Las 15 mejores cosas que hacer en la Gran Manzana de Nueva York

Es una de las urbes más grandes del mundo y dispone de lugares realmente emblemáticos para cualquier cinéfilo, la Gran Manzana de Nueva York está en la lista de deseos de muchos viajeros. Hoy, os dejamos 15 lugares que hay que visitar en la ciudad que nunca duerme.

Rocío Snyder

La Gran Manzana de Nueva York.
La Gran Manzana de Nueva York.

La Gran Manzana de Nueva York no necesita presentación. Pero si lo hiciera, no podríamos evitar mencionar la Estatua de la Libertad, sus mundialmente famosos teatros de Broadway o el fotografiado Central Park. Para aquellos que están pensando en pasar unos días en la ciudad que nunca duerme, os dejamos, las que The Times considera las 15 paradas clásicas en la ciudad, de tal forma que se lleven el mejor bocado posible de la Gran Manzana.

1. La Estatua de la Libertad desde el ferry de Staten Island

El ferry de Staten Islanda ofrece unas vistas espectaculares de la Estatua de la Libertad.
El ferry de Staten Islanda ofrece unas vistas espectaculares de la Estatua de la Libertad.

El famoso ferry color papaya, que conecta con el Bajo Manhattan de forma gratuita, tiene una de las mejores vistas de entrada a la Gran Manzana. Muchos también dicen que es el mejor mirador para la Estatua de la Libertad, de tal manera que fácilmente se puede pasar por alto la tarifa del ferry de ida y vuelta de 24 dólares a Liberty Island y sus multitudes.

 Simplemente, hay que tomar este ferry para ver el mejor perfil de la Estatua de la Libertad.

2. Caminar por High Line

El High Line es una antigua línea de ferrocaril magníficamente rehabilitada.
El High Line es una antigua línea de ferrocaril magníficamente rehabilitada.

Una magnífica rehabilitación de una antigua línea de ferrocarril de carga, ha convertido a High Line en uno de los mejores parques públicos de la ciudad desde su lanzamiento en 2009. Encaramado a 30 pies sobre Midtown Manhattan, su combinación única de pasarelas, instalaciones de arte para familias, espacios verdes y camiones de comida ofrecen excelentes vistas del río Hudson desde el lado oeste de la ciudad. La entrada es gratuita desde Gansevoort Street, 23rd o 30th Street.

3. Visitar el Museo Americano de Historia Natural

En Central Park West, el Museo Americano de Historia Natural ha atraído tanto a niños como a adultos desde 1869. Es tan famoso por sus enormes Salas de Fósiles, que albergan cerca de 600 especímenes de esqueletos de dinosaurios cuidadosamente conservados, incluido el Tyrannosaurus rex, como es por su espectacular Conservatorio de Mariposas, con más de 500 especies que revolotean a tu alrededor.

4. Montar en las montañas rusas en Coney Island

Las montañas rusas de Coney Island es uno de los lugares emblemáticos de Nueva York.
Las montañas rusas de Coney Island es uno de los lugares emblemáticos de Nueva York.

Coney Island es posiblemente uno de los lugares emblemáticos de Nueva York, escenario de innumerables películas. Esta ciudad, situada frente a la playa de Brooklyn, que parece inexplicablemente atrapada en el tiempo, está a una hora en metro desde el centro de Manhattan.

Si el viaje es en septiembre, no hay que perderse el desfile anual de sirenas; su concurso de disfraces es espectacular

Su ambiente de antaño se ve compensado por montañas rusas de temporada divertidas y comida decente. Si el viaje es en septiembre, no hay que perderse el desfile anual de sirenas; su concurso de disfraces es espectacular.

5. Pararse debajo del reloj en Grand Central Terminal

Millones de personas han pasado por Grand Central Station.
Millones de personas han pasado por Grand Central Station.

