¿Cómo vamos en la protección de los mares españoles?

A través del proyecto Life Intemares existe el compromiso de alcanzar una cobertura de más del 15% de superficie marina protegida en 2023 y se trabaja en la elaboración de nuevas propuestas para su ampliación, con el objetivo de cubrir el 30% de áreas marinas protegidas en 2030.

Planeta 2030

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y las Comunidades y Ciudades Autónomas litorales han reforzado los mecanismos de coordinación para avanzar hacia la prioridad de alcanzar el 30% de áreas marinas protegidas y bien gestionadas en 2030. 

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, presidió el encuentro en el que participaron 10 Comunidades y Ciudades Autónomas litorales con competencias en la gestión de la Red Natura 2000 marina: Galicia, Asturias, Cantabria, Cataluña, Illes Balears, Comunitat Valenciana, Región de Murcia, Andalucía, las islas Canarias y Melilla.

En dos años, España ha pasado de proteger menos del 1% de la superficie marina a más del 12%

Esta ha sido la tercera reunión política enmarcada en el proyecto Life Intemares, en la que Morán destacó que España sigue avanzando hacia una mayor protección marina. En tan solo unos años, ha pasado de proteger menos del 1% de la superficie marina a más del 12% actual. Gracias a este gran logro, es uno de los pocos países europeos que ha superado el umbral de cobertura comprometido con el Convenio de Diversidad Biológica (CBD), establecido en el 10%.  

El objetivo es alcanzar el 30% de áreas protegidas y gestionadas eficazmente en 2030

En estos momentos, los esfuerzos se dirigen a alcanzar el 30% de protección en 2030 mediante la declaración de nuevas áreas marinas protegidas y gestionadas de forma eficaz, tal y como marcan la Estrategia de Biodiversidad 2030 de la Unión Europea y la Declaración de Emergencia Climática de este gobierno.

Pasos actuales

El compromiso actual es alcanzar una cobertura de más del 15% de superficie marina protegida en 2023.

Para ello, se están realizando estudios oceanográficos en 9 nuevas áreas, que podrían ser objeto de declaración en el marco de la Red Natura 2000. Además, se está analizando el nivel de protección de nuestros mares para poder elaborar propuestas que permitan ampliar y completar esta red de espacios protegidos en España.  

Desde el inicio del proyecto, en 2017, se ha implicado ya directamente a más de 770 organizaciones en diversas actuaciones. En concreto, se han iniciado 10 procesos participativos para involucrar de forma activa a los sectores socioeconómicos y la ciudadanía en la elaboración de estrategias y planes de gestión que permitan compatibilizar los usos y actividades con la conservación de los valores naturales en los espacios marinos protegidos. 

Entre otros, se han impulsado procesos participativos para actualizar los planes de gestión de 24 Zonas Especiales de Conservación (ZEC) marinas en las islas Canarias; elaborar los planes de gestión del Área Marina Protegida de El Cachucho y de 9 espacios de la Red Natura 2000 competencia de la Administración General del Estado frente a las costas del Levante; así como de las 46 Zonas de Especial Protección para la Aves (ZEPA). 

También se han llevado a cabo procesos participativos para la elaboración del futuro plan director de la Red de Áreas Marinas Protegidas de España (RAMPE), que establece los criterios de inclusión de los espacios a esta red, sus objetivos, directrices y programa de actuaciones. 

Por otro lado, se han identificado prioridades formativas para gestores y usuarios de la Red Natura 2000 marina. Por el momento, se han impartido 16 sesiones formativas a Administraciones Públicas sobre gestión de la Red Natura 2000 y biodiversidad marina dirigidas a la Guardia Civil, Armada, así como a técnicos de comunidades autónomas y la Administración General de Estado. Estas actividades formativas han contado con más de 2.500 participantes.

Durante el encuentro se destacó la importancia de la ciencia como uno de los cimientos sobre los que se sustenta una gestión eficaz de los espacios marinos protegidos.  

Para mejorar el conocimiento científico en el medio marino, se han llevado a cabo diversas actuaciones entre las que se incluyen 15 campañas de investigación oceanográfica. Entre otras, se ha explorado Cabo Tiñoso, Cap Bretón y los montes submarinos de Mallorca, para conocer los hábitats y especies presentes en estos espacios para su posible declaración como espacios de la Red Natura 2000. 

Para contribuir a mejorar la elaboración de los planes de gestión de los espacios declarados, se ha realizado una campaña en las islas Columbretes y se han analizado las interacciones con actividades pesqueras en cuatro campañas en el Canal de Menorca, las islas Canarias y dos de ellas en los sistemas de cañones de Avilés.  

En conservación de especies, se han dado los primeros pasos para la elaboración y actualización de estrategias y planes de conservación, como el de la marsopa o la lapa ferrugínea, entre otras, que permitan adoptar medidas para reducir el grado de amenaza de especies y hábitats de interés comunitario contempladas en las Directivas Hábitats y Aves. 

 

Archivado en: