Las poblaciones de jirafas aumentan y dan nuevas esperanzas a los científicos

El número de jirafas en la actualidad es un 20 por ciento más alto que en 2015, un aumento que se vincula a los esfuerzos de conservación y a una mayor precisión de los datos censales sobre estos animales.

Una investigación ha recopilado datos sobre las jirafas en 21 países.
Una investigación ha recopilado datos sobre las jirafas en 21 países.

Según un análisis reciente, la población total de jirafas es ahora de alrededor de 117.000, aproximadamente, un 20 por ciento más alta de lo que se pensaba que era en 2015, cuando se publicaron los últimos datos al respecto.

Este aumento es el resultado de un crecimiento genuino en algunas áreas, pero también se deriva de datos censales más precisos, señala Julian Fennessy, director ejecutivo de la Giraffe Conservation Foundation, con sede en Namibia. "Es genial ver que estos números aumentan", dice Fennessy, coautor de la nueva investigación.

Hay cuatro especies de jirafas, tres de las cuales han aumentado considerablemente en número: jirafas del norte, reticuladas y masai. Las cuartas, las jirafas del sur, se han mantenido relativamente estables

Las jirafas alguna vez se consideraron una sola especie. Pero la evidencia genética reciente muestra que probablemente hay cuatro especies de jirafas, tres de las cuales han aumentado considerablemente en número: jirafas del norte, reticuladas y masai. Las cuartas, las jirafas del sur, se han mantenido relativamente estables.

Los datos fueron recopilados durante los últimos años en 21 países, por gobiernos, investigadores, organizaciones sin fines de lucro e incluso científicos independientes. Fennessy y seis coautores analizaron este vasto tesoro de información y publicaron los resultados en diciembre de 2021 en el volumen de investigación revisado por pares Imperiled: The Encyclopedia of Conservation.

Aun así, las poblaciones siguen siendo relativamente pequeñas, teniendo en cuenta que había un millón de estos animales hace un par de cientos de años, y su número ha disminuido durante décadas en lo que algunos científicos llaman una "extinción silenciosa".

A pesar de los datos, las poblaciones siguen considerándose relativamente pequeñas.
A pesar de los datos, las poblaciones siguen considerándose relativamente pequeñas. Foto: IStock.

Los animales están amenazados por la degradación y fragmentación del hábitat, el cambio climático y la caza furtiva, por lo que su difícil situación sigue siendo urgente, advierte Fennessy.

"Pero también hay noticias positivas, y con demasiada frecuencia la conservación se centra en lo negativo", agrega.

Armando el rompecabezas

Encontrar y dar sentido a todos los datos fue un esfuerzo monumental, que involucró una considerable colaboración, alcance y cooperación. "Ahora podemos tener más confianza en cómo armamos este rompecabezas complicado y dinámico", indica el coautor Michael Brown, ecologista de la Giraffe Conservation Foundation y el Smithsonian Conservation Biology Institute en Virginia.

"Hay indicadores muy positivos de que los programas de conservación en el terreno también están teniendo un profundo impacto"

La investigación de campo también se ha vuelto más precisa. Históricamente, los investigadores a menudo han estudiado poblaciones de jirafas salvajes desde aviones. Pero esto puede subestimar el total en ciertas áreas donde los herbívoros de patas largas pueden permanecer ocultos bajo los árboles y la vegetación. Un nuevo enfoque más robusto implica datos fotográficos, en los que los programas de computadora escanean imágenes y reconocen a los individuos en función de sus patrones de puntos únicos.

Los programas de conservación de las jirafas están obteniendo sus frutos.
Los programas de conservación de las jirafas están obteniendo sus frutos.

"Si bien estos métodos avanzados pueden ser la razón de parte del aumento en las estimaciones de población, hay indicadores muy positivos de que los programas de conservación en el terreno también están teniendo un profundo impacto", explica Jenna Stacy-Dawes, bióloga no involucrada en el artículo actual, que estudia jirafas en la Alianza de Vida Silvestre del Zoológico de San Diego.

Situación de las jirafas

Las jirafas del norte, la especie más amenazada, viven en poblaciones aisladas en África Central y Occidental, así como en Uganda y partes de Kenia. El nuevo documento estima que hay más de 5.900 de esta especie, un aumento significativo desde 2015, cuando había 4.780.

