Por qué plantar toneladas de árboles no es suficiente para resolver el cambio climático

Los árboles son símbolos de esperanza, vida y transformación. También se promocionan cada vez más como una solución directa, relativamente barata y lista para combatir el cambio climático, pero ¿es suficiente plantar toneladas de árboles para combatir el cambio climático?

La plantación de árboles no puede ser la única herramienta para la lucha contra el cambio climático. Foto: IStock.
La plantación de árboles no puede ser la única herramienta para la lucha contra el cambio climático. Foto: IStock.

Cuando se trata de eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre, los árboles son de gran ayuda. A través de la fotosíntesis, los árboles sacan el gas del aire para ayudar a crecer sus hojas, ramas y raíces.

Se estima que la Tierra tiene hasta 3 billones de árboles. El entusiasmo está creciendo entre los gobiernos, las empresas y los individuos por proyectos ambiciosos para plantar miles de millones, incluso un billón. Estos proyectos masivos de plantación de árboles, dicen sus defensores, podrían hacer dos cosas importantes: ayudar a compensar las emisiones actuales y también extraer emisiones de CO2 que han permanecido en la atmósfera durante décadas o más.

Incluso en Estados Unidos políticamente dividido, los proyectos de plantación de árboles a gran escala tienen un amplio apoyo bipartidista, según una encuesta de primavera de 2020 del Pew Research Center.

El Foro Económico Mundial lanzó la Iniciativa un billón de árboles, un movimiento global para cultivar, restaurar y conservar árboles en todo el planeta

Los árboles "están teniendo su momento", dice Joe Fargione, un ecologista de The Nature Conservancy que tiene su sede en Minneapolis. "No hay un lobby anti-árbol. [Los árboles] tienen muchos beneficios para las personas. No solo almacenan carbono, sino que ayudan a proporcionar aire limpio, prevenir la erosión del suelo, sombrear y albergar hogares para reducir los costos de energía y dar a las personas una sensación de bienestar".

A medida que crece el afán global por plantar más árboles, algunos científicos están instando a la precaución
A medida que crece el afán global por plantar más árboles, algunos científicos están instando a la precaución.Foto: IStock.

Es comprensible que los conservacionistas estén ansiosos por aprovechar este entusiasmo para combatir el cambio climático. En enero de 2020, el Foro Económico Mundial lanzó la Iniciativa un billón de árboles, un movimiento global para cultivar, restaurar y conservar árboles en todo el planeta. Un billón también es el objetivo para otras organizaciones que coordinan proyectos globales de forestación, como la Campaña del Billón de Árboles de Plant for the-Planet y Trillion Trees, una asociación del Fondo Mundial para la Naturaleza, la Wildlife Conservation Society y otros grupos de conservación.

Sin embargo, a medida que crece el afán global por agregar más árboles, algunos científicos están instando a la precaución. Antes de seguir adelante, afirman, estos proyectos masivos de árboles deben abordar una serie de preocupaciones científicas, políticas, sociales y económicas.

Las preocupaciones son innumerables: hay demasiado enfoque en el número de plántulas plantadas, y muy poco tiempo dedicado a cómo mantenerlas vivas a largo plazo, o en el trabajo con las comunidades locales

Los proyectos mal diseñados que no abordan estos problemas podrían hacer más daño que bien, dicen los investigadores, desperdiciando dinero, así como buena voluntad política y pública.

Los árboles son vistos por los investigadores como la primera línea de defensa
Los árboles son vistos por los investigadores como la primera línea de defensa. Foto: IStock.

Las preocupaciones son innumerables: hay demasiado enfoque en el número de plántulas plantadas, y muy poco tiempo dedicado a cómo mantenerlas vivas a largo plazo, o en el trabajo con las comunidades locales. Y no hay suficiente énfasis en cómo los diferentes tipos de bosques absorben cantidades muy diferentes de carbono. Se habla demasiado de éstos y no de otros ecosistemas que almacenan carbono.

La raíz del problema

El ritmo del cambio climático se está acelerando, aseguran los científicos. En los últimos 200 años, las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre, incluido el CO2 y el metano, han elevado la temperatura media del planeta en aproximadamente 1 grado centígrado.

Uno de los efectos del cambio climático es que el hielo de los poos se está derritiendo.
Uno de los efectos del cambio climático es que el hielo de los poos se está derritiendo. Foto: IStock.

La letanía de impactos de este calentamiento ya es familiar. El hielo de los polos  está derritiéndose, lo que eleva el nivel del mar; los océanos se están calentando, amenazando la seguridad de los peces y los alimentos. Las tormentas tropicales se están volviendo más lluviosas y persistentes por más tiempo, y los incendios forestales fuera de control están ardiendo desde el Ártico hasta Australia.

"La mayor parte de la solución al cambio climático tendrá que venir de la reducción de nuestras emisiones"

Los océanos y los ecosistemas terrestres del mundo, como los bosques, absorben aproximadamente la mitad de las emisiones de carbono de la quema de combustibles fósiles y otras actividades industriales. El resto va a la atmósfera. Así que "la mayor parte de la solución al cambio climático tendrá que venir de la reducción de nuestras emisiones", dice Fargione. Para cumplir con los objetivos climáticos establecidos por el Acuerdo de París de 2015, en los próximos 10 años se necesitarán recortes de emisiones mucho más profundos y dolorosos de lo que las naciones han prometido hasta ahora.

