Detectan plastificantes en sardinas, anchoas y merluzas del Mar Mediterráneo

El CISC ha encontrado aditivos químicos plásticos en sardinas, anchoas y merluzas del Mar Mediterráneo, aunque sus niveles no suponen un riesgo para la salud humana. Este hallazgo podría ser una de las causas del declive de las poblaciones de estas especies.

Un estudio del CSIC ha encontrado plastificantes en sardinas, anchoas y merluzas del Mediterráneo.
Un estudio del CSIC ha encontrado plastificantes en sardinas, anchoas y merluzas del Mediterráneo.

Un reciente estudio del CSIC ha detectado compuestos químicos plastificantes en sardinas, anchoas y merluzas del Mar Mediterráneo, aunque los niveles hallados no suponen un riesgo para la salud humana.

El trabajo, liderado por el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC), en colaboración con el Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC) y el Instituto Español de Oceanografía (IEO-CSIC), se ha publicado en la revista Environmental Pollution.

Los plastificantes estudiados son los ésteres organofosforados, una familia de compuestos químicos ampliamente utilizados en la industria (para plásticos, textiles, muebles, etc.). Está comprobado que algunos de estos compuestos tienen efectos tóxicos sobre el sistema nervioso y endocrino y pueden afectar al sistema reproductor o tener efectos cancerígenos.

“En general, las cuatro zonas estudiadas presentaron niveles de contaminación similares, sin diferencias significativas entre sí, lo que indica un uso similar de los plastificantes en toda el área estudiada”

El estudio incluye el análisis de 55 muestras correspondientes a sardinas, anchoas y merluzas recolectadas en la zona del Mediterráneo occidental, concretamente en el Cabo de Creus, el Delta del Ebro, el Golfo de Valencia y el Golfo de Alicante. Todos los individuos, excepto dos, mostraron niveles de plastificantes de hasta 73 nanogramos por gramo de músculo. “En general, las cuatro zonas estudiadas presentaron niveles de contaminación similares, sin diferencias significativas entre sí, lo que indica un uso similar de los plastificantes en toda el área estudiada”, apunta la investigadora del IDAEA-CSIC Ethel Eljarrat y autora principal del estudio.

El estudio incluye el análisis de 55 muestras correspondientes a sardinas, anchoas y merluzas recolectadas en la zona del Mediterráneo occidental.
El estudio incluye el análisis de 55 muestras correspondientes a sardinas, anchoas y merluzas recolectadas en la zona del Mediterráneo occidental.

Sin embargo, sí que se observan diferencias entre las tres especies, siendo la sardina el pez con mayor cantidad de plastificantes encontrados, seguida por la anchoa y la merluza.

"Los niveles inferiores hallados en la merluza, que es un depredador parcial de sardinas y anchoas, sugieren que estos contaminantes no se biomagnifican a lo largo de la cadena alimentaria, ya que los niveles de contaminación no aumentan de presa a depredador”

“Estas diferencias están relacionadas con las diferentes capacidades de adquisición, bioacumulación y metabolismo de cada una de las especies. Los niveles inferiores hallados en la merluza, que es un depredador parcial de sardinas y anchoas, sugieren que estos contaminantes no se biomagnifican a lo largo de la cadena alimentaria, ya que los niveles de contaminación no aumentan de presa a depredador”, añade Eljarrat.

Riesgos de la contaminación por plastificantes

La evaluación del riesgo de estos contaminantes sobre la salud humana indica que el consumo de estos peces, por sí solo, no supone una amenaza.

“No obstante, la exposición humana a estos contaminantes se produce por diferentes vías como la ingestión de alimentos (y no solo de pescado), la inhalación de aire en espacios interiores y exteriores, o la ingesta de polvo, entre otros. La suma de todas estas fuentes de exposición sí que podría plantear cierto riesgo para la salud de los seres humanos”, explica Ejarrat, para añadir que “es recomendable minimizar la exposición humana a estos plastificantes, reduciendo la contaminación en los ecosistemas marinos y previniendo un aumento de sus niveles en los peces”.

Según el estudio, el consumo de estos peces, por sí solo, no supone una amenaza.
Según el estudio, el consumo de estos peces, por sí solo, no supone una amenaza.

El problema de la contaminación por plastificantes no es sólo un problema de salud humana, sino que también lo es para las propias poblaciones de peces.

“Existen varias hipótesis para explicar esta tendencia como, por ejemplo, el aumento de la presión pesquera, temperaturas más cálidas del agua debido al cambio climático o la presencia de contaminantes como los analizados en este estudio”

El equipo del ICM-CSIC está estudiando el declive de las poblaciones de sardina y boquerón en la costa oeste del Mar Mediterráneo. “Existen varias hipótesis para explicar esta tendencia como, por ejemplo, el aumento de la presión pesquera, temperaturas más cálidas del agua debido al cambio climático o la presencia de contaminantes como los analizados en este estudio”, explica el investigador del ICM-CSIC Joan Giménez.

Esta investigación ayuda a conocer mejor las amenazas a las que se enfrentan estos peces, ya que no son sólo importantes a nivel económico, sino que también tienen un papel clave en el funcionamiento de los ecosistemas marinos.

Roseta oceanográfica durante el muestreo en una de las estaciones / Foto: IEO

Relacionado

La temperatura del Mediterráneo aumenta 2 ºC por siglo

Relacionado

Gestión de residuos: 200.000 t de plástico al año en el Mediterráneo

Relacionado

En busca de contaminantes químicos por el Mediterráneo

Relacionado

Las redes, el plástico y un virus amenazan a los cetáceos en el Mediterráneo

Los mejores vídeos