La Unesco ignora la opinión de los expertos y no declara en peligro la Gran Barrera de Coral

La Gran Barrera de Coral no será colocada en una lista de sitios del patrimonio mundial "en peligro" después de la presión ejercida por Australia contra la inclusión de esta propuesta.

Varios países de la Unesco votaron en contra de declarar en peligro a la Gran Barrera de Coral. Foto: IStock.
Varios países de la Unesco votaron en contra de declarar en peligro a la Gran Barrera de Coral. Foto: IStock.

El Comité del Patrimonio Mundial de 21 países ignoró el viernes una evaluación científica de la organización de ciencia y cultura de la ONU, la Unesco, de que la Gran Barrera de Coral estaba claramente en peligro por el cambio climático y, por lo tanto, debería incluirse en la lista de "en peligro".

En su lugar, se pedirá a la Unesco que lleve a cabo una misión en el arrecife de 2.300 kilómetros en los próximos meses y Australia tendrá que enviar un informe de progreso a la agencia con anterioridad a febrero de 2022, antes de la fecha límite de diciembre de 2022 que había solicitado.

Antes de la reunión, el gobierno australiano había llevado a cabo una feroz campaña para bloquear la lista de sitios en peligro

Los grupos ambientalistas dijeron que la decisión era una victoria para el cabildeo cínico y que Australia, como custodios del arrecife de coral más grande del mundo, ahora estaba en libertad condicional.

Antes de la reunión, el gobierno australiano había llevado a cabo una feroz campaña para bloquear la lista de sitios en peligro. Más de una docena de embajadores volaron de Canberra a Cairns, Queensland, para un viaje de snorkel al arrecife.

La Gran Barrera de Coral
La Gran Barrera de Coral no se declarará "en peligro". Foto: IStock.

Asimismo, la ministra de Medio Ambiente de Australia, Sussan Ley, fue enviada a Europa en un avión diplomático de la RAAF para visitar Budapest, Madrid, Sarajevo, París, Omán y las Maldivas.

Australia -un importante productor y exportador de carbón y gas- inicialmente obtuvo el apoyo de Arabia Saudita y Bahréin, ricos en petróleo, ambos miembros del comité, para retrasar cualquier decisión sobre la lista hasta al menos 2023.

Pero después de una interjección de Noruega, el comité decidió en su lugar que la salud del arrecife se consideraría nuevamente en la reunión del próximo año.

Un documento presentado a la comisión a principios de esta semana mostró que otros miembros de la comisión que apoyaban a Australia eran Saint Kitts y Nevis, Etiopía, Hungría, Malí, Nigeria, Arabia Saudita, Omán, Bosnia y Herzegovina, Rusia y España.

Al respecto, Ley aseguró que el respaldo del comité a Australia daría a "administradores de arrecifes, científicos marinos y administradores de tierras" la oportunidad de mostrar su "trabajo sobresaliente".

"Nuestra preocupación siempre fue que la Unesco había buscado una lista de en peligro inmediata, sin la consulta apropiada, sin una visita al sitio y sin toda la información más reciente"

"Nuestra preocupación siempre fue que la Unesco había buscado una lista de en peligro inmediata, sin la consulta apropiada, sin una visita al sitio y sin toda la información más reciente, y está claro que este proceso ha afectado no solo a Australia sino también a otras naciones", dijo.

Islas de Whitsunday, en la Gran Barrera de Coral, Queensland, Australia
Islas de Whitsunday, en la Gran Barrera de Coral, Queensland, Australia. Foto: IStock.

El miembro del partido liberal y ministro de medio ambiente del estado de Nueva Gales del Sur, Matt Kean, escribió en Twitter: "El cabildeo político no cambia la ciencia".

Era la primera vez que se recomendaba que un sitio del patrimonio mundial fuera incluido en la lista de "en peligro", principalmente debido a los efectos del calentamiento climático

La portavoz federal de medio ambiente de los laboristas, Terri Butler, dijo que Australia tenía un "indulto temporal" y que el gobierno de Morrison debe "abandonar dramáticamente este juego" para proteger el arrecife.

Era la primera vez que se recomendaba que un sitio del patrimonio mundial fuera incluido en la lista de "en peligro", principalmente debido a los efectos del calentamiento climático.

Durante la reunión, la Unesco y sus asesores reafirmaron que los criterios para colocar el arrecife en la lista de "en peligro" se habían cumplido claramente.

Vista aérea de la gran barrera de coral
Vista aérea de laGran Barrera de Coral. Foto: IStock.

Sobre este asunto, la doctora Fanny Douvere, jefa del programa marino de la Unesco, dijo que el comité había reconocido que el arrecife estaba en peligro por el cambio climático. "Los hechos son los hechos y la ciencia es la ciencia. El comité apoyó la ciencia, pero no apoyó la lista de en peligro”, declaró.

"El gobierno australiano prometió al mundo que haría todo lo posible para proteger el arrecife, en cambio, ha hecho todo lo posible para ocultar la verdad"

Imogen Zethoven, un consultor de patrimonio mundial que trabaja para la Sociedad Australiana de Conservación Marina, afirmó: "Esto no es una victoria para el gobierno de Morrison. Ahora se está presionando para que en febrero del próximo año informe sobre cómo está respondiendo al cambio climático y los malos resultados en la calidad del agua".

El director ejecutivo de Greenpeace Australia Pacific, David Ritter, apuntó que, bajo la convención del patrimonio mundial, "el gobierno australiano prometió al mundo que haría todo lo posible para proteger el arrecife, en cambio, ha hecho todo lo posible para ocultar la verdad".

"Esta es una victoria para uno de los esfuerzos de cabildeo más cínicos de la historia reciente. Esto no es un logro, es un día de infamia para el gobierno australiano", manifestó Ritter.

La Unesco aseguró que la recomendación "en peligro" debería haber sido vista como un llamado global a la acción para el arrecife

Ley acusó a la Unesco de permitir que la decisión se politizara, argumentando que debería haber visitado el arrecife antes de hacer la recomendación.

Por su parte, la Unesco rechazó esas acusaciones en declaraciones públicas y en una reunión cara a cara con Ley en París y aseguró que la recomendación "en peligro" debería haber sido vista como un llamado global a la acción para el arrecife.

Los grupos ambientalistas en Australia se unieron para respaldar el llamado "en peligro", junto con un grupo de celebridades y figuras prominentes, incluida la actriz y activista del Reino Unido Joanna Lumley, el actor de Aquaman Jason Momoa y el príncipe Alberto de Mónaco.

Relacionado

Descubierto un nuevo arrecife en la Gran Barrera australiana

Relacionado

La UNESCO advierte del desgaste de los océanos como sumideros de carbono

Los mejores vídeos