Alerta sobre la desaparición de plantas silvestres comestibles

Las comunidades locales e indígenas alertan de una importante disminución en la abundancia de plantas y hongos silvestres comestibles que impacta negativamente en su nutrición y seguridad alimentaria, tanto a escala local como global.

Las comunidades locales de todo el mundo están preocupadas por la disminución de la abundancia de plantas y hongos silvestres comestibles.
Las comunidades locales de todo el mundo están preocupadas por la disminución de la abundancia de plantas y hongos silvestres comestibles.

Así se demuestra en un estudio realizado por el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) que analiza los cambios socioambientales que afectan a estas especies vegetales esenciales en las dietas diversas y los sistemas alimentarios resilientes.

En todo el planeta, alrededor de 7.000 especies de plantas silvestres y 2.000 de hongos se utilizan como alimento, proporcionando una dieta saludable y nutritiva para las comunidades locales. Si bien el suministro de éstas suele ser bajo, son fuentes importantes de micronutrientes y pueden tener una amplia gama de efectos positivos para la salud.

Además, las plantas silvestres comestibles y los hongos son importantes reservorios genéticos para el cultivo y la reproducción y, en muchos casos, son importantes para las culturas alimentarias locales.

A pesar de esta importancia, existe poca información consolidada disponible a nivel local sobre cómo los cambios socioambientales impactan en ellas. Por lo tanto, esta revisión sistemática, realizada bajo la dirección de Christoph Schunko de BOKU (Viena, Austria) y de Xiaoyue Li y Victoria Reyes-García de ICTA-UAB, tuvo como objetivo cubrir esta brecha.

Para ello, los autores tuvieron en cuenta las percepciones de las comunidades locales, porque muchos de sus miembros observan y describen con precisión los cambios socioambientales en curso en los entornos con los que interactúan.  

Las plantas silvestres comestibles y los hongos están sujetos a numerosos cambios socioambientales, que afectan a su distribución, sabores, productividad, calidad y tiempos de fructificación

El estudio, realizado en el marco del proyecto LICCI (“Indicadores locales de los impactos del cambio climático”), encontró que las comunidades locales perciben que las plantas silvestres comestibles y los hongos están sujetos a numerosos cambios socioambientales, que afectan a su distribución, sabores, productividad, calidad y tiempos de fructificación. Sin embargo, la percepción más extendida (en el 92% de los casos) es que los comestibles silvestres están disminuyendo en abundancia. “Encontramos que esto sucede en todos los tipos de plantas y todas las zonas climáticas, en su mayoría frutas y verduras”, explica Victoria Reyes-García, líder del proyecto LICCI. 

En el mundo, hay unas 7.000 especies de plantas silvestres y 2.000 de hongos que se usan como alimento,
En el mundo, hay unas 7.000 especies de plantas silvestres y 2.000 de hongos que se usan como alimento. Foto: IStock.

“Estos resultados resaltan claramente que las comunidades locales de todo el mundo están preocupadas por la disminución de la abundancia de plantas y hongos silvestres comestibles, que en muchos casos son esenciales para su nutrición y seguridad alimentaria”, dice Christoph Schunko, autor principal del estudio. “Los comestibles silvestres a menudo no se tienen en cuenta lo suficiente en la investigación y las políticas, pero nuestros resultados muestran que tomar en serio los cambios percibidos en las comunidades locales puede ser importante para contrarrestar los desarrollos adversos en una etapa temprana”, agrega. 

Los principales causantes son el cambio de uso de la tierra -provocado por el desarrollo de la agricultura, la silvicultura y la infraestructura-, la sobreexplotación, la contaminación y el cambio climático

Los principales causantes de la disminución de la abundancia son el cambio de uso de la tierra -provocado por el desarrollo de la agricultura, la silvicultura y la infraestructura-, la sobreexplotación, la contaminación y el cambio climático.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la importancia de las diversas causas varía según los continentes y zonas climáticas. Por ejemplo, se percibió que el cambio climático impactaba negativamente con más frecuencia en la abundancia de estos alimentos en América del Norte y del Sur que en otros continentes, la sobreexplotación es más problemática en zonas de clima seco, mientras que la intensificación agrícola y las plagas son más prominentes en zonas de clima tropical. 

“Desarrollar estrategias para contrarrestar la disminución de la abundancia de estas plantas y hongos debe, por lo tanto, basarse en contextos geográficos y socioculturales locales, así como considerar las múltiples causas que inciden simultáneamente e incluir las voces de las comunidades locales, si se quiere que tengan éxito”, concluye Schunko. 

Estudio sobre el conocimiento de las plantas silvestre

Otro estudio reciente del grupo de investigación del LICCI muestra que los conocimientos sobre las plantas silvestres comestibles se distribuyen de forma diferencial según el género y las etapas de la vida (adultos/niños).

Los niños en Madagascar tienen conocimientos amplios sobre las planta silvestres comestibles.
Los niños en Madagascar tienen conocimientos amplios sobre las planta silvestres comestibles. Foto: IStock.

El estudio, realizado por Vincent Porcher en las tierras altas del sur de Madagascar y publicado en la revista PLOS ONE, muestra que determinados conjuntos de conocimientos sobre las plantas silvestres comestibles se adquieren durante la edad adulta, mientras que otros se logran muy pronto, lo que convierte a los niños en poseedores fiables de conocimientos.   

Los niños conocen un número inesperadamente alto de plantas silvestres comestibles

"Los niños tienen conocimientos amplios y conocen especies diferentes a las de los adultos. Los niños conocen un número inesperadamente alto de plantas silvestres comestibles, lo que desafía nuestra comprensión de la distribución del conocimiento en las sociedades a pequeña escala", afirma Porcher, quien añade que éstos citan con mayor frecuencia especies introducidas, mientras que los adultos citan más especies endémicas, lo que podría ser un indicador del cambio medioambiental. Por ello, subrayan la importancia de que los futuros estudios tengan en cuenta a éstos.

 "Hemos ignorado durante demasiado tiempo los conocimientos de las mujeres y los niños, pero para responder a los problemas climáticos, medioambientales y bioculturales es esencial tener una visión representativa de las culturas tradicionales", concluye Porcher.  

Fuente: ICTA-UAB.

Archivado en:

Los científicos han rastreado qué pájaros y otros animales comen frutas y las semillas de las plantas.

Relacionado

Las plantas se estancan a medida que disminuyen los animales que se alimentan de semillas

Relacionado

Las plantas ya adoptan modificaciones frente al cambio climático

Nuestros destacados