‎Los huracanes no son más frecuentes, pero sí más peligrosos‎

‎Un estudio señala que no hay más tormentas ahora que hace aproximadamente 150 años, pero sí que éstas resultan más peligrosas, intensas y persistentes

El estudio recoge que los huracanes cada vez son más peligrosos en el Atlántico.
El estudio recoge que los huracanes cada vez son más peligrosos en el Atlántico.

 El cambio climático ayuda a los huracanes del Atlántico a golpear más, haciéndolos más lluviosos, intensificándolos más rápido y persistentes durante más tiempo, incluso después de tocar tierra. Dicho esto, un nuevo análisis estadístico de registros históricos y datos satelitales, publicado en Nature Communications, apunta que, ‎‎en realidad, aunque son más peligrosos, no hay más huracanes en la zona ahora que hace aproximadamente 150 años.

El ‎‎número récord de huracanes en el Atlántico en 2020‎‎, hasta 30, llevó a una intensa especulación sobre si y cómo el cambio climático estuvo involucrado. Es una pregunta con la que los científicos continúan lidiando, asegura Gabriel Vecchi, científico del clima de la Universidad de Princeton. "¿Cuál es el impacto del calentamiento global —el impacto pasado y también nuestro impacto futuro— en el número y la intensidad de los huracanes y las tormentas tropicales?"‎

"Hay muchas cosas que han sucedido que pueden influir en esa tendencia, el calentamiento global es una de ellas"

Los registros satelitales de los últimos 30 años nos permiten decir "con poca ambigüedad cuántos huracanes y cuántos huracanes mayores (categoría 3 y superiores) hubo cada año", dice Vecchi. Esos datos muestran claramente que el número, la intensidad y la velocidad de la intensificación de los huracanes ha aumentado en ese período de tiempo.‎

Huracán tropical acercándose a Estados Unidos
Huracán tropical acercándose a Estados Unidos. Foto: IStock.

Pero "hay muchas cosas que han sucedido" que pueden influir en esa tendencia, añade. "El calentamiento global es una de ellas". La disminución de la ‎‎contaminación por aerosoles‎‎ es otra. La cantidad de partículas de hollín y sulfato y polvo sobre el Océano Atlántico era mucho mayor a mediados del siglo 20 que ahora; al bloquear y dispersar la luz solar, esas partículas enfriaron temporalmente el planeta lo suficiente como para contrarrestar el calentamiento de los gases de efecto invernadero. También se cree que ese enfriamiento ayudó a suprimir temporalmente la ‎‎actividad de los huracanes‎‎ en el Atlántico. ‎

Para obtener una perspectiva a más largo plazo sobre las tendencias en las tormentas del Atlántico, Vecchi y sus colegas examinaron ‎‎un conjunto de datos de observaciones de huracanes‎‎ de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos que se extiende desde 1851 hasta 2019. ‎Este conteo no concluyó una tendencia clara en la frecuencia de huracanes en aproximadamente los últimos 150 años.‎

Las tormentas en el Atlántico son cada vez más intensas.
Las tormentas en el Atlántico son cada vez más intensas. Foto: IStock.


Respecto a las observaciones anteriores a la existencia de los satélites, los investigadores tomaron un enfoque probabilístico para llenar esos vacíos, suponiendo, por ejemplo, que las pistas de tormentas modernas son representativas de las huellas de las presatélites. El equipo no encontró un aumento claro en el número de tormentas en el Atlántico durante ese período de tiempo.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático señaló en un informe de 2012 que hay "‎‎poca confianza‎‎" en que la actividad de los ciclones tropicales ha aumentado a largo plazo

Los científicos del clima ya estaban familiarizados con la posibilidad de que la frecuencia de las tormentas no hubiera aumentado mucho en los últimos 150 años, o en escalas de tiempo mucho más largas. El vínculo entre el número de tormentas y el calentamiento ha sido incierto durante mucho tiempo, ya que el cambio climático también produce cambios complejos en los patrones atmosféricos, que podrían llevar la tendencia de los huracanes en cualquier dirección. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático señaló en un informe de 2012 que hay "‎‎poca confianza‎‎" en que la actividad de los ciclones tropicales ha aumentado a largo plazo.‎

La evidencia geológica de la frecuencia de las tormentas en el Atlántico,‎‎ que puede remontarse a más de 1.000 años, señala que la frecuencia de los huracanes tiende a aumentar y disminuir cada pocas décadas, dice Elizabeth Wallace, paleotempestóloga de la Universidad Rice en Houston.

Efectos devastadores de un huracán.
Efectos devastadores de un huracán. Foto: IStock.

Investigaciones sobre la frecuencia e intensidad de los huracanes

Wallace busca registros de huracanes en cavernas submarinas profundas llamadas agujeros azules: A medida que una tormenta pasa sobre una playa de una isla o las aguas poco profundas, los vientos y las olas recogen arena que luego puede ser arrojada a estas cavernas, formando depósitos de sedimentos reveladores. Sus datos, explica, también apuntan a que "los últimos 150 años no han sido excepcionales [en frecuencia de tormentas], en comparación con el pasado".‎

Hay evidencia de que el calentamiento global ya ha estado aumentando la cantidad de lluvia de algunas tormentas, como ‎‎el huracán Harvey en 2017, que llevó a inundaciones generalizadas y devastadoras‎‎

Kerry Emanuel, un científico atmosférico del MIT, dice que la idea de que el número de tormentas no ha aumentado no es sorprendente, dada la incertidumbre sobre cómo el calentamiento global podría alterarlo. Pero "una reserva que tengo sobre el nuevo documento es la implicación de que ninguna tendencia significativa en las métricas de huracanes del Atlántico no implica ningún efecto del calentamiento global en estas tormentas", dice. Buscar una tendencia a tan largo plazo no es realmente tan significativo, dice, ya que los científicos no esperarían ver ninguna relacionada con el calentamiento global que se haga evidente hasta aproximadamente la década de 1970.

No hay duda de que los huracanes modernos se han vuelto más mortales de muchas maneras

Independientemente de si hay más de estas tormentas, no hay duda de que los huracanes modernos se han vuelto más mortales de muchas maneras, revela Vecchi. Hay evidencia de que el calentamiento global ya ha estado aumentando la cantidad de lluvia de algunas tormentas, como ‎‎el huracán Harvey en 2017, que llevó a inundaciones generalizadas y devastadoras‎‎.  El científico del clima de la Universidad de Princeton concluye que "el nivel del mar aumentará en el próximo siglo ... y las marejadas ciclónicas representan un gran peligro en los huracanes".‎

Fuente: ScienceNews.

Archivado en:

Los mejores vídeos