Vacunas para salvar a especies en extinción

Las vacunas desarrolladas para animales, incluidas las de la rabia o la peste porcina, históricamente han estado dirigidas a proteger a los humanos. Los científicos ahora están considerando utilizarlas como un medio para salvar las poblaciones silvestres de especies amenazadas.

El koala es uno de los animales en peligro de extinción que podrían ser vacunados
El koala es uno de los animales en peligro de extinción que podrían ser vacunados

Durante más de un año, el mundo ha seguido de cerca el desarrollo, la aprobación y el despliegue de varias vacunas contra el coronavirus, que podrían poner fin a la pandemia mundial, debatiendo todos los efectos secundarios y obstáculos. Pero las vacunas no solo se usan para evitar que los humanos se salven de los estragos de las enfermedades. Cada vez más, se utilizan para conservar especies silvestres amenazadas de extinción.

Los seres humanos vacunan a la vida silvestre por varias razones, pero la mayoría tiene como objeto la salud humana y la protección del ganado

Los seres humanos vacunan a la vida silvestre por varias razones, pero la mayoría tiene como objeto la salud humana y la protección del ganado. Los mapaches están vacunados contra la rabia, los ciervos de cola blanca contra la tuberculosis y los jabalíes contra la peste porcina. Pero tales campañas de inmunización no están diseñadas para salvar la vida silvestre, están diseñadas para salvarnos a nosotros.

Los mapaches están vacunados contra la rabia
Los mapaches están vacunados contra la rabia. Foto: IStock.

Esto está empezando a cambiar. Hoy en día, con el aumento de las amenazas ambientales, existe una creciente aceptación de la necesidad de vacunar a los animales salvajes para ayudar a salvarlos de la extinción. En 2015, la Wildlife Conservation Society junto con varias instituciones académicas convocaron la primera reunión internacional de "Vacunas parala Conservación " en la ciudad de Nueva York, para presionar para hacerlo con los carnívoros amenazados contra el moquillo canino. Pero esa es solo una de las muchas iniciativas que están considerando los conservacionistas.

En los Estados Unidos, los científicos han desarrollado una vacuna oral para perritos de las praderas, escondida en cebo con sabor a mantequilla de maní, para prevenir la peste, causada por la bacteria Yersinia pestis. Estos animales son la especie de presa clave de los hurones de patas negras en peligro de extinción (Mustela nigripes).

En Estados Unidos, han comenzado a vacunar a los perritos de la pradera contra la rabia.
En Estados Unidos, han comenzado a vacunar a los perritos de la pradera contra la rabia. Foto: IStock.

Los investigadores también están compitiendo para desarrollar una vacuna para el síndrome de nariz blanca, causado por el hongo Pseudogymnoascus destructans, en murciélagos que hibernan. El hongo ha matado a millones de murciélagos en América del Norte y amenaza a algunas especies con la extinción. Los científicos aspiran a aplicar la vacuna rociándola sobre los murciélagos en sus sitios de descanso.

La vacuna de nariz blanca destaca lo difícil que puede ser vacunar a los animales salvajes

La vacuna de nariz blanca destaca lo difícil que puede ser vacunar a los animales salvajes. Poblaciones enteras de murciélagos o perros de las praderas no pueden simplemente ser capturadas y se les puede inocular. Y dentro de algunas especies, las vacunas no parecen ser muy efectivas. Por ejemplo, hay poca evidencia de que los anfibios puedan adquirir resistencia al devastador hongo patógeno quítrido Batrachochytrium dendrobatidis a través de la inmunización.

Un murciélago con síndrome de nariz blanca.
Un murciélago con síndrome de nariz blanca.

En estudios recientes, científicos de la Universidad del Sur de Florida pudieron provocar una respuesta inmune al hongo en las ranas arbóreas cubanas (Osteopilus septentrionalis), pero aún no han informado sobre los resultados con la rana dorada panameña en peligro crítico de extinción (Atelopus zeteki).

Otras vacunas, sin embargo, están avanzando más rápidamente.

