Las turbas de Escocia respiran de nuevo

Los investigadores están utilizando tecnología satélite para monitorear la salud de las turbas de Escocia, unos sumideros de carbono vitales, y así ayudar a prevenir y restaurar estos paisajes.

Meritxell Bernal

Los investigadores están intentando recuperar las turbas de Escocia.
Los investigadores están intentando recuperar las turbas de Escocia.

Flanders Moss Bog está hundido en el paisaje llano y cultivado de Carse of Stirling en Escocia como un hongo gelatinoso. Se tambalea cuando caminas sobre él, y un poste de metal desciende ocho metros antes de tocar suelo duro. Esta ciénaga levantada en las tierras bajas es una cúpula de turba alimentada principalmente por la lluvia y actúa como un solo organismo: se debe cuidar todo para que cualquier parte esté en muy buenas condiciones. Si se drena en un área, afectará el nivel del agua en todo el pantano.

Durante gran parte de la historia de la Humanidad, las turberas se han considerado tierras baldías. Este sitio de 860 hectáreas (2,125 acres) ha sido cortado y drenado desde principios del siglo XIX, para dejar espacio para tierras de cultivo fértiles debajo. Hoy, tiene aproximadamente el 60% de su tamaño original. Los pantanos se cicatrizan fácilmente y las zanjas de drenaje hechas hace más de 100 años aún son visibles.

Las turberas se encuentran entre las mayores reservas de carbono y, después de décadas de restauración, se han reparado los agujeros en la turba en Flanders Moss

Ahora se reconoce que las turberas se encuentran entre las mayores reservas de carbono y, después de décadas de restauración, se han reparado los agujeros en la turba en Flanders Moss. Las áreas que solían ser de color púrpura con el brezo se están volviendo verdes, a medida que regresan las plantas de pantano claves, como el sphagnum (musgo de turba) y la hierba de algodón. El pantano emerge de la tierra como una esponja y “respira” a medida que los cambios en el clima y el nivel del agua hacen que se hinche y se contraiga.

Flanders Moss en Escocia ha visto el regreso de plantas de pantano clave como el sphagnum (musgo de turba) y la hierba de algodón
Flanders Moss en Escocia ha visto el regreso de plantas de pantano clave como el sphagnum (musgo de turba) y la hierba de algodón

Rastreando la salud del pantano

Investigadores en Escocia están rastreando la "respiración del pantano" utilizando la última tecnología satelital que puede detectar solo unos pocos milímetros de cambio. Esto proporciona una prueba precisa de qué tan saludable es el sitio y cuánto carbono podría contener. Flanders Moss contiene alrededor de 3 millones de toneladas de carbono.

El pantano de Flanders Moss ha removido 890 hectáreas de tierra de la cuenca de Forth, reduciendo las inundaciones río abajo

Gracias al trabajo de restauración, el nivel freático ha subido hasta 40 centímetros en el sitio y ahora está en la superficie. A medida que la ciénaga atrae agua de la tierra circundante, ayuda a controlar el riesgo de inundaciones. El pantano de Flanders Moss ha removido 890 hectáreas de tierra de la cuenca de Forth, reduciendo las inundaciones río abajo.

Un pantano saludable es un poco como un montón de compost que funciona mal. “Con un montón de abono, seguimos tirando cosas y todo se pudre y se descompone, pero con un pantano, no es así. Simplemente sigue acumulándose y acumulándose”, dice David Pickett, quien administra el sitio, que es una Reserva Natural Nacional.

Flores silvestre en la turba de Flanders Moss.
Flores silvestre en la turba de Flanders Moss.

El proyecto Peatland Action financiado por el gobierno escocés, que comenzó en 2012, está ayudando a revivir 25 000 hectáreas de turbas degradadas. En 2020, el ejecutivo comprometió 250 millones de libras esterlinas de financiación durante 10 años para abordar la restauración en un intento por retener el carbono en la tierra. Se espera que los datos satelitales puedan usarse para determinar qué pantanos necesitan ayuda urgente y qué esfuerzos están funcionando.

Se tarda aproximadamente un mes en procesar los datos satelitales de un tercio de Escocia, que están disponibles a través de Copernicus Open Access Hub

Se tarda aproximadamente un mes en procesar los datos satelitales de un tercio de Escocia, que están disponibles a través de Copernicus Open Access Hub. La tecnología aún está en desarrollo, pero es probable que sea más barata que la cartografía terrestre.

Prevenir la degradación de las turbas

A pesar de estos esfuerzos de restauración, Flanders Moss sigue siendo un emisor neto de carbono. Las ciénagas de Escocia emiten alrededor de 10 millones de toneladas de carbono equivalente casi tanto como el sector del transporte. Detener estas emisiones y prevenir una mayor degradación de las turbas son los objetivos principales del proyecto de restauración.

“Ahora, es cuestión de esperar. El proceso de reparación de este sitio durará 100 años, y los beneficios del trabajo que se está realizando ahora solo los verá la próxima generación”

A pesar de los esfuerzos, Flander Moss es un emisor importante de carbono.
A pesar de los esfuerzos, Flander Moss es un emisor importante de carbono.

Los pantanos funcionan en un marco de tiempo diferente al de los humanos. Se forman lentamente, acumulando entre 0,5 milímetros y 1 de turba al año, tardando hasta 1.000 años en crecer un metro. Pero el equipo de Pickett ha iniciado la recuperación. “Hemos hecho la mayor parte del gran trabajo aquí”, asegura. “Ahora, es cuestión de esperar. El proceso de reparación de este sitio durará 100 años, y los beneficios del trabajo que se está realizando ahora solo los verá la próxima generación”.

Es fácil ver por qué los pantanos no eran populares. Son depósitos de materia orgánica parcialmente descompuesta, que son demasiado ácidas y carecen de nutrientes para sustentar árboles sanos. Pero este lugar es colorido y tiene un olor fresco y terroso. Además de ser una fantástica reserva de carbono, esta tierra antigua y acuosa (la turba saludable tiene aproximadamente un 90 % de agua) también es rica en vida silvestre, incluidas raras lagartijas, libélulas e incluso serpientes.

Fuente: The Guardian.

Archivado en:

Los mejores vídeos