uno completo.

Las serpientes no necesitan beber agua para sobrevivir, pero la absorberán a través de sus vientres cuando pasen por áreas naturalmente húmedas como arroyos, pantanos y lechos de arroyos

Las cobras, junto con una variedad de otras serpientes, pueden pasar meses, incluso años, sin comer. Las serpientes no necesitan beber agua para sobrevivir, pero la absorberán a través de sus vientres cuando pasen por áreas naturalmente húmedas como arroyos, pantanos y lechos de arroyos.

5. Las cobras hembras hacen nidos

La cobra real es la única serpiente que construye un nido. Cuando una hembra se prepara para poner sus huevos, que suele ser en primavera, crea un nido de hojas y ramitas.

 Construye paredes, así como una cubierta, para aislar y proteger los huevos que pondrá. Una nidada, o grupo de huevos, puede tener hasta cincuenta. Ella permanece en el nido, en guardia, durante varios meses hasta que nacen las serpientes. Desde el principio, las crías son capaces de cuidarse solas e incluso pueden morder si es necesario. Una cobra real tarda unos cuatro años en alcanzar la madurez completa desde el estado de cría.

6. Su mayor depredador es la mangosta

A pesar de lo poderosa que es la serpiente cobra real, el único animal con el que evitará cruzarse es la mangosta. Este pequeño mamífero, que es miembro de la familia Herpestidae, es inmune al veneno de muchas serpientes.

A pesar de lo poderosa que es esta serpiente, el único animal con el que evitará cruzarse es la mangosta.
A pesar de lo poderosa que es esta serpiente, el único animal con el que evitará cruzarse es la mangosta. Foto: IStock.

Como carnívoro, la mangosta normalmente come pequeños roedores, como ratas, pero se sabe que combate y mata serpientes venenosas. La mangosta no cazará ni rastreará a una cobra intencionalmente, pero se defenderá si se siente amenazada.

7. Usan el sonido para defenderse

Aunque las cobras reales pueden nadar rápidamente y trepar a los árboles, aún son propensas a los ataques de otros reptiles y animales. Cuando las cobras reales están en alerta, usan múltiples tácticas de defensa para protegerse.

La mayoría de las veces, prefieren escapar que pelear y pueden moverse muy rápido

La mayoría de las veces, prefieren escapar que pelear y pueden moverse muy rápido. Sin embargo, si están acorraladas, además de ensanchar su capucha para parecer más grandes, también emiten un gemido único. Como la mayoría de  las serpientes, las cobras silban, pero también usan este gemido para señalar a sus depredadores que retrocedan antes de atacar. Al llenar sus pulmones y exhalar lentamente, emiten un sonido largo y grave como el gruñido de un perro. Desafortunadamente, el mayor depredador de la cobra real es el humano.

Estas cobras emiten un sonido largo y grave como el gruñido de un perro.
Estas cobras emiten un sonido largo y grave como el gruñido de un perro. Foto: IStock.

8. Tienen una larga vida

En la naturaleza, estas serpientes pueden vivir más de dos décadas. Dado que pueden sobrevivir durante largos períodos de tiempo sin comer y no requieren mucha agua, no son demasiado susceptibles a las sequías, la escasez de alimentos u otros desastres naturales de la misma manera que lo pueden ser otros animales y reptiles.

A pesar de su posición privilegiada en la cadena alimenticia, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica a las cobras reales como vulnerables, amenazadas principalmente por la destrucción del hábitat y la persecución humana.

Fuente: Treehugger.

Nuestros destacados