El rocío del mar arroja sustancias químicas tóxicas a la atmósfera

Un nuevo estudio ha descubierto que el rocío del mar de las olas está arrojando sustancias químicas tóxicas, conocidas como PFAS, a la atmósfera, que proceden de arroyos y agua potable.

El rocío del mar escupe las sustancias químicas procedentes de arroyos y ríos contaminados.
El rocío del mar escupe las sustancias químicas procedentes de arroyos y ríos contaminados.

Los científicos y los legisladores están desconcertados sobre cómo deshacerse de un grupo de sustancias químicas tóxicas que se encuentran en los arroyos y el agua potable. Una esperanza era que los compuestos persistentes, conocidos como sustancias perfluoroalquilo y polifluoroalquilo (PFAS), fluirían hacia el mar y se quedarían quietos. Pero resulta que el océano los está escupiendo: un nuevo estudio encuentra que el rocío del mar de las olas está arrojando PFAS a la atmósfera.

"Normalmente pensamos que el mar es el lugar de descanso final de PFAS", declara Martin Wolf, un científico atmosférico de la Universidad de Yale que no participó en el trabajo. "Pero este estudio es uno de los primeros en concluir definitivamente que no podemos dejar de preocuparnos por ellos una vez que están en el mar".

Los PFAS se encuentran en todo, desde utensilios de cocina antiadherentes hasta espuma contra incendios

Los PFAS se encuentran en todo, desde utensilios de cocina antiadherentes hasta espuma contra incendios. Son valorados por su resistencia al agua, al calor y al aceite. Pero los fuertes enlaces químicos que hacen que los PFAS sean tan útiles también los hacen extremadamente difíciles de romper, lo que les valió el apodo de "químicos para siempre".

Los estudios de laboratorio han demostrado que el PFAS puede dañar el hígado y el sistema inmunológico de los animales y provocar defectos de nacimiento y la muerte. En los seres humanos, se han relacionado con el cáncer y con un menor peso al nacer.

El agua contaminada vertida en arroyos y ríos propagan estas sustancias químicas tóxicas.
El agua contaminada vertida en arroyos y ríos propagan estas sustancias químicas tóxicas. Foto: IStock.

La escorrentía de las bases militares, el agua contaminada vertida en arroyos y ríos por las plantas de tratamiento de aguas residuales y los fabricantes, y las emisiones de las fábricas han propagado las PFAS al suelo y al agua potable de todo el mundo. Ahora, se ha identificado otro diseminador crítico de los compuestos: el rocío de mar.

De tal forma que los investigadores apuntan que la niebla creada al romper las olas puede transportar contaminantes del océano a la atmósfera, indica Matthew Salter, biogeoquímico marino de la Universidad de Estocolmo.

PFAS del océano a la atmósfera

Las burbujas blancas y espumosas no solo contienen aire, también contienen gotitas microscópicas de sustancias químicas que flotan en la superficie del agua. Usando simuladores de rocío de mar, Salter y otros investigadores han demostrado en el laboratorio que las gotas de aerosol pueden concentrar PFAS 62.000 veces más alto que sus niveles en el agua de mar. Pero los científicos aún tenían que ver si los aerosoles marinos cargados de PFAS del océano llegan a la atmósfera.

Para hacerlo, Salter y sus colegas recolectaron muestras de aire cada pocos días desde 2018 hasta 2020 en dos sitios de monitoreo en Noruega: uno en una isla del norte y el otro en una ciudad cerca de la costa sur. Los investigadores eligieron estos sitios porque las tormentas del Océano Atlántico Norte producen una gran cantidad de rocío marino. De vuelta en el laboratorio, analizaron los niveles de PFAS e iones de sodio, una parte clave del aerosol marino, en sus muestras.

Uno de los sitios de monitoreo del aire en Noruega.
Uno de los sitios de monitoreo del aire en Noruega.

La cantidad de PFAS en las muestras estaba estrechamente relacionada con los niveles de sodio, una señal de que ambos llegaron al aire a través del rocío del mar, según informa el equipo en Environmental Science & Technology.

El aerosol marino podría ser responsable de traer de regreso a tierra cada año entre el 0,1% y el 0,4% de todo el PFOS, un tipo específico de PFAS, que ya no se usa en la mayoría de los países

La correlación fue más fuerte en el sitio de la isla más remota, que estaba más cerca de mares agitados y espumosos.

Los hallazgos, dice Salter, brindan “evidencia bastante convincente” de que el aerosol marino trajo algunos de los PFAS a sus sitios de muestreo”. Él estima que el aerosol marino podría ser responsable de traer de regreso a tierra cada año entre el 0,1% y el 0,4% de todo el PFOS, un tipo específico de PFAS, que ya no se usa en la mayoría de los países. "Hay un mecanismo por el cual pueden volver para perseguirnos", señala.

La correlación fue más fuerte en la isla más remota, que estaba más cerca de mares agitados y espumosos.
La correlación fue más fuerte en la isla más remota, que estaba más cerca de mares agitados y espumosos.

Aún así, la gente no debería preocuparse demasiado por respirar los químicos cuando están en la playa, afirma Salter. Los investigadores están más preocupados por los aerosoles marinos que viajan largas distancias y traen PFAS del océano a cientos de kilómetros tierra adentro, donde podrían contaminar los alimentos y el agua.

Los hallazgos también podrían ayudar a explicar cómo los PFAS terminaron en glaciares, casquetes polares e incluso caribú, explica Hayley Hung, ingeniera química de Environment and Climate Change Canada que no participó en el trabajo. “Es muy emocionante, porque en la última década más o menos, ha habido mucha discusión sobre cuál es el mecanismo real para que estos PFAS lleguen a la atmósfera”, dice, y este estudio ayuda a responder esa pregunta.

Fuente: Science.

Archivado en:

Los mejores vídeos