Ocho datos curiosos sobre la fascinante libélula

La libélula es una hermosa y fascinante criatura que ha existido durante más de 350 millones de años, desarrollando habilidades impresionantes y sentidos agudos para conquistar el mundo. Gracias a TreeHugger, desvelamos ocho datos sobre este curioso insecto.

Vicente Alcaíde

La libélula es un insecto fascinante.
La libélula es un insecto fascinante.

La libélula fue uno de los primeros insectos en habitar este planeta. De tal manera que ha tenido mucho tiempo para perfeccionar el arte de volar, cazar y ser increíbles. Aquí hay ocho datos que pueden cambiar la forma en que se ve a estos insectos únicos, antiguos e increíblemente variados.

1. La libélula puede interceptar presas en el aire

Las libélulas son absolutamente aterradoras para un mosquito, u otro insecto pequeño. No se limitan a perseguir a sus presas. En cambio, las atrapan desde el aire con emboscadas aéreas calculadas. Pueden juzgar la velocidad y la trayectoria de un objetivo y ajustar su vuelo para interceptarlo. Son tan hábiles que tienen una tasa de éxito de hasta el 95% al ​​cazar.

La libélula se parece a un "avión de combate furtivo" cuando se trata de su capacidad para atrapar presas en vuelo

Básicamente, la libélula se parece a un "avión de combate furtivo" cuando se trata de su capacidad para atrapar presas en vuelo de forma rápida, eficaz e inteligente.

2. Tiene mandíbulas increíblemente afiladas

Las libélulas son depredadores excepcionales. Su estrategia de caza es impresionante, pero la capacidad de las libélulas para destrozar presas lleva su destreza depredadora a otro nivel.

Las libélulas son depredadores excepcionales.
Las libélulas son depredadores excepcionales.

Las libélulas y los caballitos del diablo están en el orden Odonata, que significa "dentados". La razón del título son sus mandíbulas dentadas. Cuando cazan, capturan a sus presas con las patas y les arrancan las alas con sus afiladas mandíbulas para que no puedan escapar.

No pueden picar a los humanos. La gran mayoría de las especies no tiene mandíbulas lo suficientemente fuertes como para romper nuestra piel

Afortunadamente, no pueden picar a los humanos. La gran mayoría de las especies no tiene mandíbulas lo suficientemente fuertes como para romper nuestra piel. Solo un pequeño puñado de tamaño grande es capaz de morder, pero esto solo ocurre como una estrategia defensiva. Por lo tanto, no hay necesidad de preocuparse cuando camina por un santuario de libélulas.

3. Las libélulas son extrañas voladoras

Hay pocas especies en el reino animal que puedan igualar a la libélula en una habilidad de vuelo espectacular. Tienen dos pares de alas con músculos en el tórax que pueden trabajar de forma independiente. Esto les permite cambiar el ángulo de cada una y tener una gran habilidad en el aire.

Pueden volar en cualquier dirección, incluso hacia los lados y hacia atrás, y pueden flotar en un solo lugar durante un minuto o más. Esta asombrosa capacidad es un factor de su éxito como depredadores de emboscadas aéreas: pueden atacar presas desprevenidas desde cualquier dirección.

Las libélulas pueden volar en cualquier dirección.
Las libélulas pueden volar en cualquier dirección. Foto: IStock.

Pero no solo son ágiles, sino que también son rápidas, y algunas especies alcanzan una velocidad máxima de 29 kilómetros por hora. También son conocidas por sus hazañas de resistencia. Una especie llamada el skimmer del globo, Pantala flavescens, vuela a través del océano durante la migración, registrando 17.700 kilómetros y obteniendo el título de la migración de insectos más larga del mundo.

Entre la velocidad, la distancia y la flexibilidad a la hora de cazar, la libélula es uno de los voladores más excepcionales del planeta.

4. La cabeza de una libélula es todo ojos

El área de su cabeza se compone principalmente de sus enormes ojos compuestos, que contienen 30.000 facetas, cada una de las cuales aporta información sobre los alrededores del insecto. Las libélulas tienen una visión de casi 360 grados, con solo un punto ciego directamente detrás de ellas.

Las libélulas tienen enormes ojos compuestos que permiten una visión cercana a los 360 grados.
Las libélulas tienen enormes ojos compuestos que permiten una visión cercana a los 360 grados. Foto: IStock.

Esta es una de las razones por las que pueden vigilar un solo insecto dentro de un enjambre y perseguirlo, mientras evitan colisiones en el aire con otros insectos en el enjambre.

5. Las libélulas viven hasta 2 años bajo el agua

Las libélulas ponen sus huevos en el agua y, cuando las larvas eclosionan, viven bajo el agua hasta dos años. De hecho, dependiendo de la altitud y la latitud, algunas especies pueden permanecer en estado larvario hasta seis años. Mudan hasta 17 veces a medida que crecen y se preparan para dirigirse a la superficie y transformarse en las libélulas que vemos en el aire.

Comerán una gran variedad de alimentos, incluidas otras larvas de insectos, renacuajos e incluso peces

Están especialmente adaptadas para la vida acuática en esta etapa, con la capacidad de atrapar presas a la velocidad del rayo. Comerán una gran variedad de alimentos, incluidas otras larvas de insectos, renacuajos e incluso peces. Y sí, también se darán un festín con otras larvas de libélula. Estos tipos son depredadores al máximo.

6. Algunas especies de libélulas ponen huevos en agua salada

Dragonet costero, una especi que habita en marismas, maglares y lagos salinos.
Dragonet costero, una especie que habita en marismas, maglares y lagos salinos. Foto: IStock.

Relativamente pocos insectos habitan en el océano, quizás porque tienen problemas para sobrevivir en agua salada. Sin embargo, eso no parece molestar a algunas libélulas. Ciertas especies, como el dragonlet de playa (Erythrodiplax berenicei) pueden incluso producir descendencia en ambientes más salados que el agua de mar típica.

De hecho, el dragonlet costero es una especie que se destaca porque su hábitat consiste en marismas, manglares y lagos salinos.

7. Puede visitar santuarios de libélulas en todo el mundo

Las libélulas necesitan protección contra los peligros que los humanos han creado, desde la contaminación hasta la pérdida de hábitat. Afortunadamente, hay santuarios en todo el mundo.

Las libélulas tienen santuarios por todo el mundo.
Las libélulas tienen santuarios por todo el mundo.

El Reino Unido obtuvo su primer santuario de libélulas en 2009. También se puede visitar uno en el suroeste de los Estados Unidos. El estanque del santuario de libélulas en Albuquerque, Nuevo México, es el primero del país y alberga una asombrosa diversidad de especies y caballitos del diablo. En el Pacífico, se pueden disfrutar de estos insectos en Japón.

8. Las libélulas son beneficiosas para las personas

La libélula hace un trabajo increíble al ayudar a los humanos al controlar las poblaciones de insectos plaga, especialmente los que más nos molestan, como los mosquitos y las moscas que pican.

También inspiran a crear nueva tecnología, como drones hasta sistemas visuales artificiales, basados ​​en sus increíbles habilidades de vuelo y visión

Según varias investigaciones, una sola libélula puede comer entre 30 y cientos de mosquitos por día. También inspiran a crear nueva tecnología, como drones hasta sistemas visuales artificiales, basados ​​en sus increíbles habilidades de vuelo y visión. Lo mínimo que podemos hacer los humanos para devolver el favor es apoyar la conservación de sus hábitats para que puedan continuar por otros 300 millones de años.

Fuente: TreeHugger.

Archivado en:

Los mejores vídeos