Primeras botellas de plástico recicladas con enzimas

Un consorcio de empresas ha desarrollado por primera vez a nivel mundial una botella de plástico PET (tereftalato de polietileno) con calidad alimentaria mediante un proceso de reciclaje enzimático. Esto permite descomponer el 97% del plástico en solo 16 horas, 10.000 veces más eficaz que cualquier ensayo de reciclaje biológico con este material que se haya llevado a cabo hasta la fecha

El reciclaje enzimático del plástico PET deja a un lado la problemática de la degradación en el convencional. Foto: IStock.
El reciclaje enzimático del plástico PET deja a un lado la problemática de la degradación en el convencional. Foto: IStock.

El anuncio de este avance en el reciclaje de plástico culmina con diez años de investigación y desarrollo iniciados por Carbios, una de las empresas del consorcio, y cuyo resultado ha sido la creación de un nuevo proceso que potencia una enzima, que se encuentra de manera natural en el compost y que normalmente descompone las membranas de las hojas de las plantas muertas.

Mediante la adaptación de esta enzima y su desarrollo tecnológico se ha logrado optimizarla, para que ésta pueda descomponer cualquier tipo de plástico PET (independientemente del color o complejidad) en sus componentes básicos

Mediante la adaptación de esta enzima y su desarrollo tecnológico se ha logrado optimizarla, para que ésta pueda descomponer cualquier tipo de plástico PET (independientemente del color o complejidad) en sus componentes básicos. De tal forma que estos pueden volver a convertirse en plástico de calidad virgen.

Escamas de botellas PET. Foto: IStock.
Escamas de botellas PET. Foto: IStock.

A través de este proceso se puede descomponer el 97% del plástico en solo 16 horas, 10.000 veces más eficaz que cualquier ensayo de reciclaje biológico de plástico que se haya llevado a cabo hasta la fecha, según datos avalados por expertos de Nature.

Envasado más sostenible

De esta forma, el reciclaje enzimático deja a un lado la problemática de la degradación en el  convencional, además de poder utilizarse en cualquier tipo de plástico PET. Asimismo, es poco agresivo, reduciendo la huella de carbono, al disminuir un 30% las emisiones de CO2, en comparación con el reciclaje común de incineración y vertido.

Las marcas que forman parte del consorcio han anunciado que trabajarán para ampliar esta innovación y ayudar a satisfacer la demanda mundial de soluciones de envasado sostenible. Esta asociación forma parte de una tendencia creciente de colaboración  entre firmas e industria para abordar retos globales.

Las marcas que forman parte del consorcio han anunciado que trabajarán para ampliar esta innovación y ayudar a satisfacer la demanda mundial de soluciones de envasado sostenible

En septiembre de 2021, Carbios tiene previsto iniciar la construcción de una planta de demostración, previa a la apertura de una instalación industrial con capacidad de 40.000 toneladas en el año 2025.

Se puede descomponer cualquier tipo de plástico PET
Se puede descomponer cualquier tipo de plástico PET. Foto: IStock.

Al mismo tiempo, concederá licencia de esta tecnología a los fabricantes de PET de todo el mundo con el objetivo de impulsar el reciclaje enzimático.

Estrategias de sostenibilidad

Por otro lado, las empresas que forman parte del consorcio Suntory Beverage & Food Europe (SBFE), junto a la ya mencionada Carbios, L'Oréal, Nestlé Waters y PepsiCo, han logrado fabricar con éxito botellas de muestra para algunos de sus principales productos. En el caso de Suntory Beverage & Food Europe se trata de Orangina, el refresco con zumo de naranja líder en el mercado francés.

Para Suntory Beverage & Food Europe, esta innovación supone un hito clave en su estrategia de sostenibilidad y en todos sus mercados, incluido España. También, ha asegurado que impulsará su transición hacia el uso de plástico fabricado a partir de residuos posconsumo y ayudará a que el grupo alcance el objetivo de 0 emisiones netas en 2050 en línea con su visión Growing for Good.

Ha anunciado que ha comenzado el camino para que las botellas de sus productos sean de plástico rPET, marcándose como objetivo alcanzar el 50% en 2023 y el 100% en 2030

En paralelo a la filosofía medioambiental del grupo, Suntory Beverage & Food Spain también ha anunciado que ha comenzado el camino para que las botellas de sus productos sean de plástico rPET, marcándose como objetivo alcanzar el 50% en 2023 y el 100% en 2030. Además, también afirma que está trabajando para que el packaging secundario y terciario sea 100% reciclable en el año 2025.

El problema global de los residuos plásticos requiere de un pensamiento transformador, según una de las firmas del consorcio.
El problema global de los residuos plásticos requiere de un pensamiento transformador, según una de las firmas del consorcio. Foto: IStock.

"El problema global de los residuos plásticos requiere de un pensamiento transformador, de asociaciones y marcas innovadoras que se unan para buscar nuevas soluciones. La inversión continua en nuevas formas de abordar los residuos y crear una verdadera circularidad, como esta tecnología de Carbios, será clave para que Suntory Beverage & Food Europe logre su ambición de usar plástico 100% sostenible", comenta Roberto Vanin, director de I+D de Suntory Beverage & Food Europe.

Sobre el reciclaje enzimático

Cada año se fabrican en el mundo unos 70 millones de toneladas de plástico PET -lo que equivale a alrededor del 20% de todo el plástico-, pero a través de los repetidos procesos termomecánicos convencionales, el utilizado en los envases se degrada con el tiempo y requiere nuevo plástico virgen para conservar su calidad.

Fábrica de botellas de plástico.
Fábrica de botellas de plástico. Foto: IStock.

Carbios ha conseguido hipercargar las enzimas naturales de los montones de compost que descomponen las membranas de las hojas de las plantas muertas. El plástico PET está hecho de una cadena de bloques de construcción, también llamados monómeros, y esta enzima optimizada es súper eficiente para cortarlo en estos bloques de construcción: ácido tereftálico y etilenglicol. Estos monómeros pueden recombinarse para recrear el polímero de PET, con calidad alimentaria, en un bucle infinito de calidad virgen.

Archivado en:

Mujer trabajando en una planta de reciclaje. Foto: IStock. Autor: andresr.

Relacionado

El enorme potencial del reciclaje químico

Pelagia noctiluca con un plástico azul en su interior, tomada en mayo de 2020 en aguas de Sardina del Norte, Gran Canaria. / Alicia Herrera Ulibarri

Relacionado

Medusas con plástico, así es la contaminación de los océanos

Relacionado

El reciclaje de plástico y papel sube un 8% en España

Relacionado

¿Son ecológicos los nuevos bioplásticos, plástico biodegradable y plástico compostable?

Nuestros destacados