10 lugares imprescindibles de Portugal

Portugal es un país de inmersa diversidad y posibilidades para pasar unos días de vacaciones. Sus pueblos cargados de historia, su impresionante costa y sus bellas islas harán que el viaje esté repleto de emociones, Os dejamos 10 sitios imprescindibles.

Vicente Alcaíde

Portugal tiene sitios maravillosos. Hermosa vista de Lisboa desde el río Tajo.
Portugal tiene sitios maravillosos. Hermosa vista de Lisboa desde el río Tajo.

Portugal es un territorio fascinante y variado que ha hechizado a cineastas, escritores y millones de turistas. Su belleza radica en sus tradiciones marítimas, sus diversos paisajes, sus fuertes tradiciones históricas y culturales y su rico patrimonio. En definitiva, desde la zona del Algarve, pasando por Lisboa, Coímbra, Évora u Oporto, Portugal tiene rincones increíbles y con estas diez recomendaciones se pone más en evidencia que nunca.

1. Lisboa, la tradicional capital portuguesa

La Baixa, el centro de Lisboa, sigue siendo el centro tradicional de la vida de la ciudad. También es donde todavía existen las tiendas más antiguas y tradicionales de la capital. En este corazón de la ciudad, se encuentra la famosa calle peatonal Rua Augusta, las que discurren paralelas identifican a los diversos comerciantes y artesanos que han trabajado allí durante siglos.

Famoso tranvía de funicular amarillo retro en calles estrechas del casco antiguo de Lisboa en un soleado día de verano.
Famoso tranvía, circulando por el casco antiguo de Lisboa. Foto:IStock.

No hay que dejar de visitar Alfama, que se encuentra alrededor de la colina debajo del Castillo de San Jorge

Lamentablemente, la Baixa original fue destruida por el gran terremoto de 1755. Posteriormente, fue reconstruida por el primer ministro del rey, el Marquês de Pombal. Como consecuencia, se conoce a la zona popularmente como la Baixa Pombalina. Tiene una distribución uniforme y rectangular que no distingue entre los distintos estratos sociales que habitan allí.

Por otro lado, no hay que dejar de visitar Alfama, que se encuentra alrededor de la colina debajo del Castillo de San Jorge. Se escapó de la destrucción del terremoto y el consiguiente maremoto. Fue la zona residencial más exclusiva de la ciudad en la época árabe.

2. El Algarve, las hermosas playas de Portugal

El mar, el sol y la arena marcan el famoso Algarve de Portugal. Si bien las playas y los pueblos pintorescos de la región la han hecho mundialmente conocida, la región también cuenta con algunos campos de golf de renombre mundial. Capital del territorio, Faro, permanece casi igual que lo fue en el siglo XVIII, con algunos de sus barrios con encanto intactos.

Faro del Cabo Vicente, en el Algarve, en Portugal
Faro del Cabo Vicente, en el Algarve. Foto: IStock.

Lagos y Sagres en el extremo este del Algarve se remontan a la época romana. Pero fue en el siglo XV cuando la segunda cobró importancia con la frecuente presencia del príncipe Enrique el Navegante.

Es obligado visitar la Fortaleza de Sagres, que se cree que es el sitio de la “Escuela de Navegación” del Príncipe Enrique

Es obligado visitar la Fortaleza de Sagres, que se cree que es el sitio de la “Escuela de Navegación” del Príncipe Enrique. De la misma manera, es bueno ir al Cabo de São Vicente, uno de los puntos más occidentales del continente europeo después del Cabo da Roca. También era un lugar sagrado para los romanos que lo llamaban Promontorium Sacrum.

3. Sintra, la ciudad de los cuentos de hadas

El Palacio da Pena es uno de los mejores ejemplos del resurgimiento romántico en Portugal en el siglo XIX. Ubicado en la cima del Monte da Pena, el palacio fue construido en el sitio de un antiguo monasterio perteneciente a la Orden de San Jerónimo. Fue el resultado de la imaginación de Dom Fernando de Sajonia Coburg-Gotha, quien se casó con la reina Doña María II en 1836.

Increíble paisaje con Palacio Nacional de Pena.
Increíble paisaje con Palacio Nacional de Pena. Foto: IStock.

 

Después de enamorarse de Sintra, decidió comprar el convento y los terrenos circundantes para construir un palacio de verano para la familia real

Después de enamorarse de Sintra, decidió comprar el convento y los terrenos circundantes para construir un palacio de verano para la familia real. Esto resultó en una mezcla un tanto inusual de estilos arquitectónicos. Además, también estableció un parque arbolado de estilo inglés, con una amplia variedad de árboles exóticos.

Lo más destacado del interior del palacio es la capilla. Su retablo de alabastro se atribuye a Nicolau Chanterenne, uno de los arquitectos del Mosteiro dos Jerónimos, en Lisboa.

4. Oporto y su vino

Oporto es a la vez la ciudad que proporcionó a una nación un nombre y un vino. La segunda ciudad más grande del país está ubicada en la desembocadura del río Duero. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Espectacular vista de Oporto.
Espectacular vista de Oporto. Foto:IStock.

La ribera del río es su centro y su parte más pintoresca. La zona tiene una mezcla de antiguas calles estrechas y callejones con edificios centenarios. Antiguas casas de granito y tejas se ciernen sobre el paseo marítimo, que está lleno de botes y barcos de excursión por el río.

La zona ribereña cobra vida por la noche, cuando abren numerosos cafés, bares y restaurantes.