Grand Central Station es un reflejo de los millones de personas que han pasado por ella a lo largo del tiempo. Representa una ventana a la vieja Nueva York, pero también un símbolo tanto de las locomotoras que transportaban a la clase trabajadora como de los opulentos viajes en tren de larga distancia. Todos los neoyorquinos nacidos y criados entienden la frase "encuéntrame debajo del reloj", en referencia al reloj de cabina de información con cara de ópalo que vale aproximadamente 20 millones de dólares.

La decoración y la arquitectura del edificio bien merecen un examen minucioso

La decoración y la arquitectura del edificio bien merecen un examen minucioso; desde el techo pintado con el zodíaco hasta los arcos que pueden convertir un susurro en un grito.

6. Ponerse al día en Greenwich Village

El Greenwich Village  es un barrio bohemio en el lado oeste de Manhattan.
El Greenwich Village es un barrio bohemio en el lado oeste de Manhattan.

El Greenwich Village original, ahora conocido coloquialmente como el "West Village", es un barrio bohemio convertido en burgués en el lado oeste de Manhattan y el epicentro del movimiento moderno LGBTQ +; Stonewall Inn, el sitio de los disturbios de Stonewall en 1969, sigue siendo un importante centro cultural. Ahora popular entre las celebridades, así como entre los devotos de Sex and the City, el área, con sus distintivas casas de piedra, boutiques y cafés, es fantástica para observar a la gente. Reúnete con amigos para almorzar en la animada Via Carota, o toma un trozo en la siempre popular Joe's Pizza, antes de dar un paseo por Washington Square Park.

7. Pasear por Central Park

Vista aérea de Central Park.
Vista aérea de Central Park. Foto: IStock.

Metros y metros de jardines, bosques y prados no es exactamente lo que se espera encontrar en una de las metrópolis más concurridas del mundo. Central Park, sin embargo, es parte integral de Nueva York. Este parque está entretejido en el centro de la ciudad con tanta fuerza que ni siquiera te das cuenta de dónde se cruzan las cuatro calles que llegan allí. Cuando entras en el parque público de Columbus Circle, te das cuenta de por qué es tan querido; con Strawberry Fields (el monumento a John Lennon), una pista de patinaje sobre hielo, un lago, una galería de arte, un zoo, todo un castillo y más, mucho más. Solo asegúrate de llevar un mapa.

8. Ver toda la ciudad desde Top of the Rock

Mirador del Rockefeller Center con vista a la ciudad en un día soleado.
Mirador del Rockefeller Center con vista a la ciudad en un día soleado.

El Rockefeller Center, en el corazón de Midtown Manhattan, es un hito cultural.

El telón de fondo distintivo de muchas películas y quizás el gran sinónimo de la Navidad en la ciudad

El telón de fondo distintivo de muchas películas y quizás el gran sinónimo de la Navidad en la ciudad, su pista de hielo, el árbol de Navidad y la famosa plaza cobran vida para las familias durante esos días vacaciones, pero son más populares entre los trabajadores de oficina estresados ​​durante el resto del año. Si está allí en un día despejado, asegúrese de reservar para subir a Top of the Rock: el observatorio tiene vistas del horizonte realmente increíbles.

9. Visita al vaquero desnudo en Times Square

El vaquero desnudo de Times Square.
El vaquero desnudo de Times Square.

Al igual que los londinenses y Leicester Square, los neoyorquinos hacen todo lo posible para evitar Times Square. Sin embargo, una visita es un rito de iniciación. No hay otra que maravillarse con las vallas publicitarias, el letrero de Coca-Cola y, ¡oh!, el hombre que solo usa una guitarra, ropa interior, un sombrero de vaquero y botas de vaquero. Sí, hay un "vaquero desnudo", y ya se ha convertido en todo un ícono.

10. Cumbre del Empire State Building

En 1931, el Empire State Building era  el edificio más alto del mundo.
En 1931, el Empire State Building era el edificio más alto del mundo.

