Revelado el misterio de los épicos viajes de las tortugas bobas por el Pacífico

Los viajes oceánicos de años de duración de las tortugas bobas del Pacífico Norte eran hasta hace poco todo un misterio. Usando datos satélites y otras técnicas, un estudio revela un fenómeno que puede explicar esta migración.

Juan Domínguez

Las tortugas bobas emprenden largos viajes por el Pacífico.
Las tortugas bobas emprenden largos viajes por el Pacífico.

Un estudio dirigido por Stanford ha revelado recientemente los secretos de la migración épica de las tortugas bobas del Pacífico Norte entre su lugar de nacimiento, en las playas de Japón, y su resurgimiento años después en las zonas de alimentación, frente a la costa de Baja California.

El estudio proporciona evidencia de pasajes intermitentes de agua tibia que permiten a las tortugas marinas cruzar barreras oceánicas, que de otro modo serían inhóspitas y frías

El estudio, publicado en Frontiers in Marine Science, proporciona evidencia de pasajes intermitentes de agua tibia que permiten a las tortugas marinas cruzar barreras oceánicas, que de otro modo serían inhóspitas y frías. Los hallazgos podrían ayudar a encontrar medidas de conservación para proteger a éstas y otras criaturas marinas migratorias en medio de cambios climáticos que están alterando sus movimientos.

"Durante décadas, nuestra capacidad para conectar los puntos migratorios de esta especie en peligro de extinción ha sido esquiva", señaló la autora principal del estudio, Dana Briscoe, quien fue investigadora asociada en el Instituto Stanford Woods para el Medio Ambiente durante la investigación y ahora trabaja en el Instituto Cawthron, la organización científica marina independiente más grande de Nueva Zelanda.

"Este trabajo se basa en la columna vertebral de una investigación excepcional sobre estos años perdidos y, por primera vez, estamos emocionados de proporcionar evidencia de un corredor térmico para explicar un misterio de larga data de uno de los mayores migrantes del océano", agregó.

Las tortugas bobas nacen en las playas de Japón y resurgen, años después, frente a la costa de Baja California.
Las tortugas bobas nacen en las playas de Japón y resurgen, años después, frente a la costa de Baja California. Foto: IStock.

Migrantes en peligro

Los buscadores de vida silvestre se emocionan al ver tortugas bobas, pero el tráfico de barcos, las redes de pesca y otros peligros han sido menos amables. De tal forma que, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza enumera seis de las siete especies de tortugas marinas como en peligro crítico, en peligro o vulnerables.

A pesar de los avances científicos en el uso del hábitat central, todavía se sabe muy poco sobre el movimiento de las tortugas y otras criaturas marinas longevas entre lugares dispares. Este vacío de conocimiento hace que sea imposible evaluar y proteger de manera efectiva a estas especies.

Los investigadores crearon el conjunto de datos más grande jamás compilado sobre tortugas bobas marcadas por satélite

Los investigadores querían saber cómo y por qué algunas tortugas bobas viajan a la costa occidental de América del Norte mientras que otras permanecen en el Océano Pacífico central. ¿Cómo es que algunas tortugas marinas, criaturas altamente sensibles a la temperatura, pueden cruzar una zona gélida llamada Barrera del Pacífico Oriental entre las dos regiones oceánicas que normalmente detiene a la mayoría de las criaturas en su camino?

Para descifrar ese misterio, los investigadores crearon el conjunto de datos más grande jamás compilado sobre tortugas bobas marcadas por satélite, emplearon sofisticadas técnicas oceanográficas de detección remota y recopilaron uno de los primeros registros detallados del envejecimiento de éstas y las pruebas de isótopos estables. El trabajo se basó en décadas de investigación por parte del equipo internacional de científicos.

Comenzaron analizando un estudio de 15 años que rastreaba los movimientos de más de 200 tortugas marcadas con dispositivos de rastreo satelital. Seis de éstas llamaron la atención de los investigadores porque, a diferencia de sus pares, realizaron distintos movimientos hacia la costa de América del Norte. Agregando a la intriga, los "centinelas", como los llamaron los investigadores, hicieron su viaje durante los primeros meses de primavera. Una mirada a las condiciones oceánicas mostró que los centinelas que vagaron más lejos nadaron a través de aguas significativamente más cálidas que las de sus compañeros.