Pero cada vez más, los científicos advierten que reducir las emisiones por sí sola no será suficiente para que el termostato de la Tierra vuelva a bajar. "Realmente necesitamos otros enfoques", argumenta Fargione. Por ejemplo, los investigadores están buscando formas de eliminar activamente ese carbono, conocido como tecnologías de emisiones negativas. Muchos de estos enfoques, como su eliminación directamente desde el aire, convirtiéndolo en combustible, todavía se están desarrollando.

En los próximos 10 años se necesitarán recortes de emisiones mucho más profundos
En los próximos 10 años se necesitarán recortes de emisiones mucho más profundos. Foto: IStock.

Pero los árboles son vistos por los investigadores como la primera línea de defensa. En su informe de enero de 2020, el Instituto de Recursos Mundiales, una organización global de investigación sin fines de lucro, pidió al gobierno de Estados Unidos que invierta $ 4 mil millones al año hasta 2030 para apoyar proyectos de restauración de árboles en todo Estados Unidos.

El juego de los números

Los bosques de la Tierra absorben, en promedio, 16 mil millones de toneladas métricas de CO2 anualmente, según informaron los investigadores en marzo en Nature Climate Change. Pero la actividad humana puede convertir los bosques en fuentes de carbono. Gracias a la limpieza de tierras, los incendios forestales y la quema de productos de madera, esto también emiten unos 8,1 mil millones de toneladas de gas a la atmósfera.

Muchos coinciden en que la prioridad para frenar el cambio climático debería ser salvar los árboles que tenemos

Eso deja una cantidad neta de 7.6 mil millones de toneladas de CO2 absorbidas por los bosques por año, aproximadamente una quinta parte de los 36 mil millones de toneladas de CO2 emitidas por los humanos en 2019. La deforestación y la degradación de los bosques están cambiando rápidamente el equilibrio. Los bosques en el sudeste asiático ahora emiten más carbono del que absorben, debido a la tala de plantaciones e incendios incontrolados. En el Amazonas, pueden pasar de ser una esponja de carbono a una fuente de carbono para 2050, dicen los investigadores. Muchos coinciden en que la prioridad para frenar el cambio climático debería ser salvar los árboles que tenemos.

Bosques en flujo

Mientras que los bosques globales fueron un sumidero neto de carbono de aproximadamente 7,6 gigatoneladas de dióxido de carbono por año de 2001 a 2019, los bosques en áreas como el sudeste asiático y partes del Amazonas comenzaron a liberar más carbono del que almacenan.

Hay 900 millones de hectáreas de tierra disponibles para plantar nuevos bosques
Hay 900 millones de hectáreas de tierra disponibles para plantar nuevos bosques. Foto: IStock.

Sin embargo, no está claro cuántos árboles más podrían unirse a la lucha. En 2019, Thomas Crowther, un ecólogo de ETH Zurich, y su equipo estimaron en Science que, en todo el mundo, hay 900 millones de hectáreas de tierra, un área aproximadamente del tamaño de los Estados Unidos, disponibles para plantar nuevos bosques y revivir los viejos. Esa tierra podría contener más de un billón de árboles más, afirmó el equipo, que podría atrapar alrededor de 206 mil millones de toneladas de carbono durante un siglo.

Ese estudio, dirigido por Jean-Francois Bastin, entonces postdoctorado en el laboratorio de Crowther, fue arrollador, ambicioso y esperanzador. Sus hallazgos se extendieron como la pólvora a través de los medios de comunicación, los círculos conservacionistas y políticos.

Los críticos dicen que el estudio es profundamente defectuoso, y que su contabilidad no sólo es descuidada, sino peligrosa

Para canalizar ese entusiasmo, la Iniciativa un billón de árboles incorporó los hallazgos del estudio en su declaración.

Pero los críticos dicen que el estudio es profundamente defectuoso, y que su contabilidad no sólo es descuidada, sino peligrosa. En 2019, Science publicó cinco cuestiones que desembocaron en numerosas preocupaciones. Por ejemplo, los criterios del estudio para la tierra "disponible" para la plantación de árboles eran demasiado amplios, y la contabilidad del carbono era inexacta.

También está el asunto de cómo los propios bosques pueden afectar el clima. Agregar árboles a las regiones cubiertas de nieve, por ejemplo, podría aumentar la absorción de la radiación solar, lo que posiblemente conduzca al calentamiento.

Existen en todo el mundo proyectos masivos de plantación de árboles
Existen en todo el mundo proyectos masivos de plantación de árboles. Foto: IStock.

"Sus números están lejos de ser razonables", explica Joseph Veldman, ecólogo de la Universidad de Texas A&M en College Station. Y centrarse en el número de árboles plantados también plantea otro problema, agrega: una estructura de incentivos que es propensa a la corrupción. "Una vez que configuras el sistema de incentivos, los comportamientos cambian para básicamente jugar ese juego".