Terminado en 1931, el Empire State Building era entonces el edificio más alto del mundo. Es para la ciudad de Nueva York (apodada el "Empire State") lo que la Torre Eiffel es para París; en gran parte ignorado por los lugareños, pero aparentemente una fuente de orgullo silencioso, especialmente cuando se ilumina por la noche. Es ideal visitarlo al atardecer, pero habrá una gran multitud de personas. El momento más tranquilo es a primera hora de la mañana o a última hora del día.

11. Encuentra la próxima gran novedad en el Met

El Museo Metropolitano de Arte, conocido informalmente como "el Met", es una institución de la ciudad de Nueva York. Tan famoso por su baile de moda anual como por sus exposiciones de arte con visión de futuro, se ha convertido en el barómetro de lo nuevo y lo próximo para muchos neoyorquinos. Su edificio gótico también alberga exquisitas obras de arte que se extienden por más de 5.000 años, incluidos Rembrandts, Vermeers, fantásticas armaduras medievales y un antiguo templo egipcio. Los eventos de la hora del cuento en la Biblioteca Nolan son particularmente buenos para los niños.

12. Camina sobre el puente de Brooklyn

El puente de Brooklyn es ​​una de las partes más espectaculares del horizonte de la ciudad de Nueva York
El puente de Brooklyn es ​​una de las partes más espectaculares del horizonte de la ciudad de Nueva York

Este puente colgante todopoderoso que ha conectado el bajo Manhattan con Brooklyn desde 1883 es ​​una de las partes más espectaculares del horizonte de la ciudad de Nueva York, desde ambos lados del East River. Sus torres arqueadas de granito y cables de acero atraen tanto a turistas como a lugareños.

El puente es muy popular entre las personas que hacen el paseo de 30 minutos entre el puerto marítimo de South Street de Manhattan y el exclusivo Brooklyn Heights

El puente es muy popular entre las personas que hacen el paseo de 30 minutos entre el puerto marítimo de South Street de Manhattan y el exclusivo Brooklyn Heights, y la parte inferior suele estar llena de taxis que tocan la bocina y tráfico de pasajeros. Sin embargo, cada vez es más popular la vista al vecino puente de Manhattan desde el área de Dumbo de Brooklyn, entre las calles Water y Washington. Muchas empresas ofrecen recorridos en bicicleta.

13. Ir a tomar el brunch

El famoso café Russ & Daughters.
El famoso café Russ & Daughters.

Las comunidades judías de Nueva York ayudan a garantizar que la calidad de la comida kosher de la ciudad esté en otro nivel, y sea exaltada por aquellos dentro y fuera de la fe judía, particularmente para el brunch. Los amantes del pastrami hablan de la experiencia casi religiosa en Katz's Deli (como se ve en Cuando Harry conoció a Sally), en el Lower East Side, así como de los cálidos "knishes" (pronunciado "kuh-nish") en Yonah Schimmel Bakery, mientras las colas bajan por la calle por el salmón Gaspe en el café Russ & Daughters, a muy poca distancia. Para aquellos que se encuentren en el Upper West Side, es imprescindible un bagel de Absolute Bagels.

14. Asistir a un espectáculo en Manhattan

No se puede ir a Manhattan y no ver un espectáculo, es prácticamente la ley. Para los amantes de la ópera, el jazz o el ballet, está el Lincoln Center. Para espectáculos de Broadway, se puede reservar con antelación, a través de Ticketmaster, o más cerca de la hora a través de la aplicación TodayTix.

15. Homenaje a las vícitmas del 11S

Memorial a las víctimas del atentado del 11 de septiembre.
Memorial a las víctimas del atentado del 11 de septiembre.

La zona del antiguo complejo de edificios World Trade Center con sus dos famosas Torres Gemelas, se ha convertido en un homenaje a las victimas de los salvajes atentados del 11 de septiembre de 2001 que causaron la muerte más de 3000 personas, 2.753 en este lugar.
En el Memorial del 11-S, situado justo en el lugar que ocupaban las torres, encontrarás dos grandes fuentes en el que se pueden ver inscritos los nombre de los fallecidos, además de un árbol que sobrevivió a la caída de las torres.

Archivado en:

Nuestros destacados