Las plantas se estancan a medida que disminuyen los animales que se alimentan de semillas

La disminución de la población de especies cruciales para la propagación de semillas ha provocado una merma en la capacidad de las plantas para seguir el ritmo de un clima que cambia rápidamente.

Los científicos han rastreado qué pájaros y otros animales comen frutas y las semillas de las plantas.
Los científicos han rastreado qué pájaros y otros animales comen frutas y las semillas de las plantas.

A medida que la Tierra se calienta por la quema de combustibles fósiles, las condiciones climáticas a las que se han adaptado las especies se alejan cada vez más de sus rangos históricos. Pero mientras que las aves y otros animales a menudo pueden volar, caminar o nadar para seguir su entorno preferido, las plantas están literalmente enraizadas en el suelo. Requieren fuerzas externas para ayudarlos a colonizar nuevas áreas: la mitad de todas las especies de plantas depende de los animales para depositar sus semillas en otros lugares, como comer frutas y luego defecar las semillas que contienen.

La deforestación, la caza furtiva y otras presiones humanas están provocando la disminución de la población de algunas especies cruciales de mamíferos y aves que propagan semillas

Pero la deforestación, la caza furtiva y otras presiones humanas están provocando la disminución de la población de algunas especies cruciales de mamíferos y aves que propagan semillas. Tales pérdidas ya han mermado la capacidad de las plantas para seguir el ritmo de un clima que cambia rápidamente, en un sorprendente 60 por ciento, según un estudio publicado recientemente en Science.

Las plantas y el cambio climático

"Este estudio es realmente emocionante", señala Alexa Fredston, ecóloga cuantitativa de la Universidad de Rutgers que no participó en él. Agrega que es sorprendente que "las plantas ya hayan perdido gran parte de su capacidad para rastrear el cambio climático". También subraya cuán profundamente está entrelazada la pérdida de biodiversidad con la crisis climática a la que se enfrenta el planeta.

La mitad de todas las especies de plantas depende de los animales para depositar sus semillas en otros lugares
La mitad de todas las especies de plantas depende de los animales para depositar sus semillas en otros lugares. Foto: IStock.

"Estamos tratando de entender lo que estas especies significan para los ecosistemas que se pierden cuando perdemos biodiversidad", dice Evan Frickie, ecologista y coautor de un nuevo estudio en la Universidad de Rice.

Durante décadas, los científicos han rastreado qué aves y otros animales comen frutas y las semillas que contienen, hasta dónde se transportan éstas y si germinan dondequiera que se depositen. Esto es lo que los ecologistas llaman interacciones mutualistas. "Los animales dan frutos y las plantas comienzan a moverse", explica Fricke, quien afirma que se ha sentado en una hamaca durante horas, mirando las frutas y viendo qué aves locales se detuvieron para darse un capricho.

Los ecologistas dicen que la pérdida de aves y otros animales debido a la tala y otras presiones reduce la capacidad de los árboles para dispersar semillas

Después de investigar ciertos ecosistemas, como los bosques atlánticos de Brasil, los ecologistas dicen que la pérdida de aves y otros animales debido a la tala y otras presiones reduce la capacidad de los árboles para dispersar semillas. Pero globalmente no hay análisis, apunta Fricke. Así que él y sus colegas estaban "tratando de entender cuán grande es este problema".

Él y sus coautores han tomado datos de miles de estudios realizados en todo el mundo durante décadas y los han suministrado a modelos de aprendizaje automático. Los investigadores se han centrado en las plantas suculentas y su relación con las características de las especies, como el tamaño de las semillas y si las aves viven en las copas de los bosques o en la vegetación del sotobosque. También incluyó qué tan lejos los animales llevaban las semillas y si producían plántulas. Usando este modelo, se puede predecir interacciones mutualistas en especies para las que no hay datos, como las raras, remotas y animales extintos.

Los investigadores estudiaron en primer lugar la situación de los bosques atlánticos de Brasil.
Los investigadores estudiaron en primer lugar la situación de los bosques atlánticos de Brasil. Foto: IStock.

Usando el modelo, los investigadores compararon dónde se encuentran hoy en día especies particulares de plantas y animales con dónde se esperaría que se encontraran si no hubiera extinciones, reducciones en los rangos climáticos preferidos de los animales o introducciones de especies a nuevos entornos. Descubrieron que todas estas presiones han obstaculizado la capacidad de dispersión de semillas de las plantas, reduciendo así su capacidad para seguir el ritmo del cambio climático en un 60 por ciento. Ese número es "más grande que la disminución de la biodiversidad de aves y mamíferos", explica Fricke. "Muestra claramente que, a medida que perdemos mamíferos, a menudo perdemos a los mejores dispersores de semillas".

Las mayores reducciones de capacidad de dispersión de semillas

Hasta ahora, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático aparentemente han causado las mayores reducciones en la capacidad de dispersión de semillas de las plantas en áreas como América del Norte y Europa, donde los cambios en el rango climático involucran distancias más grandes.

La pérdida de grandes mamíferos, que tienden a ser los que pueden transportar semillas a largas distancias, también ha contribuido

Esto se debe en parte a que estas regiones tienen extensiones relativamente grandes de terreno llano. (En áreas montañosas, por el contrario, las diferentes condiciones climáticas a menudo pueden existir solo decenas o cientos de metros cuesta arriba o cuesta abajo). La pérdida de grandes mamíferos, que tienden a ser los que pueden transportar semillas a largas distancias, también ha contribuido.

Diversos factores han `provocado la disminución de la dispersión de semillas por parte de las aves.
Diversos factores han provocado la disminución de la dispersión de semillas por parte de las aves. Foto: IStock.

Fricke y sus colegas también analizaron lo que sucedería si ocurrieran extinciones entre las aves y los mamíferos que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza actualmente clasifica como vulnerables o en peligro de extinción. Las áreas que verían el mayor impacto en la dispersión de semillas por tales pérdidas fueron principalmente en el sudeste asiático y Madagascar. Esto indica que la dispersión de remanentes en esas regiones está siendo llevada a cabo por especies actualmente amenazadas.

El nuevo estudio proporciona una idea realista de qué tipo de cambio climático pueden afrontar las plantas

Fricke advierte que las estimaciones de él y sus colegas son probablemente conservadoras porque no consideraron barreras adicionales, como caminos y otra infraestructura humana que puede impedir los movimientos de los animales.

En general, afirma Fricke, el nuevo estudio proporciona una idea realista de qué tipo de cambio climático pueden afrontar las plantas. Agrega que muestra que los humanos ahora están obligándolas a moverse a mayores distancias para mantener condiciones climáticas cómodas, mientras que al mismo tiempo las ralentizan con nuestros impactos en los animales de los que dependen para llevar sus semillas.

Fuente: Scientific American.

Un dron para reforestar

Relacionado

Esparcir semillas con drones, un nuevo método para reforestar

Nuez de pecán de un banco de semillas. Robert Llewellyn

Relacionado

Bancos de semillas, un seguro contra la hecatombe

Nuestros destacados