Un estudio afirma que la contaminación del aire perjudica el desarrollo cerebral en los más jóvenes

Durante años, los investigadores han sabido que la contaminación del aire puede empeorar afecciones respiratorias, como el asma en los niños. Pero, un estudio reciente ha arrojado nueva luz sobre cómo puede afectar al cerebro en desarrollo de los más jóvenes.

Juan Domínguez

La contaminación del aire es algo a lo que estamos expuestos todos los días.
La contaminación del aire es algo a lo que estamos expuestos todos los días.

Los investigadores han descubierto que los niños pequeños expuestos a partículas obtienen puntuaciones más bajas en las pruebas de coeficiente intelectual, perdiendo hasta 2,63 puntos en esos exámenes por cada 2 microgramos por metro cúbico de exposición a la contaminación.

Y el daño, descubrieron los investigadores, puede comenzar mucho antes del nacimiento: los hijos de mujeres embarazadas que estuvieron expuestas a la contaminación del aire por el escape de combustibles fósiles y partículas en el útero tienen más probabilidades de experimentar problemas de conducta y un rendimiento cognitivo deficiente, informan.

Los hallazgos refuerzan hipótesis anteriores sobre los amplios impactos de los contaminantes en el aire en la salud y el desarrollo infantil

Los hallazgos, parte de un estudio revisado por pares en la edición de junio de la revista Environmental Health Perspectives, se basan en un creciente cuerpo de investigación que examina los efectos de la exposición prenatal y posnatal a la contaminación del aire en los niños. Un estudio anterior había encontrado, por ejemplo, que los pequeños tienen un 6% más de riesgo de problemas de comportamiento por cada 2 partes por mil millones de dióxido de nitrógeno al que están expuestos. El dióxido de nitrógeno se encuentra comúnmente en los gases de escape de los vehículos y en las emisiones de las plantas industriales.

En conjunto, dijeron los investigadores, los hallazgos refuerzan hipótesis anteriores sobre los amplios impactos de los contaminantes en el aire en la salud y el desarrollo infantil.

Uno de los aspectos más preocupantes es la ubicuidad de los contaminantes del aire, dijeron los investigadores.

El estudio examina los efectos de la exposición prenatal y posnatal a la contaminación del aire en los niños.
El estudio examina los efectos de la exposición prenatal y posnatal a la contaminación del aire en los niños. Foto: IStock.

“Los contaminantes del aire son algo a lo que todos estamos expuestos todos los días de nuestras vidas”, explicó el autor principal del estudio, Yu Ni, epidemiólogo de la Universidad de Washington. “Es acumulativo, y es interior y exterior. Simplemente, no puedes evitarlo en absoluto. Puedes hacer algo para prevenir y protegerte, pero simplemente no puedes decir que tengo cero exposición a la contaminación del aire”.

El riesgo es particularmente agudo para los niños pequeños, apuntó Ni: debido a su pequeña estatura, están más cerca del suelo y, en consecuencia, tienen una mayor probabilidad de respirar mayores cantidades de polvo y otras partículas. También también suelen respirar a un ritmo más rápido que los adultos, lo que puede hacer que absorban más partículas en menos tiempo que los mayores.

Para algunos niños, los riesgos comienzan cuando todavía están en el útero y sus madres respiran dióxido de nitrógeno

Ni también anotó que, para algunos niños, los riesgos comienzan cuando todavía están en el útero y sus madres respiran dióxido de nitrógeno. El estudio encontró que los niños nacidos de mujeres embarazadas que estuvieron expuestas a altos niveles de dióxido de nitrógeno, particularmente en el primer y segundo trimestre del embarazo, tenían más problemas de comportamiento que otros.

El papel que desempeñan los contaminantes del aire

Catherine Karr, pediatra y epidemióloga ambiental de la Universidad de Washington y autora principal del estudio, afirmó que la exposición continua a contaminantes, tanto en el útero como después del nacimiento, aumenta el potencial de efectos adversos para la salud a largo plazo.

Los niños absorben más partículas en menos tiempo que los mayores.
Los niños absorben más partículas en menos tiempo que los mayores.

Los investigadores estudiaron a casi 2.000 mujeres embarazadas en seis ciudades diferentes antes y después de dar a luz. Una vez que los bebés nacieron y se convirtieron en niños, los investigadores realizaron pruebas de coeficiente intelectual para medir las habilidades cognitivas y las evaluaron con la Lista de verificación de comportamiento infantil, una herramienta comúnmente utilizada por terapeutas y otros cuidadores para evaluar problemas de comportamiento.

"A medida que descubrimos que hay efectos en el cuerpo más allá del sistema respiratorio en el aire, lo que probablemente sea de mayor interés en este momento es cómo afecta el cerebro en desarrollo"

Nicholas Newman, un pediatra que no participó en el estudio, dijo que la investigación subraya la importancia de seguir investigando cómo los contaminantes afectan partes del cuerpo que no están relacionadas con enfermedades respiratorias.

"A medida que descubrimos que hay efectos en el cuerpo más allá del sistema respiratorio en el aire, lo que probablemente sea de mayor interés en este momento es cómo afecta el cerebro en desarrollo", declaró Newman, profesor asociado de pediatría y ambiental y ciencias de la salud pública en la Universidad de Cincinnati. "Algunas de las cosas que nos preocupan son cómo estas partículas particularmente pequeñas pueden ingresar directamente al cerebro y afectarlo o causar otro problema allí".

Fuente: Inside Climate News.

Archivado en:

El aire de los hogares está más contaminado que el de la calle.

Relacionado

La elevada contaminación del aire en el interior de los hogares activa las alarmas

Contaminación a las afueras de Nuva Delhi.

Relacionado

La contaminación causó una de cada seis muertes en 2019

Un relator de derechos humanos llama la atención sobre la contaminación que sufre el planeta.

Relacionado

La contaminación mata a nueve millones de personas al año, el doble que la Covid-19

Nuestros destacados