La deforestación de la Amazonía en Brasil alcanza su peor nivel en 15 años

Con la pérdida de 13.235 kilómetros cuadrados de selva tropical, la deforestación en la Amazonía brasileña alcanzó este año su punto más crítico desde 2006, según un informe reciente del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).

Vicente Alcaíde

La Amazonía se encuentra en un grave estado de deforestación.
La Amazonía se encuentra en un grave estado de deforestación.

 Datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) señalan que la Amazonía se encuentra en su peor nivel de deforestacióndesde hace15 años. En 2006 se perdió un área de selva equivalente a 14.286 kilómetros cuadrados, de acuerdo con el monitoreo satelital que realiza este organismo. 

De esta manera, segú el informe, que abarca del 1 de agosto de 2020 al 31 de julio de 2021, la deforestación en la Amazonía se disparó en un 21,97 %, en comparación con el recopilado anual de 2020, cuando la tala se estimó en unos 10.851 kilómetros cuadrados.

El gobierno del presidente Jair Bolsonaro ha sido criticado por favorecer a sectores que incentivan la deforestación en el bosque tropical más grande del mundo, como son la minería, la agricultura de granos y la ganadería

El gobierno del presidente Jair Bolsonaro ha sido criticado por favorecer a sectores que incentivan la deforestación en el bosque tropical más grande del mundo, como son la minería, la agricultura de granos y la ganadería.

La Amazonía se encuentra al límite con algunas áreas que ya emiten más carbono del que pueden capturar, debido a la deforestación. Según un reciente estudio, porciones de la selva amazónica ahora están liberando más dióxido de carbono del que absorben, interrumpiendo un importante acto de equilibrio que señala un empeoramiento de la crisis climática.

Vista de la deforestación en la Amazonía. Un movimiento de tierra elimina los árboles que luego se queman.
Vista de la deforestación en la Amazonía. Un movimiento de tierra elimina los árboles que luego se queman. Foto: IStock.

Los hallazgos del proyecto de investigación de casi una década, publicado en la revista Nature, sugieren que la deforestación y los incendios, entre otros factores, han socavado drásticamente la capacidad de la Amazonía para absorber las emisiones de carbono de la atmósfera que atrapan el calor.

El área sureste está generando más dióxido de carbono a la atmósfera de lo que absorbe

Los investigadores que probaron la atmósfera de manera rutinaria en cuatro áreas dos veces al mes durante un período de nueve años encontraron que no solo las emisiones de carbono son más altas en las áreas orientales de la selva tropical que en las áreas occidentales, sino que el área sureste está generando más dióxido de carbono a la atmósfera de lo que absorbe. El este del Amazonas es un punto crítico de deforestación por facilitar la tala y la agricultura, incluidos los ranchos ganaderos.

La destrucción de la Amazonía, una amenaza de múltiples niveles

A la vista de estos datos, la ONG Greenpeace explica que la destrucción de la Amazonía es una amenaza de múltiples niveles: es un riesgo para la salud de quienes viven cerca del bosque, quienes tienen que respirar el humo venenoso proveniente de los incendios; una amenaza para el equilibrio del clima global, que depende de la posición del bosque para absorber carbono; y una amenaza para la vida de los pueblos indígenas, cuyas tierras son invadidas por acaparadores de tierras y a menudo se enfrentan a la violencia.

La destrucción de la Amazonía representa una grave amenaza para la vida de los pueblos indígenas.
La destrucción de la Amazonía representa una grave amenaza para la vida de los pueblos indígenas. Foto: IStock.

Según un informe de la organización brasileña Consejo Indígena Misionero (CIMI), 263 indígenas fueron asesinados en 2020 como resultado de enfrentamientos con invasores.

La ONG afirma que esta “destrucción generalizada es inaceptable y debe detenerse. Los líderes mundiales deben tomar medidas significativas"

La ONG afirma que esta “destrucción generalizada es inaceptable y debe detenerse. Los líderes mundiales deben tomar medidas significativas y dejar de otorgar una plataforma y una licencia social a un gobierno que está poniendo tanto en riesgo”. Y exigir que las empresas revelen sus cadenas de suministro y demuestren que los productos provenientes de Brasil están completamente libres de deforestación y abuso de derechos humanos”.

Greenpeace añade que “no necesitamos más destrucción de bosques para la ganadería industrial y el cultivo de soja. Los pueblos indígenas y las comunidades tradicionales ya cuentan con prácticas sostenibles que pueden alimentar al mundo sin poner en riesgo a las personas ni al planeta. Es hora de actuar ahora y evitar una mayor destrucción que no podemos permitirnos”.

La selva tropical más grande de la Tierra

La selva amazónica es la selva tropical más grande de la Tierra, con 5,5 millones de kilómetros cuadrados. Cubre casi toda la cuenca del río Amazonas.

La Amazonía alberga más de 40.000 especies de plantas, de las cuales 16.000 son diferentes tipos de árboles.
La Amazonía alberga más de 40.000 especies de plantas, de las cuales 16.000 son diferentes tipos de árboles. Foto: IStock.

La biodiversidad de especies de plantas en el Amazonas es la más alta del planeta, con una de cada diez especies conocidas en el mundo que se encuentran allí.

La Amazonía alberga más de 40.000 especies de plantas, de las cuales 16.000 son diferentes tipos de árboles. Se cree que hay casi 400 mil millones de árboles que absorben carbono e incluso pueden crear su propia lluvia, lo que sustenta la biodiversidad de la selva tropical.

Incluye tierras pertenecientes a nueve países de América del Sur. Brasil tiene la mayor parte, con mucho, con casi el 60% de la selva tropical dentro de sus fronteras

Incluye tierras pertenecientes a nueve países de América del Sur. Brasil tiene la mayor parte, con mucho, con casi el 60% de la selva tropical dentro de sus fronteras. Perú y Colombia tienen el 13% y el 10% de la selva tropical respectivamente. En los nueve países, la Amazonía también alberga a más de 30 millones de personas, de las cuales alrededor de 2,7 millones son indígenas.

Se cree que hay casi 400 mil millones de árboles que absorben carbono e incluso pueden crear su propia lluvia.
Se cree que hay casi 400 mil millones de árboles que absorben carbono e incluso pueden crear su propia lluvia. Foto: IStock.

En lugar de ser un desierto despoblado como se suponía anteriormente, los arqueólogos ahora creen que los habitantes humanos vivieron por primera vez aquí hace 11.000 años, dando forma a la tierra, a través de la jardinería forestal y el manejo indígena de la fertilidad del suelo.

Algunas estimaciones sugieren que antes de que los europeos colonizaran América del Sur en el siglo XVI, había una población de alrededor de 5 millones de indígenas. Enfermedades de Europa, como la viruela, redujeron la población a menos de 1 millón en la década de 1900 y a menos de 200.000 a principios de la década de 1980.

Archivado en:

Nuestros destacados