Cilento, la tierra que alarga la vida

Situada en la provincia de Salerno (región de Campania), Cilento comprende una gran área del sur de Italia, una mezcla asombrosa de historia, mar, montaña y gastronomía, un lugar donde encontrar templos griegos, centros históricos repletos de mansiones y pórticos y bellas playas con bandera azul.

Paestum conserva intacta su belleza después de 2.500 años de su fundación (Región Campania).
Paestum conserva intacta su belleza después de 2.500 años de su fundación (Región Campania).

La zona de Cilento alberga el segundo parque natural más grande de Italia: el Parque Nacional de Cilento y Vallo di Diano. Éste se extiende desde la costa del Tirreno hasta el pie de los Apeninos de Campania-Lucano y conserva numerosos vestigios de la antigua presencia humana. Gracias a sus extraordinarias características naturales, este oasis natural fue incluido en 1998, junto con los sitios arqueológicos de Paestum y Velia y la Certosa di Padula, en la Lista del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Pero, hay mucho más. Los habitantes de los ochenta y seis municipios y siete comunidades que conforman esta bella zona de Italia están tocados por la gracia de la longevidad. Y es que aquí la media de vida es más alta que en el resto del continente europeo.

Este lugar es cuna del oro blanco de la industria de la búfala: mozzarella y trecce, ricotta, mantequilla y el queso caciocavallo

Puede que este singular fenómeno se deba a una gastronomía basada en la rica tradición culinaria que se puede encontrar tanto en sus afamadas trattorias como en los restaurantes con estrellas Michelin. Este lugar es cuna del oro blanco de la industria de la búfala: mozzarella y trecce, ricotta, mantequilla y el queso caciocavallo.

Región Campania
Región Campania

A éstos magníficos ingredientes se unen una cesta de productos sencillos y sanos, con siglos de tradición, y que es la base de una dieta tipificada y definida, en los años 60, como Dieta Mediterránea por el médico estadounidense Ancel Keys. Este modelo alimentario fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2010. Un reconocimiento que premia un estilo de vida ecosostenible, con bajo impacto ambiental, un modo de vida hecho de relaciones, culturas, sentido de pertenencia y de compartir entre las comunidades que viven en el Mar Mediterráneo.

Pasta, verduras y legumbres, poca carne y mucho pescado azul, condimentados con aceite de oliva virgen extra, huevos, cereales y fruta fresca y seca completan esta envidiable y sana despensa. Porque todos ellos son alimentos nacidos en lugares besados por el aire del mar, el clima suave de las colinas y la fertilidad de una tierra cultivada por unos agricultores que han sabido transmitir el amor por éstos y la biodiversidad a sus hijos.

Este modelo alimentario fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2010

Una vez realizado este breve recorrido por la exquisita gastronomía de Cilento, es el momento de seguir un itinerario por las interesantes huellas grecorromanas que, siguiendo la costa, parte de Paestum y llega hasta Ascea.

Paestum, historia, arqueología y playas kilométricas

Un viaje para descubrir Cilento solo podía comenzar por este lugar que conserva intacta su belleza después de 2.500 años de su fundación. No en vano, puerta de entrada al Parque Nacional del Cilento, Vallo di Diano y Alburni, Paestum ha sido una de las paradas más narradas por los intelectuales del Grand Tour en los siglos XVIII y XIX. La sensación de lo milagroso es la que embarga al visitante ante las formidables columnatas que "guarnecen" los espacios sagrados de este lugar.

Paestum
Región Campania/Paestum

Doce kilómetros de playa de arena, un denso pinar paralelo a la costa y, a un par de kilómetros del mar, se encuentra la zona arqueológica greco-romana: la antigua Poseidonia, una colonia griega cuya fundación sitúan los historiadores entre los siglos VI y V a.C.  Aunque el mito se remonta al siglo VII a.C., cuando Jasón, tras conquistar el Vellocino de Oro, erigió un santuario en honor a Hera en la desembocadura del río Sele.

En el 273 a.C., Poseidonia se convirtió en una colonia del Imperio Romano con el nombre de Paestum, que con el tiempo se tranformaría en un punto de referencia para todo el comercio del Mediterráneo.

Una muralla de aproximadamente cinco kilómetros, que se levanta entre el mar y la colina de Capaccio, la antigua "Caput Aquae", delimita la zona arqueológica. Compuestas por bloques de piedra caliza, tiene 28 torres y cuatro puertas principales: Porta Aurea, Porta Sirena, Porta Marina y Porta Giustizia.

