5 cosas que los meteorólogos de la NOAA quieren que sepamos sobre los fenómenos meteorológicos

Científicos de la NOAA, organización americana que describe y predice los fenómenos meteorológicos, destacan cinco puntos que debemos conocer sobre el clima, tanto por seguridad como por conocimiento y aclaración de errores asumidos.

Planeta 2030

Fenómenos meteorológicos como las inundaciones son muy peligrosos. Foto: iStock
Fenómenos meteorológicos como las inundaciones son muy peligrosos. Foto: iStock

La NOAA es la organización americana responsable de describir y predecir los cambios en el medio ambiente mediante la investigación de los océanos, la atmósfera, el espacio y el sol. Entre las muchas nociones meteorológicas que podrían transmitirnos, destacan cinco puntos básicos tanto desde el punto vista informativo como de seguridad personal.

1. Cada gran evento atmosférico no está causado necesariamente por el cambio climático.

El cambio climático puede causar o intensificar condiciones meteorológicas severas o extremas, pero también influyen otros factores. Los ingredientes que crean todos los fenómenos atmosféricos siguen siendo los mismos, pero un clima cambiante puede afectar a uno o más de esos ingredientes, por lo que ocurre con más o menos frecuencia, o con mayor intensidad o menos intensidad, con el tiempo.

Un ejemplo: a veces las olas de calor prolongadas o las inundaciones son más probables por el calentamiento global. Y a veces, son impulsadas por la variabilidad natural del clima. Resolver esto lleva tiempo e investigación cuidadosa para identificar patrones de cambio climático que influyen en fenómenos específicos.

2. Las tormentas de nieve son más que la cantidad de nieve caída.

Durante una tormenta de nieve, enfocarse en la nieve que cae pasa por alto gran cantidad de información importante que los meteorólogos quieren que sepas. Su objetivo es comunicar los impactos del clima en las personas, por lo que también sopesan cuán rápido está cayendo la nieve, cómo de fuertes son los vientos, a qué hora del día es, y si podrían desarrollarse tormentas de nieve y condiciones de ventisca.

Un centímetro de nieve que cae rápidamente en un área metropolitana congestionada puede tener un impacto social y de seguridad mucho mayor que 10 centímetros en una comunidad menos poblada, por ejemplo.

3. La velocidad del viento de los huracanes no es el único peligro.

Los huracanes son el desastre natural breve más mortal. Una percepción errónea común es que la parte más peligrosa de un huracán son sus vientos, pero el agua es responsable de casi el 90% de las muertes relacionadas con huracanes. Casi la mitad de estas muertes son por marejadas ciclónicas, la peligrosa marejada de aguas continentales a lo largo de la costa.

Otro 27% de las muertes se deben a inundaciones por fuertes lluvias. E incluso si la tormenta permanece a cientos de kilómetros de distancia, las corrientes de resaca y el oleaje a lo largo de la costa pueden ser mortales.

Foto: iStock
Las auroras boreales pueden afectar a nustras tecnologías. Foto: iStock

4. Aurora boreal: no solo un espectáculo de luces de otro mundo.

Pocos fenómenos naturales son tan impresionantes como las exhibiciones de la aurora boreal bailando en el cielo nocturno. ¿Pero sabías que las auroras son producto de poderosas tormentas solares?

Las tormentas solares pueden tener efectos significativos en las tecnologías modernas, incluida la red eléctrica. Los científicos del Centro de Predicción del Clima Espacial de la NOAA están constantemente atentos a las tormentas solares y otros tipos de fenómenos espaciales, por lo que pueden proporcionar información y advertencias a la industria de la aviación, la NASA, las compañías de telecomunicaciones y otros operadores de tecnología que tienen sistemas que podrían verse afectados por fuertes ráfagas de energía del sol.

5. Las inundaciones son asesinas.

Las inundaciones son uno de los peligros más letales relacionados con el clima. Según las últimas cifras (2018), más del 50% de todas las muertes relacionadas con inundaciones ocurren con vehículos;  y alrededor del 20% de las muertes relacionadas con las inundaciones resultan de caminar hacia o cerca de las aguas de la inundación.

¡Cuidado!: sólo se necesitan 15 centímetros de agua que se mueva rápidamente para derribar a un adulto, 30 centímetros para transportar la mayoría de los automóviles y sólo 60 centímetros para barrer todoterreno y camiones.