¿Qué es la lluvia ácida?

La lluvia ácida es un término amplio que incluye cualquier forma de precipitación que contenga componentes ácidos, como el ácido sulfúrico o el ácido nítrico. La precipitación no es necesariamente húmeda o líquida; la definición incluye polvo, gases, lluvia, nieve, niebla y granizo.

Elena Lozano

La lluvia ácida perjudica especialmente a los árboles.
La lluvia ácida perjudica especialmente a los árboles.

El término lluvia ácida fue acuñado en 1852 por el químico escocés Robert Angus Smith, según la Royal Society of Chemistry, que lo llama el "padre de la lluvia ácida". Se decidió por el término mientras examinaba la química del agua de lluvia cerca de las ciudades industriales de Inglaterra y Escocia. Escribió sobre sus hallazgos en 1872 en el libro "Aire y lluvia: los comienzos de una climatología química".

En la década de 1950, los científicos de los Estados Unidos comenzaron a estudiar el fenómeno, y en los 60 y principios de los 70, la lluvia ácida se reconoció como un problema ambiental regional que afectaba a Europa occidental y el este de América del Norte.

Aunque los contaminantes creados por el hombre provocan, actualmente, la mayoría de las precipitaciones ácidas, los desastres naturales también pueden ser un factor determinante

Aunque los contaminantes creados por el hombre provocan, actualmente, la mayoría de las precipitaciones ácidas, los desastres naturales también pueden ser un factor determinante. Por ejemplo, los volcanes pueden causarlas, al expulsar contaminantes al aire. Éstos pueden transportarse por todo el mundo en corrientes de chorro y convertirse en lluvia ácida lejos del volcán. Después de que un asteroide supuestamente aniquiló a los dinosaurios hace 65,5 millones de años, el trióxido de azufre salió disparado por los aires. Cuando golpeó el aire, se convirtió en ácido sulfúrico, generando un aguacero de lluvia ácida.

Un volcán en erupción puede provocar lluvia ácida.
Un volcán en erupción puede provocar lluvia ácida. Foto: IStock.

Incluso antes de eso, hace más de 4.000 millones de años, se sospecha que el aire pudo haber tenido 10.000 veces más dióxido de carbono que hoy. Geólogos de la Universidad de Wisconsin-Madison respaldaron esta teoría estudiando rocas y publicando los resultados en una edición de 2008 de la revista Earth and Planetary Science Letters.

La principal causa de la lluvia ácida

El dióxido de azufre (SO2) y los óxidos de nitrógeno (NOx) liberados al aire por las plantas de energía de combustibles fósiles, los vehículos y las refinerías de petróleo son la principal causa de la lluvia ácida hoy, según la Agencia de Protección Ambiental. Dos tercios del dióxido de azufre y un cuarto del óxido de nitrógeno que se encuentran en la atmósfera provienen de los generadores de energía eléctrica.

La precipitación se considera ácida cuando su nivel de pH es de aproximadamente 5,2 o inferior. El pH normal de la lluvia es de alrededor de 5,6

Por otro lado, una reacción química ocurre cuando el dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno se mezclan con agua, oxígeno y otros químicos en el aire. Luego se convierten en ácidos sulfúrico y nítrico que se mezclan con la precipitación y caen al suelo. La precipitación se considera ácida cuando su nivel de pH es de aproximadamente 5,2 o inferior. El pH normal de la lluvia es de alrededor de 5,6.

Un bosque en la República Checa, diezmado por la lluvia ácida de una central eléctrica cercana.
Un bosque en la República Checa, diezmado por la lluvia ácida de una central eléctrica cercana.

Efectos ambientales de la lluvia ácida

La lluvia ácida afecta a casi todo. Las plantas, el suelo, los árboles, los edificios e incluso las estatuas pueden verse transformados por la precipitación.

Se ha descubierto que es especialmente severa con los árboles. Los debilita al eliminar la película protectora de las hojas y frena su crecimiento.

La lluvia ácida también puede cambiar la composición del suelo y los cuerpos de agua, haciéndolos inhabitables para los animales y plantas locales

La lluvia ácida también puede cambiar la composición del suelo y los cuerpos de agua, haciéndolos inhabitables para los animales y plantas locales. Por ejemplo, los lagos sanos tienen un pH de 6,5 o superior. Como la lluvia ácida eleva el nivel de acidez, los peces tienden a morir. La mayoría no puede sobrevivir a un pH del agua inferior a 5.

Además, puede deteriorar edificios y monumentos de piedra caliza y mármol, como lápidas.

Soluciones y prevención

Hay varias soluciones para detener la lluvia ácida causada por el hombre. Regular las emisiones provenientes de vehículos y edificios es un paso importante. Esto se puede lograr restringiendo el uso de combustibles fósiles y centrándose en fuentes de energía más renovables, como la energía solar y eólica.

Las energías renovables han tenido un importante crecimiento en los últimos años.
Una solución a la lluvia ácida es centrarse en fuentes de energía renovables, como la energía solar y la eólica. Foto: IStock.

Además, cada persona puede hacer su parte reduciendo el uso de su vehículo. Usar el transporte público, caminar, andar en bicicleta o compartir el automóvil es un buen comienzo. También se puede disminuir el uso de la electricidad, que se crea ampliamente con combustibles fósiles o cambiar a un plan solar.

Es posible prevenir la formación de lluvia ácida agregando depósitos de cal a las principales fuentes de agua

Asimismo, es posible prevenir la formación de lluvia ácida agregando depósitos de cal a las principales fuentes de agua. Estas llamadas operaciones de "encalado" también se han utilizado para restaurar la vida silvestre. En Gales, se llevó a cabo una operación de encalado en 2003 para restaurar el salmón en el río Wye.

Fuente: Livescience.

Archivado en:

Nuestros destacados