Los científicos querían saber cómo es que algunas tortugas marinas, criaturas altamente sensibles a la temperatura, pueden cruzar una zona gélida llamada Barrera del Pacífico Oriental.

Los científicos querían saber cómo algunas tortugas marinas, criaturas altamente sensibles a la temperatura, pueden cruzar una zona gélida llamada Barrera del Pacífico Oriental. Foto: IStock.

Un análisis más amplio involucró la identificación de los años en que las tortugas bobas llegaron a Baja California mediante la medición de "huellas dactilares" de isótopos estables en los huesos de las tortugas marinas varadas en las playas.

Debido a que, al igual que nosotros, las tortugas son lo que comen, estas firmas de isótopos estables pueden revelar cuándo éstas hicieron la transición del mar abierto a la costa. El análisis mostró números anuales significativamente mayores de tortugas marinas que se dirigían hacia el este durante condiciones oceánicas cálidas.

El corredor estuvo presente durante el final de la primavera y el verano, y también fue precedido por un calentamiento temprano de las temperaturas en los meses previos a su apertura

La causa probable, según los investigadores: el desarrollo de un "corredor térmico" a partir de temperaturas superficiales del mar inusualmente cálidas, debido a El Niño y otras condiciones de calentamiento intermitente, que permitieron a las tortugas bobas cruzar la Barrera del Pacífico Oriental hacia las zonas costeras de alimentación.

El corredor estuvo presente durante el final de la primavera y el verano, y también fue precedido por un calentamiento temprano de las temperaturas en los meses previos a su apertura. Tales condiciones anómalas, especialmente si se mantienen durante varios meses, pueden proporcionar señales ambientales clave para las tortugas marinas y otros animales concentrados en el borde oriental del Pacífico central. Los estudios combinaron datos de estudios aéreos de tortuga boba, avistamientos en el mar, registros de varamientos y muestras de tejido respaldaron la hipótesis.

Una tendencia peligrosa

El fenómeno puede ser parte de una tendencia. A medida que el planeta sufre cambios climáticos sin precedentes, los lugares que alguna vez se consideraron obstáculos infranqueables para los movimientos de especies, como la Barrera del Pacífico Oriental, se están redefiniendo. Esto, a su vez, está cambiando la distribución y las rutas migratorias de criaturas, que van desde aves marinas hasta tiburones blancos y presenta nuevos desafíos de conservación.

Para la tortuga boba del Pacífico Norte, la tendencia podría significar una mayor exposición a la captura incidental (explotación pesquera no intencional) frente a la costa de Baja California y otras áreas de alimentación potencialmente importantes de América del Norte, incluida la ensenada del sur de California.

Comprender cómo y por qué las especies como la tortuga boba del Pacífico Norte se mueven entre los hábitats es crucial para ayudarlas a sortear las amenazas.
Comprender cómo y por qué las especies como la tortuga boba del Pacífico Norte se mueven entre los hábitats es crucial para ayudarlas a sortear las amenazas. Foto: IStock.

Los investigadores advierten que su conjunto de datos de varios años representa solo una instantánea de un período de desarrollo importante para las tortugas marinas. El pequeño número de ejemplares que se trasladaron al este del Pacífico Norte limita la capacidad de probar completamente la hipótesis del estudio en diferentes condiciones. Para hacer eso, los investigadores piden más estudios de etiquetado por satélite y de isótopos estables de los huesos de tortuga en esta región.

"Comprender cómo y por qué las especies como la tortuga boba del Pacífico Norte se mueven entre los hábitats es crucial para ayudarlas a sortear las amenazas", señaló el autor principal del estudio, Larry Crowder, profesor de Edward Ricketts Provostial, en la Estación Marina Hopkins de Stanford. “Las tecnologías y los análisis emergentes pueden ayudar a iluminar estos viajes”, concluyó.

Fuente: Stanford.

Los gases de efecto invernadero están calentando los océanos.

Relacionado

Los océanos de mundo, más calientes que nunca

Los albatros son famosos por emparejarse toda la vida.

Relacionado

El aumento de la temperatura de los océanos, motivo de divorcio entre los albatros

Relacionado

La UNESCO advierte del desgaste de los océanos como sumideros de carbono

Relacionado

Mario Picazo: "El calentamiento de nuestros océanos alcanza valores récord"

Nuestros destacados