Se pone en marcha el proyecto WeCount

El proyecto europeo WeCount medirá el volumen de tráfico para mejorar la movilidad y ayudará a reducir el volumen de ruido en las ciudades. Más de 200 vecinos de Madrid y Barcelona instalarán sensores en sus ventanas.

Mundo Geo

 WeCount pretende captar ciudadanos e involucrarlos de forma activa en el proceso de producción de datos. iStock
WeCount pretende captar ciudadanos e involucrarlos de forma activa en el proceso de producción de datos. iStock

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, la contaminación atmosférica causó más de 400.000 muertes prematuras en Europa durante 2016. Para contrarrestar esta tendencia, cuya evolución va a alza, Ideas for Change y otros seis socios europeos, con el respaldo de la Comisión Europea, han puesto en marcha el proyecto WeCount, una iniciativa con la que se pretende captar ciudadanos e involucrarlos de forma activa en el proceso de producción de datos, evidencias y conocimientos en torno a la movilidad en sus propios vecindarios con el fin de mejorar su calidad de vida.

El proyecto, que seguirá métodos de ciencia ciudadana participativa, quiere que los ciudadanos instalen sensores de conteo de tráfico vial, innovadores y de bajo costo, automatizados, en las ventanas de sus casas de 5 países piloto: España, Eslovenia, Irlanda, Gales y Bélgica. En España, 200 hogares de Madrid y Barcelona instalarán el dispositivo en sus ventanas.

Los sensores registrarán el volumen de tráfico y acumularán datos que servirán para mejorar la movilidad, el aire y el ruido de las grandes ciudades. 

Un proyecto que acaba de empezar

WeCount se encuentra actualmente en fase de búsqueda de participantes. Todos aquellos ciudadanos, entidades y comunidades que quieran formar parte del experimento pueden mostrar su interés a través de la página web www.wecountmovilidad.eu. La organización les solicitará una fotografía de su ventana para comprobar si cumple con los requisitos, y enviará el sensor a sus casas.

Antes de empezar a medir, se hará un llamamiento a comunidades afectadas por problemas de movilidad y ruido para proponer sectores de las ciudades de Madrid y Barcelona en los que realizar las mediciones. Asimismo, se realizarán talleres (online y/o presenciales) para armar los sensores.

Los sensores, llamados Telraam, contienen una microcomputadora Raspberry Pi y una cámara de baja resolución. Los datos recogidos se procesan en el propio dispositivo y se envían a una central de datos que los visualiza en una plataforma abierta. Toda la información recogida cumple escrupulosamente con las políticas de privacidad, ya que el sensor nunca graba imágenes, sino que, a través de un algoritmo, reconoce el tamaño y la velocidad de los elementos, y los clasifica entre camiones, coches, bicicletas y peatones.

Para que el sensor mida de manera correcta, la ventana debe tener una buena vista de la calle.

Al finalizar el proyecto, los participantes podrán quedarse con el sensor para de esta manera seguir midiendo la movilidad en su entorno y enviando los datos a la plataforma receptora

Una vez instalados, la fase de medición se extenderá desde desde junio hasta octubre ya que, para que los datos sean válidos, deben haber registrado un conteo ininterrumpido durante un mínimo de un mes. Los resultados se irán actualizando en tiempo real en la plataforma telraam.net. No obstante, se llevará a cabo un análisis colectivo de las métricas para ver dinámicas, datos consolidados y particularidades que, por separado, no se verían.

Por último, se determinará de manera colaborativa con la comunidad qué tipo de acción de impacto se realizará a partir de los resultados. Al finalizar el proyecto, los participantes podrán quedarse con el sensor y, así, seguir midiendo la movilidad en su entorno.

Nuevas estrategias urbanas

El impulso de nuevos paradigmas de movilidad urbana, la sostenibilidad energética y la construcción de espacios sociales inclusivos, más verdes y saludables, requieren de una profunda transformación en el diseño urbano. Para ello, es necesario el desarrollo de nuevas herramientas y estrategias urbanas, así como un rol activo por parte de la ciudadana en la recogida de datos y el diseño de políticas públicas urbanas, que permitan brindar flexibilidad al diseño y la normativa vigente, implementando procesos abiertos, participación ciudadana y una planificación progresiva que sitúe a las personas en el centro.

“Queremos transformar la manera en la que los científicos y las autoridades públicas dedicadas al ámbito de la movilidad recopilan datos de conteo e impacto del tráfico a través de la integración de los ciudadanos en la monitorización del transporte”, ha asegurado Giovanni Maccani,  Giovanni Maccani, Investigador Sénior de Ideas for Change y responsable del piloto de WeCount en Barcelona.

Se trata, ha dicho, de un “trabajo en equipo” cuyo objetivo final es “trasladar a las administraciones mensajes que incidan en las políticas públicas de una manera más clara y contundente” y que ayuden a mejorar la calidad del aire, a disminuir la congestión del tráfico y a paliar en lo posible el impacto negativo que tiene el transporte público sobre la salud y el bienestar de las personas.

Fuente: WeCount