La amenaza de la clamidia en el koala

Durante más de una década, Peter Timms, microbiólogo de la Universidad de Sunshine Coast en Queensland, Australia, ha estado trabajando en una vacuna contra la clamidia para koalas (Phascolarctos cinereus).

La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual que afecta el sistema reproductivo del koala. Causa cicatrices y quistes masivos en el tracto reproductivo, lo que a menudo conduce a la infertilidad. También puede conducir a la conjuntivitis en los ojos del animal, causando ceguera.

"En muchas áreas, la clamidia es la única amenaza para los koalas y puede conducir a una reducción del 50% en número", dice Timms.

Los koalas infectados a menudo se tratan con antibióticos.
Los koalas infectados a menudo se tratan con antibióticos. Foto: IStock.

Los koalas infectados a menudo se tratan con antibióticos, pero al menos uno de cada tres no sobrevive al tratamiento.

Los marsupiales, dice Timms, dependen de su microbioma intestinal. "Debido a que los koalas comen una dieta, hojas de eucalipto, que es alta en toxinas, el hígado de koala está diseñado para desintoxicar esas toxinas. Entonces, cuando les das antibióticos, también intentan descomponerlo y desintoxicarlo". Esto significa que los veterinarios necesitan tratar a los animales durante mucho más tiempo, de dos semanas a un mes, con antibióticos diarios, pero esta cantidad de medicamentos también destruye en última instancia su flora intestinal.

"Lo más difícil de desarrollar es una vacuna que evite que se infecten"

En lugar de tratar a los koalas enfermos, Timms explica que espera evitar que la enfermedad se afiance.

"Lo más difícil de desarrollar es una vacuna que evite que se infecten", asegura.

Él y sus colegas han estado realizando ensayos de una vacuna inyectable en koalas cautivos y salvajes durante años. Estos ensayos han demostrado que no solo se reducen los niveles de infección en los koalas vacunados, sino que, para los individuos ya infectados, la progresión a la enfermedad, cuando un ejemplar comenzara a presentar síntomas, se reduce significativamente. Además, encontraron que en al menos el 80% de estos con enfermedad ocular, la vacunación pudo revertir los efectos de la enfermedad.

La vacuna contra la clamidia del koala se encuentra actualmente en medio de la fase de aprobación regulatoria
La vacuna contra la clamidia del koala se encuentra actualmente en medio de la fase de aprobación regulatoria

Timms afirma que tiene sentido comenzar a vacunar a los ejemplares que son llevados a hospitales de vida silvestre; alrededor de 700 u 800 koalas ingresan cada año en el Hospital de Vida Silvestre del Zoológico de Australia en Queensland. También podría ser factible vacunar a las poblaciones de koalas afectadas por el desarrollo de carreteras.

"En esos casos, los animales están siendo monitoreados de cerca y podría ser posible montar un programa de vacunación", dice.

La vacuna contra la clamidia del koala se encuentra actualmente en medio de la fase de aprobación regulatoria, y Timms dice que tiene la esperanza de que dentro de uno o dos años puedan comenzar la inmunización a gran escala de los koalas.

No solo para perros

La vacunación de animales salvajes para la conservación no siempre ha estado exenta de controversia.

Perro salvaje, caminando en la hierba por el delta del Okavango, Botswana en Africa.
Perro salvaje, caminando en la hierba por el delta del Okavango, Botswana en Africa. Foto: IStock.

A principios de la década de 1990, los esfuerzos para inocular a los perros salvajes africanos (Lycaon pictus) contra la rabia se relacionaron falsamente en su extinción del Serengeti en Tanzania. Los investigadores teorizaron que la vacunación de los perros salvajes y las técnicas de manejo invasivas pueden haber aumentado sus hormonas del estrés, comprometiendo su inmunidad y reactivando las formas latentes del virus de la rabia en sus cuerpos. Otro estudio casi al mismo tiempo sugirió que una vacuna contra el moquillo canino vivo modificado puede haber sido responsable de matar a cuatro cachorros de perro salvaje africano.