"El objetivo es crear un poderoso movimiento climático para "motivar a una comunidad detrás de un gran objetivo y una gran visión"

Pero, la Iniciativa de un billón de árboles no se centra realmente en "los detalles de las matemáticas", ya sea el número de árboles o la cantidad exacta de carbono secuestrado. El objetivo es crear un poderoso movimiento climático para "motivar a una comunidad detrás de un gran objetivo y una gran visión", dice. "Podría darnos una oportunidad de lucha para lograr la restauración correcta".

Desafío de Bonn

El Desafío de Bonn de 2011 es un proyecto mundial destinado a restaurar 350 millones de hectáreas para 2030. A partir de 2020, 61 naciones se habían comprometido a restaurar un total de 210 millones de hectáreas de sus tierras. Sin embargo, el impacto potencial en carbono de las promesas declaradas varía ampliamente dependiendo de los planes de restauración específicos.

En este momento, las plantaciones constituyen la mayoría de los planes de restauración presentados bajo el Desafío de Bonn

En un estudio de 2019 en Nature, se recoge que, si la tierra se llenara con plantaciones de cultivos comerciales de un solo árbol, el almacenamiento de carbono caería a aproximadamente 1 mil millones de toneladas métricas. Y en este momento, las plantaciones constituyen la mayoría de los planes de restauración presentados bajo el Desafío de Bonn.

los esfuerzos masivos de plantación de árboles no tienen por qué fracasar
los esfuerzos masivos de plantación de árboles no tienen por qué fracasar- Foto: IStock.

Encontrar el equilibrio adecuado entre ofrecer incentivos a los propietarios de tierras para que participen y, al mismo tiempo, imponer ciertas restricciones sigue siendo un desafío complicado, no solo para combatir la emergencia climática, sino también para tratar de preservar la biodiversidad.

La realidad es que las plantaciones son una parte necesaria de iniciativas como el Desafío de Bonn, porque hacen que la restauración del paisaje sea económicamente viable para muchas naciones.

Por otro lado, los esfuerzos masivos de plantación de árboles no tienen por qué fracasar. "Es fácil señalar ejemplos de esfuerzos de reforestación a gran escala que no estaban utilizando el stock de árboles adecuado, o mano de obra adecuadamente capacitada, o no tenían suficiente inversión en ... tratamientos y cuidados postplantantes", explica Fargione. "Nosotros ... necesitan aprender de esos esfuerzos".

Datos a tener en cuenta

La forestal Lalisa Duguma de World Agroforestry en Nairobi, Kenia, y sus colegas exploraron algunas de las razones de las altísimas tasas de fracaso de estos proyectos en un documento de trabajo en 2020. "Cada año hay miles de millones de dólares invertidos [en la plantación de árboles], pero la cubierta forestal no está aumentando", dice Duguma. "¿A dónde van esos recursos?"

Hay una creciente conciencia entre los investigadores y conservacionistas de que la participación de la comunidad local debe integrarse en estos planes

Para tener alguna esperanza de éxito, los proyectos de restauración deben considerar las mejores épocas del año para plantar semillas, qué plantar y dónde, quién cuidará de las plántulas a medida que crecen en los árboles, cómo se monitoreará ese crecimiento y cómo equilibrar las necesidades económicas y ambientales de las personas en los países en desarrollo donde se podrían plantar los árboles.

A pesar de que el entusiasmo por la plantación de árboles se arraiga en el mundo de las políticas, hay una creciente conciencia entre los investigadores y conservacionistas de que la participación de la comunidad local debe integrarse en estos planes; es indispensable para su éxito.

Se deben considerar las mejores épocas del año para plantar semillas
Se deben considerar las mejores épocas del año para plantar semillas. Foto: IStock.

"Será casi imposible alcanzar estos objetivos que tanto nos importan a todos a menos que los pequeños agricultores y las comunidades se beneficien más de los árboles", como escribió David Kaimowitz, de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el 19 de marzo en una publicación para el Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo, una organización sin fines de lucro con sede en Londres.

Por un lado, los agricultores y los aldeanos que administran la tierra necesitan incentivos para cuidar las plantaciones y eso incluye tener derechos claros a los beneficios de los árboles, como la comida o la paja o el pastoreo.

Fuente: ScienceNews.

Los camiones de las carreteras eléctricas solo necesitarían una batería similar a la de un automóvil Tesla.

Relacionado

Las "autopistas electrónicas" podrían reducir a casi cero las emisiones del transporte por carretera

Relacionado

¿Cómo reducir en un cuarto de millón de toneladas las emisiones de CO2 del sector marítimo?

Anatolia vivió una rebelión, como consecuencia del cambio climático. Foto: IStock.

Relacionado

Cómo el cambio climático puede provocar guerras

Día del Árbol, una fecha para reivindicar el papel de los árboles como pulmón del planeta. Foto: IStock.

Relacionado

Día del Árbol: el pulmón del planeta

Nuestros destacados