¿Qué es la huella ecológica?

La huella ecológica es la única métrica que mide cuánta naturaleza tenemos y cuánta usamos. Según sus creadores, ayuda a los países a mejorar la sostenibilidad, a los líderes locales a optimizar las inversiones en proyectos públicos y a los individuos a entender su impacto en el planeta.

Juan Domínguez

La huella ecológica se usa para conocer el efecto de la humanidad sobre el medio ambiente.
La huella ecológica se usa para conocer el efecto de la humanidad sobre el medio ambiente.

La huella ecológica se ha convertido en una de las medidas más utilizadas del efecto de la humanidad sobre el medio ambiente y se usa para resaltar tanto la aparente insostenibilidad de las prácticas actuales como las desigualdades en el consumo de recursos entre y dentro de los países.

La huella ecológica estima la superficie terrestre y marina biológicamente productiva necesaria para proporcionar los recursos renovables que consume una población y absorber los desechos que genera, utilizando la tecnología y las prácticas de gestión de recursos predominantes, en lugar de tratar de determinar cuántas personas puede sustentar un área de tierra determinada o el planeta entero.

El ecologista canadiense William Rees creó el concepto de huella ecológica, que el urbanista suizo Mathis Wackernagel desarrolló aún más, bajo su supervisión

En concreto, mide los requisitos para áreas productivas, tierras de cultivo, tierras de pastoreo para productos animales, áreas boscosas para producir productos de madera, áreas marinas para la pesca, terrenos edificados para vivienda e infraestructura, y terrenos boscosos necesarios para absorber las emisiones de dióxido de carbono.

El ecologista canadiense William Rees creó el concepto de huella ecológica, que el urbanista suizo Mathis Wackernagel desarrolló aún más, bajo su supervisión. Juntos, Wackernagel y Rees escribieron “Our Ecological Footprint” (1996), que describe el concepto.

Los cálculos de la huella ecológica han cuestionado la sostenibilidad y la equidad de las prácticas actuales de consumo y producción. El Global Footprint Network (GFN), una organización sin fines de lucro que se asoció con cientos de ciudades, empresas y otras entidades para promover la huella ecológica como una métrica de sostenibilidad, calcula la huella global per cápita.

Los cálculos de la huella ecológica han cuestionado la sostenibilidad y la equidad de las prácticas actuales de consumo y producción.
Los cálculos de la huella ecológica han cuestionado la sostenibilidad y la equidad de las prácticas actuales de consumo y producción. Foto: IStock.

Por ejemplo, en 2014, la huella global per cápita fue de 2,8 gha. Dado que la biocapacidad global ese año fue de 1,7 gha por persona, la huella ecológica de la humanidad superó la biocapacidad de la Tierra en 1,1 gha. En otras palabras, se necesitarían 1,7 “Tierras” para sostener las demandas actuales de recursos o, alternativamente, la Tierra tarda más de un año y ocho meses en regenerar lo que se usa en un año.

Uso de la huella ecológica

El análisis de huella ecológica puede mostrar si un país está viviendo dentro de la biocapacidad de su propio territorio o si es un "deudor ecológico", aprovechando el "capital" ecológico de otras partes del mundo.

Los fondos ambientales per cápita muestran una amplia divergencia en las demandas sobre la naturaleza de las personas en diferentes sociedades, desde Qatar en el extremo superior (15,5 gha/persona) hasta Haití en el extremo inferior (0,7), con Estados Unidos (8,4), Alemania (5,1), China (3,7) y otros intermedios (datos de 2014). Estas cifras son la base de afirmaciones, tales que, si toda la humanidad consumiera como el estadounidense medio, se necesitarían alrededor de cinco Tierras.

Los educadores y activistas ambientales han utilizado la huella ecológica para generar conciencia sobre los patrones de consumo insostenibles

Los educadores y activistas ambientales han utilizado la huella ecológica para generar conciencia sobre los patrones de consumo insostenibles, a menudo con el objetivo de fomentar un cambio en los estilos de vida y, con menos frecuencia, para promover la conciencia de las fuerzas estructurales más amplias que impulsan dichos patrones.

El análisis de huella ecológica puede mostrar si un país está viviendo dentro de la biocapacidad de su propio territorio o si es un deudor. ecológico
El análisis de huella ecológica puede mostrar si un país está viviendo dentro de la biocapacidad de su propio territorio o si es un deudor ecológico. Foto: IStock.

Muchas calculadoras de huella online han aparecido en sitios web de organizaciones no gubernamentales con tales objetivos en mente. Éstas permiten a las personas calcular su huella ecológica personal y hacer comparaciones con estimaciones de biocapacidad disponible o con la media de otras personas a nivel local y global. Mientras tanto, los científicos la han utilizado como un indicador integral de los impactos ecológicos de los humanos en el planeta, para probar empíricamente diferentes teorías sociales de las fuerzas que impulsan esos impactos.

Aunque el análisis de la huella ecológica puede conducir a una crítica radical del orden económico y social actual, ha encontrado una creciente aceptación entre las empresas y los gobiernos

Aunque el análisis de la huella ecológica puede conducir a una crítica radical del orden económico y social actual, ha encontrado una creciente aceptación entre las empresas y los gobiernos. Así, corporaciones multinacionales como Wal-Mart y BP introdujeron programas para reducirla, y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible comenzó a explorar vías para lograr una "economía de un solo planeta" para 2050. Varios gobiernos, como los de Gales, Suiza, Reino Unido, Japón, Emiratos Árabes Unidos y la Unión Europea en su conjunto, así como las áreas metropolitanas también han considerado o adoptado el concepto.

Fuente: Britannica.

Huella humana detectada por el proyecto de la ESA en Shanghai.

Relacionado

Mapeo de nuestra huella humana desde el espacio

Las empresas constructoras podrán medir su huella de carbono y compensarla, gracias a una calculadora.

Relacionado

Una calculadora permite a las constructoras medir su huella de carbono

Nuestros destacados