A pesar del hecho de que la investigación desde entonces ha refutado esas teorías, "muchas autoridades de todo el mundo no considerarán vacunar a los carnívoros salvajes amenazados", apunta Martin Gilbert, científico veterinario de la Universidad de Cornell en los EE. UU. Más bien, en los casos en que un animal salvaje está amenazado por una enfermedad, las autoridades ambientales a menudo eligen vacunar las fuentes percibidas de esos virus, como perros callejeros o ganado, para reducir la transmisión, en lugar del propio animal.

Gilbert descubrió que si las pequeñas poblaciones de tigres, como la del suroeste de Primorski, están expuestas incluso a niveles modestos de CDV, es un 65% más probable que la población se extinga dentro de 50 años

Esta fue la idea propuesta por primera vez para proteger al tigre siberiano (Panthera tigris) del virus del moquillo canino, que apareció a principios de la década de 2000. Aunque la enfermedad, que afecta el sistema respiratorio y, más tarde, al cerebro, parecía afectar solo a dos poblaciones de tigres en Siberia, los responsables de la vida silvestre se mostraron muy preocupados. En 1994, un brote de CDV mató a aproximadamente un tercio de la población de leones del Serengeti.

Gilbert descubrió que si las pequeñas poblaciones de tigres, como la del suroeste de Primorski, están expuestas incluso a niveles modestos de CDV, es un 65% más probable que la población se extinga dentro de 50 años.

Las muestras recolectadas de tigres de Amur, incluidos Boris y Svetlaya, permitieron a los investigadores evaluar la exposición de las poblaciones al virus del moquillo canino.
Las muestras recolectadas de tigres de Amur, incluidos Boris y Svetlaya, permitieron a los investigadores evaluar la exposición de las poblaciones al virus del moquillo canino.

"Inicialmente, pensamos que esto iba a ser un problema de perros: los tigres comen perros regularmente", manifiesta Gilbert sobre el origen del virus. Los veterinarios, por lo tanto, asumieron que vacunar a los perros domésticos en las aldeas siberianas y controlar su movimiento mitigaría la amenaza para los tigres salvajes. Pero la última investigación de Gilbert revela que, sorprendentemente, los perros no son la población reservorio de moquillo canino en Siberia.

En cambio, cuando Gilbert y sus colegas tomaron muestras de cadáveres de vida silvestre encontrados en trampas de pieles y a lo largo de las carreteras, encontraron altos niveles de anticuerpos CDV en el tejido cerebral de todos, desde perros mapaches (Nyctereutes procyonoides) hasta tejones (Meles leucurus) y comadrejas siberianas (Mustela sibirica).

"El único enfoque factible para mitigar el impacto del moquillo en los tigres sería vacunar a los propios tigres"

Sus presas posiblemente transmitan el moquillo, aclara Gilbert. Determinados hallazgos indican que "el único enfoque factible para mitigar el impacto del moquillo en los tigres sería vacunar a los propios tigres".

La logística es desalentadora. Muchas personas que viven en Siberia ni siquiera han visto un tigre. Y ningún tigre salvaje ha sido vacunado contra ninguna enfermedad.

Si los veterinarios pudieran vacunar solo dos tigres por año, reducirían el riesgo de extinción en un 75% en la población de Primorye de Rusia

"Nunca vamos a poder vacunar a toda la población de tigres", dice Gilbert. Pero agrega que es posible que la inoculación se haga de forma pasiva: se podría vacunar a tigres capturados o a los cachorros huérfanos en rehabilitación. En este sentido, descubrió que, si los veterinarios pudieran vacunar solo dos tigres por año, reducirían el riesgo de extinción en un 75% en la población de Primorye de Rusia.

El otro desafío es que no existe una vacuna dedicada específicamente al CDV para los grandes felinos. Hoy en día, solo existen para hurones y perros. Para reutilizar una vacuna para una especie diferente, es posible que sea necesario realizar ensayos clínicos.