15 jirafas fueron trasladadas al Parque Nacional del Lago Mburo de Uganda en 2015. La población ya ha crecido a un total de 37

Varios esfuerzos para mover, o translocar, a estos animales a nuevas áreas sin poblaciones de jirafas existentes, por ejemplo, a reservas dentro de Níger, Chad y Uganda, han aumentado el número de especies, apunta Fennessy. Por ejemplo, 15 jirafas fueron trasladadas al Parque Nacional del Lago Mburo de Uganda en 2015. La población ya ha crecido a un total de 37, dice Fennessy.

La segunda especie menos poblada es la jirafa reticulada, cuyo bastión se encuentra en el norte de Kenia. Los autores estiman que hay poco menos de 16.000 de estos animales, casi el doble del recuento estimado en 2015. Pero es probable que este aumento se deba en gran medida a mejores datos, y no debido a un crecimiento masivo, explica Brown.

Tres jirafas masai en Kenia. Su número ha aumentado considerablemente.
Tres jirafas masai en Kenia. Su número ha aumentado considerablemente. Foto: IStock.

Las jirafas masai, que se encuentran principalmente en Tanzania y el sur de Kenia, tienen una población estimada de 45.000, lo que significa un aumento del 44 por ciento desde hace siete años. La especie más poblada, la jirafa del sur, deambula por Namibia, Botswana, Sudáfrica y más allá. Ahora se cree que hay 48.000, aproximadamente lo mismo que en 2015.

También hay lugares donde el número está disminuyendo, como las jirafas del norte en la República Centroafricana o las jirafas del sur en Zimbabwe

Todavía hay algunas áreas sin buenos datos de población, como Sudán del Sur, aunque debido a los disturbios civiles en la región, muchos temen que la caza furtiva haya aumentado. Las estimaciones de población en Etiopía y Somalia tampoco están claras. También hay lugares donde el número está disminuyendo, como las jirafas del norte en la República Centroafricana o las jirafas del sur en Zimbabwe.

Esperanza renovada

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que determina los estados de conservación de las especies, no ha terminado de evaluar los nuevos datos genéticos sobre las jirafas, y todavía las considera una especie, clasificada como vulnerable a la extinción, con nueve subespecies.

La UICN considera que dos subespecies de jirafas del norte están en peligro crítico de extinción, y otras dos, Masai y jirafas reticuladas, están en peligro de extinción. 

Jirafa solitaria masai en la extensión abierta del Masai Mara, en Kenia.
Jirafa solitaria masai en la extensión abierta del Masai Mara, en Kenia.

La caza ilegal de la carne, la piel, los huesos y las colas de los animales sigue siendo un gran problema en ciertas áreas. Pero Jared Stabach,investigador del Instituto Smithsonian de Biología de la Conservación, dice que su principal preocupación es el desarrollo insostenible, incluida la perforación para el petróleo y la construcción de carreteras. "Eso es lo que me mantiene despierto por la noche", dice.

En lugares donde los gobiernos, los ciudadanos, los investigadores y los conservacionistas se han unido para proteger al animal más alto del mundo, existe la esperanza de que las poblaciones puedan prosperar

Un ejemplo es la expansión de la exploración de petróleo y gas alrededor del Parque Nacional Murchison Falls de Uganda, que amenaza con fragmentar y dañar el hábitat de la gran población de jirafas del norte en peligro crítico de extinción.

Aun así, en lugares donde los gobiernos, los ciudadanos, los investigadores y los conservacionistas se han unido para proteger al animal más alto del mundo, existe la esperanza de que las poblaciones puedan prosperar.

"Cuando las condiciones son buenas para las jirafas, pueden recuperarse de maneras increíbles", dice Brown. "Todo lo que necesitan es una oportunidad".

Fuente: National Geographic.

Relacionado

Los lazos sociales de las jirafas, tan complejos como los de los elefantes

Grupo de jirafas, en las aguas poco profundas del río Tarangire, en el Parque Nacional Tarangire, en Tanzania.

Relacionado

Tener amigas ayuda a las jirafas hembras a vivir más tiempo

Los mejores vídeos