Los incendios de Australia duplicaron las emisiones de carbono

Los últimos incendios en Australia liberaron alrededor de 186 millones de toneladas de carbono a la atmósfera. Además, su ecosistema puede que nunca vuelva a la normalidad, debido al aumento de las probabilidades de climas cálidos y secos en la zona.

Los científicos dudan que los ecosistemas de los incendios de Australia se recuperen en su totalidad.
Los científicos dudan que los ecosistemas de los incendios de Australia se recuperen en su totalidad.

La temporada de incendios forestales está en marcha de nuevo en Australia, donde acaba de comenzar el verano. Sin embargo, el país todavía se está recuperando de los incendios forestales sin precedentes de hace dos años que mataron al menos a 33 personas, destruyeron miles de hogares y quemaron más de 65.000 millas cuadradas de tierra.

La rapidez con que se recupere el paisaje natural dependerá de la climatología de los próximos años. Puede tomar un par de décadas. Pero si el clima se mantiene cálido y seco, y mientras tanto ocurren incendios forestales más extremos, es posible que el ecosistema nunca vuelva a la normalidad.

Es una cantidad asombrosa, más de lo que emite todo el país en un año típico al quemar combustibles fósiles

Esa es la conclusión de un estudio publicado el mes pasado en AGU Advances, que examinó el impacto de los incendios récord en el ciclo del carbono australiano.

Estos incendios probablemente liberaron alrededor de 186 millones de toneladas de carbono a la atmósfera, encontró la investigación. Es una cantidad asombrosa, más de lo que emite todo el país en un año típico al quemar combustibles fósiles.

Por lo general, el paisaje probablemente tardaría unos 20 años en absorber todo ese carbono nuevamente, a medida que los árboles y otras plantas comienzan a crecer gradualmente. Pero el cambio climático presenta un problema: el clima en Australia se está calentando y el riesgo de sequía es cada vez más fuerte.

Hace dos años, Australia vivió una oleada de incendios sin precedentes.
Hace dos años, Australia vivió una oleada de incendios sin precedentes.

Eso podría ralentizar las cosas, potencialmente de forma indefinida.

“Se está volviendo más cálido y seco, por lo que puede llevar más tiempo recuperarse de los incendios; además, hay más incendios”, dijo Brendan Byrne, investigador postdoctoral en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y autor principal del nuevo estudio. “Es una preocupación que estemos causando pérdidas permanentes de carbono en estas áreas”.

Cuando estos paisajes están estresados ​​o dañados pueden liberar carbono al aire

En condiciones típicas, los bosques y praderas de Australia actúan como un sumidero de carbono: absorben el dióxido de carbono de la atmósfera y lo almacenan. Eso los convierte en un valioso recurso climático. Sin embargo, cuando estos paisajes están estresados ​​o dañados pueden liberar carbono al aire.

Byrne y los otros investigadores, de instituciones en los Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, examinaron el impacto de la sequía y los incendios forestales en el ecosistema australiano durante la temporada de incendios forestales 2019-20. Realizaron el estudio utilizando observaciones satelitales, que monitorean las concentraciones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera.

El estudio encontró que los incendios forestales duplicaron la huella de carbono anual de Australia. En un año típico, Australia emite alrededor de 104 millones de toneladas métricas de carbono a través de la quema de combustibles fósiles. Los incendios en 2019 y 2020, más los efectos adicionales de la sequía, agregaron 186 millones de toneladas adicionales.

Los incendios forestales duplicaron la huella de carbono anual de Australia.
Los incendios forestales duplicaron la huella de carbono anual de Australia.

Desde la temporada récord, varios otros estudios han intentado cuantificar la cantidad de carbono que produjeron los incendios forestales. Algunos de ellos usaron diferentes métodos: observaron la cantidad total de tierra quemada por las llamas y luego estimaron las emisiones en función de esa área quemada. Sin embargo, llegaron a conclusiones similares. El hecho de que estas estimaciones de abajo hacia arriba coincidan en gran medida con las estimaciones de arriba hacia abajo producidas por las observaciones satelitales significa que los científicos ahora tienen "bastante confianza en lo que realmente fueron estas emisiones", según Byrne.

Cómo se recupera el paisaje australiano

Byrne y sus colegas también observaron cómo se recupera el paisaje australiano en diferentes condiciones.

Las áreas que han sido quemadas por incendios forestales se recuperan de la sequía mucho más lentamente

Cuando las áreas boscosas se ven afectadas por la sequía, tienden a perder algo de carbono. Pero cuando el clima se vuelve más frío y húmedo nuevamente, tienden a recuperarse rápidamente. Las áreas que han sido quemadas por incendios forestales, por otro lado, se recuperan de la sequía mucho más lentamente.

Eso significa que tanto la sequía como el fuego pueden comprometer la capacidad de la tierra para absorber el carbono de la atmósfera. Y el calentamiento global está aumentando las probabilidades de ambos.

Según sus observaciones, los investigadores estiman que el ecosistema australiano debería tardar unos 21 años en absorber todo el carbono que perdió en los incendios forestales de 2019-20. Eso es en condiciones normales. En un clima más fresco y húmedo, podría hacerse en una década más o menos.

Los investigadores estiman que el ecosistema australiano debería tardar unos 21 años en absorber todo el carbono que perdió en los incendios forestales.
Los investigadores estiman que el ecosistema australiano debería tardar unos 21 años en absorber todo el carbono que perdió en los incendios forestales.

Por otro lado, si el clima se vuelve más cálido y seco, es posible que parte de ese carbono nunca se recupere. Eso es especialmente probable si más incendios forestales siguen interrumpiendo el proceso de recuperación.

El estudio destaca varias preocupaciones crecientes entre los científicos sobre el cambio climático y los ecosistemas naturales. A medida que ciertas partes de la Tierra se calientan, se secan y se queman más fácilmente, pueden emitir más y más carbono a la atmósfera. Eso podría acelerar aún más la tasa de calentamiento global.

Al mismo tiempo, a medida que la Tierra continúa calentándose, algunos paisajes pueden verse alterados de manera dramática e irreversible

Los estudios satelitales son una forma de vigilar este tipo de eventos, anotó Byrne. Al mismo tiempo, a medida que la Tierra continúa calentándose, algunos paisajes pueden verse alterados de manera dramática e irreversible.

“Esto es algo que preocupa mucho a la gente: terminas en algún tipo de transición a un tipo diferente de ecosistema”, apunta Byrne. “Ese es el tipo de preocupación real en esta área”.

Esta investigación es la primera en comprobar una respuesta a gran escala de la vida marina a la adición de hierro procedente de incendios. Foto: Sinc.

Relacionado

Las cenizas de los incendios forestales en Australia fertilizaron el Océano Pacífico

Los ratones obligan al traslado de presos en Australia.

Relacionado

Tras la sequía y los incendios, una plaga de ratones invade Australia

Relacionado

Las espeluznantes cifras de los incendios de Australia

Los mejores vídeos