Un Arca de Noé en el Ártico

Científicos planean crear en refugio donde las especies dependientes del hielo del Ártico se puedan proteger del cambio climático. Esta zona se conoce como la última Área de Hielo, y aquí éste persiste durante todo el verano.

Científicos proponen crear un santuario en la zona del Ártico conocida como la ültima Área de Hielo.
Científicos proponen crear un santuario en la zona del Ártico conocida como la ültima Área de Hielo.

En 2012, el ADN del oso polar reveló que ésta especie icónica se había enfrentado a la extinción antes, posiblemente hace 130.000 años, y se había recuperado. Para los investigadores, el descubrimiento llevó a una pregunta candente: ¿Podrían los osos polares recuperarse una vez más?

Estudios como éste han llevado a idear un plan audaz para crear un refugio donde las especies dependientes del hielo del Ártico, desde los osos polares hasta los microbios, puedan protegerse contra el cambio climático de la zona. Para esto, los conservacionistas están depositando sus esperanzas en un espacio en el Ártico apodado la Última Área de Hielo, un lugar donde el hielo persiste durante todo el verano y, por tanto, estas especies podrían sobrevivir durante más tiempo.

Una simulación por computadora realizada en septiembre predice que esta zona puede retener su hielo marino durante el verano indefinidamente si las emisiones de los combustibles fósiles no calientan el planeta más de 2 niveles centígrados por encima de los rangos preindustriales

Pero no está claro cuánto tiempo se mantendrá así la Última Área de Hielo. Una simulación por computadora realizada en septiembre predice que esta zona puede retener su hielo marino durante el verano indefinidamente si las emisiones de los combustibles fósiles no calientan el planeta más de 2 niveles centígrados por encima de los rangos preindustriales, que es el objetivo establecido por el Acuerdo Climático de París de 2015.

Los osos polares podrían protegerse del calentamiento global en la ültima Área de Hielo.
Los osos polares podrían protegerse del calentamiento global en la ültima Área de Hielo.

Sin embargo, un último informe de las Naciones Unidas descubrió que el clima local se prevé que alcance 2.7 niveles Celsius para 2100, por debajo de las promesas actuales de reducir las emisiones, lo que significaría el final del hielo marino del Ártico en verano.

No obstante, algunos científicos esperan que la Humanidad se una para frenar las emisiones e implementar tecnología para apoderarse del carbono y diferentes gases de efecto invernadero, lo que puede reducir, e incluso revertir, los resultados del cambio climático local en el hielo marino.

Mientras tanto, la Última Área de Hielo puede acoger especies dependientes del hielo para evitar su extinción, actuando como un santuario

Mientras tanto, la Última Área de Hielo puede acoger especies dependientes del hielo para evitar su extinción, actuando como un santuario, el lugar donde sobrevivirán al cambio climático, y tal vez algún día, regresen.

Cómo es la Última Área de Hielo

La Última Área de Hielo es un enorme panorama flotante de hielo estable que se extiende desde la costa norte de Groenlandia hasta la isla Banks de Canadá en el oeste. Aproximadamente del tamaño de la costa oeste de los Estados Unidos, alberga el hielo más antiguo y grueso del Ártico, gracias a un archipiélago en el extremo norte de Canadá que evita que éste se desplace hacia el sur y se derrita en el Atlántico.

La Última Área de Hielo se extiende desde la costa norte de Groenlandia hasta la isla Banks de Canadá.
La Última Área de Hielo se extiende desde la costa norte de Groenlandia hasta la isla Banks de Canadá.

A medida que el hielo marino de otras partes del Ártico se queda en esta barrera pura, se acumula, formando largas e imponentes crestas de hielo durante kilómetros a lo largo de un panorama congelado. Desde arriba, el sitio parece desolado. "Es un lugar bastante tranquilo", explica Robert Newton, oceanógrafo de la Universidad de Columbia. "Gran parte de la vida está en el fondo del hielo", añade.

El vientre fangoso de los icebergs alberga el plancton y las algas unicelulares que se desarrollan en el hielo. Estas especies forman la columna vertebral de un ecosistema que alimenta desde pequeños crustáceos hasta ballenas beluga, focas anilladas y osos polares.

