Chupar la cabeza de las gambas puede ser peligroso porque contienen cadmio. iStock

¿Es peligroso chupar las cabezas de las gambas?

Conocimiento

Mundo Geo

Cada vez que chupamos la cabeza de una gamba introducimos en el organismo pequeñas cantidades de cadmio, un metal pesado, tóxico para el riñón y con potencial cancerígeno presente en las vísceras de estos animales. La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) recomendó en 2011 limitar su consumo.