Pingüinos amarillos, la especie más amenazada del mundo

Los polluelos de pingüino de ojos amarillos han sido duramente golpeados por la difteria aviar.
Los polluelos de pingüino de ojos amarillos han sido duramente golpeados por la difteria aviar.

Los pingüinos de ojos amarillos (Megadyptes antipodes), nativos de Nueva Zelanda y considerados la especie de pingüino más amenazada del mundo, han estado en fuerte declive durante los últimos 20 años.

Las aves están muriendo de difteria aviar, una infección bacteriana que afecta el tracto respiratorio superior de los pingüinos. La difteria afecta principalmente a los polluelos, con hasta el 93% de los pingüinos jóvenes de ojos amarillos que contrae difteria aviar cada año en algunas poblaciones del norte. Casi tres cuartas partes de ellos muere.

"No pueden alimentarse adecuadamente, por lo que mueren de desnutrición"

La bacteria infecta la lengua y la boca de los pollitos jóvenes, bloqueando la cavidad oral con pus y úlceras.

"No pueden alimentarse adecuadamente, por lo que mueren de desnutrición", detalla Vartul Sangal, científico molecular de la Universidad de Northumbria en el Reino Unido. Aunque la difteria aviar también afecta a los pingüinos adultos, la tasa de mortalidad es mucho menor. La bacteria es más mortal a los polluelos porque tienen un sistema inmunológico menos desarrollado, explica Sangal.

Eventualmente, la infección por difteria puede propagarse al resto del cuerpo del pingüino, lo que resulta en sepsis.

Sangal y sus colegas identificaron recientemente la cepa de bacterias que causa estas infecciones devastadoras por primera vez. Los investigadores recolectaron hisopos de la boca de polluelos de pingüinos infectados y enviaron estas muestras a Sangal, quien aisló la bacteria en el laboratorio y secuenció su genoma.

Producir y distribuir una vacuna para los pingüinos de ojos amarillos representa una complicada batalla
Producir y distribuir una vacuna para los pingüinos de ojos amarillos representa una complicada batalla. Foto: IStock.

"Fue muy emocionante", explica. "Ahora también conocemos el mecanismo de cómo se desarrolla la infección". Uno de los genes produce una proteína que ayuda a la bacteria a sobrevivir dentro del huésped.

Esta información, indica, es importante para desarrollar una vacuna contra la bacteria. Si los científicos pueden modificar la proteína para proteger a los pingüinos de la infección, podrán desarrollar una defensa.

Sangal estima que una vacuna efectiva tardará entre cinco y 10 años en desarrollarse

"Definitivamente necesitamos alguna intervención", reclama Sangal. "Los pingüinos son tratados con antibióticos, pero no funciona muy bien". Todavía no se sabe de dónde los polluelos se están contagiando o cómo pasa exactamente de pingüino a pingüino. "Se está propagando en el nido, pero podría ser de la madre a los polluelos, o de un polluelo a otro", afirma Sangal.

Producir y distribuir una vacuna para los pingüinos de ojos amarillos representa una complicada batalla. Sangal estima que una vacuna efectiva tardará entre cinco y 10 años en desarrollarse. Primero, los científicos deberán probarlo en otras aves, como pollos, para asegurarse de que sea segura para los pingüinos. Luego deberán inyectar la vacuna en pingüinos salvajes, preferiblemente adultos. En estudios de otras enfermedades aviares en pollos, los investigadores han descubierto que es posible vacunar a una madre ave y la inmunidad la transferirá a las yemas de huevo.

En última instancia, no hay una solución sencilla para la conservación de la vida silvestre. Las vacunas efectivas, sin embargo, pueden servir como armas para lucha contra la extinción.

Fuente: Mongabay.

Apenas si quedan entre 15.000 y 20.000 koalas salvajes en el estado oriental de Nueva Gales del Sur. iStock

Relacionado

El koala podría extinguirse en el este de Australia en 2050

El lince ibérico es uno de los animales en peligro de extinción.

Relacionado

Diez animales en peligro de extinción en España

Relacionado

Casi 1.700 especies en peligro de extinción en Europa

Nuestros destacados