"No hay otro lugar para que estas especies vayan"

Estas especies de plancton y algas no pueden sobrevivir sin hielo. De tal manera que, a medida que el hielo marino del verano desaparece en todo el Ártico, la base de este ecosistema en realidad se derrite. "Gran parte del hábitat del que dependen las especies del Ártico se volverá inhabitable", dice Brandon Laforest, un experto en el Ártico del Fondo Mundial para la Naturaleza de Canadá en Montreal. "No hay otro lugar para que estas especies vayan".

Un santuario flotante

Este último bastión del hielo de verano proporciona una alternativa para crear un santuario flotante, un arca ártica si se quiere, para los osos polares y muchas especies diferentes que dependen del hielo del verano para sobrevivir. Durante más de una década, WWF Canadá y una coalición de investigadores y comunidades indígenas han presionado para que el espacio se proteja de otro riesgo: las industrias que podrían centrarse en los recursos petroleros y minerales de la zona.

La ballena beluga es una de las especies que podrían vivir en este Arca de Noé en el Ártico.
La ballena beluga es una de las especies que podrían vivir en este Arca de Noé en el Ártico. Foto: IStock.

Para Laforest, defender la Última Área de Hielo no será únicamente una cuestión de salvaguardar a las criaturas árticas. El hielo marino también puede ser un dispositivo esencial en la regulación del clima.

 "Nuestras culturas e identidad enteras se basan en la libre circulación en la tierra, el hielo marino y el Océano Ártico"

Y para las personas que tienen su hogar en el Ártico, el hielo marino es esencial para la alimentación, el transporte y la supervivencia cultural, según advirtió el presidente del Consejo Circumpolar Inuit, Okalik Eegeesiak, en un artículo de 2017 para las Naciones Unidas. "Nuestras culturas e identidad enteras se basan en la libre circulación en la tierra, el hielo marino y el Océano Ártico", escribió Eegeesiak. "Nuestra carretera es de hielo marino".

Los esfuerzos de esos grupos han dado algunos frutos. En 2019, las autoridades canadienses decidieron declarar casi una tercera parte de la Última Área de Hielo como área protegida.

Hasta 2024, todo ejercicio comercial dentro de los límites de las reservas está prohibido, con disposiciones para los pueblos indígenas. Los conservacionistas piden que sea para siempre

Grietas en el hielo

Sin embargo, hay algunos indicadores preocupantes de que el hielo marino en la zona es precario. Lo más preocupante fue la observación en mayo de 2020 de una grieta del tamaño de Rhode Island en el hielo, en el corazón de la Última Área de Hielo.

Se han observado grietas en el hielo de esta zona del Ártico.
Se han observado grietas en el hielo de esta zona del Ártico. Foto: IStock.

Kent Moore, geofísico de la Universidad de Toronto, dice que este hecho poco común podría convertirse en frecuente a medida que el hielo disminuye. Esto significa que la Última Área de Hielo no será tan resistente como pensábamos, asegura.

Esto es algo que preocupa a Laforest. Él y otros son escépticos sobre que revertir el cambio climático local y repoblar el Ártico sea alcanzable. "Me encantaría vivir en un mundo en el que eventualmente revirtamos el calentamiento y promovamos la regeneración del hielo marino", dice. "Pero la estabilización parece una tarea desalentadora por sí sola".

"Todos los modelos muestran que, si se bajan las temperaturas, el hielo marino volverá a su patrón histórico dentro de varios años"

Aún así, la esperanza se mantiene. "Todos los modelos muestran que, si se bajan las temperaturas, el hielo marino volverá a su patrón histórico dentro de varios años", señala Newton.

Para salvar el hielo marino final, y las criaturas que dependen de él, la erradicación de los gases de efecto invernadero del ambiente probablemente será importante, apunta la oceanógrafa Stephanie Pfirman de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe. La tecnología para ello ya existe. La planta de incautación de carbono más grande está en Islandia, sin embargo, tareas como esa no se aplican a a una escala significativa.

Sin tal intervención, el Ártico puede perder su hielo de verano antes del final del siglo. Implicaría el fin de la vida allí.

Archivado en:

Relacionado

El deshielo del permafrost amenaza a las comunidades del Ártico

Relacionado

El hielo marino del Ártico llega a su mínimo anual

Relacionado

El hielo marino Ártico alcanza otro mínimo histórico

Relacionado

El Ártico, preludio del cambio climático que nos amenaza

Los mejores vídeos