Bienvenido a Svalbard: un lugar al que cualquiera puede llamar hogar

Este archipiélago de Noruega en medio del Océano Ártico es el asentamiento más septentrional del mundo, y su capital, Longyearbyen, es el hogar de personas de más de 50 países.

Coloridas casas en Longyearbyen en la isla de Spitsbergen, Svalbard, Noruega.
Coloridas casas en Longyearbyen en la isla de Spitsbergen, Svalbard, Noruega.

Las cumbres nevadas son lo primero que los visitantes pueden ver desde las ventanas del avión cuando llegan al archipiélago noruego de Svalbard, es decir, si llegan durante la mitad brillante del año, cuando el sol de medianoche se puede ver casi las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Durante la otra mitad del año, reina la oscuridad y las auroras boreales a menudo parpadean y bailan en lo alto.

De los casi 2.400 residentes que viven en Longyearbyen, la capital de Svalbard, casi un tercio son inmigrantes, originarios de más de 50 países diferentes

Situada a 800 km al norte de la parte continental de Noruega en medio del Océano Ártico, Svalbard está llena de superlativos: es el asentamiento más septentrional del mundo durante todo el año; es el hogar de la universidad, la iglesia y la fábrica de cerveza más septentrionales del mundo; y es uno de los pocos lugares del mundo donde cualquiera puede vivir. De hecho, de los casi 2.400 residentes que viven en Longyearbyen, la capital de Svalbard, casi un tercio son inmigrantes, originarios de más de 50 países diferentes. Esto se debe a que los ciudadanos de cualquier país pueden establecerse en Svalbard sin visa, siempre que tengan un trabajo y un lugar donde vivir.

Detalles de la ciudad de Longyearbyen, el asentamiento más septentrional del mundo.
Detalles de la ciudad de Longyearbyen, el asentamiento más septentrional del mundo. Foto: IStock.

La ciudad ártica abierta a todos

Se cree que los vikingos fueron los primeros en explorar las islas alrededor del año 1200, aunque los exploradores holandeses fueron los primeros en realizar una visita documentada mientras intentaban encontrar el Paso del Noreste a China en 1596. Los siglos siguientes trajeron morsas y cazadores de ballenas de Inglaterra, Dinamarca, Francia, Noruega, Suecia y Rusia. En 1906, el empresario estadounidense John Munro Longyear estableció la primera mina de carbón del archipiélago, que siguió siendo la industria principal de Svalbard durante la mayor parte del siglo XX. En estos días, las principales actividades en Svalbard son el turismo y la investigación ambiental y ecológica.

El territorio no se puede utilizar con fines militares y responsabiliza a Noruega de preservar el medio ambiente natural de las islas

Las islas quedaron sin gobierno hasta 1920, cuando, después de la Primera Guerra Mundial, nueve países firmaron un tratado que garantizaba la soberanía de Noruega sobre Svalbard; hoy, 46 países forman parte del acuerdo.

El tratado estipula que el territorio no se puede utilizar con fines militares y responsabiliza a Noruega de preservar el medio ambiente natural de las islas. Sin embargo, la característica más llamativa del acuerdo es la cláusula única que establece que no debe haber distinción entre el trato de los noruegos y los no noruegos.

Los aproximadamente 3.000 osos polares del archipiélago superan en número a sus 2.926 humanos. 
Los aproximadamente 3.000 osos polares del archipiélago superan en número a sus 2.926 humanos. Foto: IStock.

Longyearbyen es donde la mayoría de las personas se establecen cuando se mudan a Svalbard. Solo hay 40 kilómetros de carreteras en las islas y no existen entre los diferentes asentamientos, a los que solo se puede acceder en barco en verano o en motonieve en invierno. Cualquiera que abandone los límites de la ciudad suele llevar un rifle, por si se encuentra con un oso polar. Después de todo, los aproximadamente 3.000 osos polares del archipiélago superan en número a sus 2.926 humanos. 

No hay hospitales para mujeres embarazadas y, si alguien muere, el gobierno local exige que el cuerpo sea trasladado en avión o enviado a la parte continental de Noruega

A pesar de estar abierto a que cualquiera pueda vivir, Svalbard no es el lugar más ideal para nacer, o incluso morir. No hay hospitales para mujeres embarazadas y, si alguien muere, el gobierno local exige que el cuerpo sea trasladado en avión o enviado a la parte continental de Noruega. Los entierros no se han permitido en el archipiélago desde la década de 1950 porque el permafrost de las islas, una gruesa capa de tierra que permanece completamente congelada durante todo el año, no solo conserva los cuerpos, sino que a veces los empuja hacia afuera si no están enterrados lo suficientemente profundo.

La aurora boreal del Ártico sobre el cielo de la ciudad de Longyearbyen.
La aurora boreal del Ártico sobre el cielo de la ciudad de Longyearbyen.

El permafrost de Svalbard y las bajas temperaturas durante todo el año (la temperatura máxima promedio es de solo 7 ° C en verano) también resultó ideal para la instalación de Global Seed Vault , que se encuentra a unos 3 kilómetros de la carretera principal de Longyearbyen. Ha almacenado más de 980.000 semillas de todo el mundo desde 2008, como respaldo en caso de un cataclismo global que provoque la caída de todos los cultivos.

Longyearbyen no se diseñó pensando en el agua de lluvia y los deslizamientos de tierra y las avalanchas se han convertido recientemente en una amenaza

Pero, a medida que aumentan las temperaturas, es posible que incluso la bóveda no sea completamente segura. En 2017, su túnel de entrada se inundó después de que se derritiera parte del permafrost. Longyearbyen no se diseñó pensando en el agua de lluvia y los deslizamientos de tierra y las avalanchas se han convertido recientemente en una amenaza. La temperatura promedio en Svalbard ha aumentado 4 ° C desde 1971, cinco veces más rápido que en el resto del planeta, lo que lo convierte en el lugar de más rápido calentamiento del mundo.

Fuente: BBC Travel.

El oso polar es un animal muy importante para el ecosistema del Ártico.

Relacionado

El oso polar, el símbolo de la resistencia del Ártico

Relacionado

El deshielo del permafrost amenaza a las comunidades del Ártico

Relacionado

El hielo marino del Ártico llega a su mínimo anual

Relacionado

Los rayos, una amenaza para el permafrost ártico

Los mejores vídeos