5. Coimbra, la ciudad universitaria de Portugal

La Universidad de Coimbra es una histórica universidad europea.
La Universidad de Coimbra es una histórica universidad europea.

Aproximadamente a medio camino entre Lisboa y Oporto en el norte, Coimbra fue una vez la capital de Portugal. Sin embargo, es más famosa por su Universidad, fundada en 1290 y una de las más antiguas de Europa. Además, es una urbe de iglesias y calles medievales. Presumiblemente, esa es la razón por la que algunos la consideran la ciudad más romántica de Portugal.

La Universidad es un edificio laberíntico construido alrededor de un patio central. Su entrada es por la Porta Férrea , impresionante obra manierista (1634)

Con vistas al río Mondego, la Universidad es un edificio laberíntico construido alrededor de un patio central. Su entrada es por la Porta Férrea (Puerta de Hierro), impresionante obra manierista (1634). Allí también se pueden ver las estatuas de los mecenas de la Universidad, los Reyes Dom Dinis y Dom João III.

6. Funchal y sus paseos en trineo

Madeira es un grupo de cuatro islas portuguesas frente a la costa del norte de África. Funchal, su capital, es una ciudad transitable con un bonito puerto y una catedral de más de 500 años. Es perpetuamente soleado, pero cuando se pone el sol, el ritmo se acelera en sus clubes nocturnos, restaurantes y casinos.

Tradicional trineo en Funchal.
Tradicional paseo en trineo en Funchal. Foto:IStock.

Algunos asocian el área de Monte de Funchal con “paseos en trineo” de mimbre, que aparecieron por primera vez alrededor de 1850. Originalmente, éste era un medio de transporte rápido al centro de la ciudad para las personas que vivían en la ladera empinada de Monte.

Actualmente, los toboganes continúan atrayendo a turistas que quieren deslizarse en trineo por una calle estrecha y sinuosa hasta la ciudad.

7. La hermosa Évora

Una ciudad única e histórica, Évora, de 2.000 años de antigüedad, es un laberinto de calles, plazas, fuentes renacentistas, patios moriscos y puertas y torres góticas. Los romanos crearon su elegante templo, almenas y baños, y el morisco "Yeborah" influyó en la red urbana del distrito de Mouraria.

Évora se encuentra al pie de la sierra del mismo nombre y sus características únicas llevaron a la UNESCO a clasificarla como Patrimonio de la Humanidad

Évora se encuentra al pie de la sierra del mismo nombre y sus características únicas llevaron a la UNESCO a clasificarla como Patrimonio de la Humanidad.

Templo romano de évora.
Templo romano de Évora. Foto:IStock.

Por cierto, incluso fue necesario que la UNESCO creara una categoría especial, la de "paisaje cultural". En consecuencia, esto debía tener en cuenta las riquezas naturales de las montañas, así como la ciudad histórica.

El rey João II la eligió para la boda de su sucesor con la hija de los Reyes Católicos. Mientras que, el rey Manuel I estableció su corte en Évora al igual que el rey João III.

Irónicamente, la Praça do Giraldo de Evora, donde hoy se sirve café a los turistas, fue una vez el lugar de ejecuciones públicas.

8. La medieval Óbidos

Rodeada por un anillo de murallas medievales y coronado por un castillo árabe reconstruido, que ahora es una Pousada, a Óbidos se ingresa por la puerta sur de Santa María, que está adornada con azulejos del siglo XVIII.

Calle típica de Óbidos.
Calle típica de Óbidos. Foto:IStock.

No hay que dejar de visitar la Igreja Matriz de Santa Maria y la bonita Capela de São Martinho. Además, fuera de las murallas de la ciudad, es conveniente pasar por la Igreja do Senhor da Pedra.

9. Vila Franca do Campo, a medio camino entre Boston y Portugal

Las Azores son un grupo de nueve islas esparcidas por varios cientos de millas náuticas aproximadamente a medio camino entre Boston y Portugal continental. De hecho, es el punto más cercano a Europa desde Estados Unidos.

Paisaje de Las Azores.
Paisaje de Las Azores. Foto: IStock.

Las islas son lugares populares para la navegación y el buceo, así como para montar a caballo y en bicicleta. La ciudad más grande de las islas, Vila Franca do Campo, está rodeada de plantaciones de naranjos y piñas. Además, es muy popular para la observación de ballenas.

10. Histórica Guimarães

Para los portugueses, Guimarães es un lugar especial. Fue allí, en un campo cercano a las murallas de su castillo, donde Afonso Henriques, el primer rey de Portugal, libró la batalla de São Mamede en 1128. Irónicamente, estaba luchando contra el ejército de Teresa, su madre.

Plaza de Toural, en el centro de Guimaraes.
Plaza de Toural, en el centro de Guimaraes. Foto:IStock.

Sin embargo, su victoria marcó el inicio del proceso que conduciría a la fundación del reino de Portugal.

En el centro del pueblo, se encuentra la Rua de Santa Maria, una estrecha calle medieval, considerada por los historiadores del arte como la más bella de la ciudad

Además de un castillo medieval, la ciudad también alberga el Palacio Ducal del siglo XV, ahora un palacio y un museo. En el centro del pueblo, se encuentra la Rua de Santa Maria, una estrecha calle medieval, considerada por los historiadores del arte como la más bella de la ciudad.

Archivado en:

La ruta por las 12 Aldeas Históricas de Portugal ofrece una oportunidad única de conocer el país vecino en todas sus dimensiones. En la imagen, castillo de Sortelha.

Relacionado

Aldeas Históricas de Portugal, un destino con 12 paradas obligatorias

Nuestros destacados