Pronto se llega al foro romano, rodeado de tabernae y presidido por el Comitium, el monumento público más importante de la colonia latina, y el llamado Templo de la Paz

Se recomienda iniciar la visita en el santuario norte, donde se eleva artificialmente su monumento más importante: el Templo de Atenea (llamado Templo de Ceres), construido a finales del siglo VI a.C.  Al sur de éste, en la zona del ágora, se encuentran dos edificios públicos de la época griega. Más adelante, el recorrido transcurre por manzanas y viviendas de la época romana. A la izquierda, se pueden apreciar los restos de un anfiteatro, hasta desembocar en un edificio público destinado al culto de Venus.

Paestum 2
Región Campania/Paestum

Pronto se llega al foro romano, rodeado de tabernae y presidido por el Comitium, el monumento público más importante de la colonia latina, y el llamado Templo de la Paz.

El itinerario concluye en el santuario meridional dedicado a Hera, dominado por la imponente mole de dos templos dóricos: la Basílica (530 a.C.), con nueve columnas en la fachada, y el llamado Templo de Neptuno (mediados del siglo V a.C.).

Precisamente, el más antiguo de los templos es la Basílica, mal llamada así en el siglo XVIII debido a la falta de frontones, que se habían derrumbado anteriormente, y por tanto no reconocida como edificio sagrado. Construida en torno al año 550 a.C., es el más antiguo de los monumentos y muy probablemente estaba dedicado a Hera, la deidad principal para los griegos. El templo de Ceres, construido en el año 500 a.C., se distingue por su estructura arquitectónica de orden jónico. El más majestuoso es el Templo de Neptuno, construido hacia el año 450 a.C., que representa el más alto ejemplo de arquitectura griega en Occidente. Realizados en piedra caliza, el travertino, los templos pueden atribuirse a la fase más arcaica de la arquitectura griega.

De extraordinario interés son las losas funerarias pintadas, la más famosa de las cuales es la Tomba del Tuffatore (Tumba del Nadador), del 480 a.C

En el Museo Arqueológico Nacional, se pueden apreciar excepcionales hallazgos de la ciudad y sus alrededores. De extraordinario interés son las losas funerarias pintadas, la más famosa de las cuales es la Tomba del Tuffatore (Tumba del Nadador), del 480 a.C. Descubierta en 1968, consta de cinco losas pintadas al fresco. Cuatro de ellas representan un banquete funerario. La obra maestra es la quinta losa, la de la cubierta, en la que se representa al Tuffatore, en una feliz metáfora del inframundo, representado con un trazo esencial y puro. La obra es el único ejemplo de pintura griega en la Magna Grecia.

Paestum   Tomba del Tuffatore.
Región Campania/Paestum, Tomba del Tuffatore.

Una vez visitado el yacimiento, a pocos kilómetros y cerca de la orilla izquierda de la desembocadura del río Sele, se encuentra el Santuario de Hera Argiva, descubierto en 1934.

En la zona arqueológica, además de las Antiguas Termas, el Ágora y el Teatro, se puede admirar la Porta Rosa, uno de los ejemplos más antiguos de arquitectura occidental con arco de medio punto.

Pero Paestum es también "una inmersión" en el relax: paralelo a la playa de arena dotada de numerosos lidos, discurre el bosque de pinos, un bien medioambiental de inestimable valor que representa la ruta ideal para salir a correr o pasear entre la vegetación.

Agropoli, ciudad alta y pueblo marinero

Desde un promontorio sobre el Golfo de Salerno, mirando desde el sur a la llanura del Sele, se asienta Agropoli, una ciudad cuya historia está en su nombre: Acrópolis, ciudad alta.

Su centro histórico, perfectamente conservado, es reflejo de un pasado digno de ser contado. Tras atravesar una monumental puerta del siglo XVII, se accede a un compendio de callejones, pequeñas casas excavadas en la roca, que parecen sumergirse en el mar celeste.

Agropoli Spiaggia
Región Campania/Agropoli

El símbolo del casco histórico es el Castillo Angevino Aragonés que se eleva sobre la ciudad

El símbolo del casco histórico es el Castillo Angevino Aragonés que se eleva sobre la ciudad y al que se puede acceder subiendo los característicos "scaloni", uno de los pocos ejemplos bien conservados de escalones anchos y bajos en Campania.

Con sus tres torres, es el punto más alto del pueblo y ofrece una vista inigualable de un panorama que abarca mar y tierra: el Mediterráneo, el Golfo de Salerno y el Parque Nacional del Cilento. El grande y antiguo patio de armas es ahora un espacio acogedor para eventos y encuentros culturales.

La historia de este castillo se puede revivir en dos novelas históricas: "La Sanfelice", del escritor Alejandro Dumas padre, que cuenta la historia de la heroína de la Revolución Partenopea, y en la de la escritora francesa Marguerite Yourcenar, que menciona la fortaleza en el relato "Anna Soror", inspirado en la hermana de Dido, personaje trágico de la Eneida de Virgilio.

Por otro lado, el puerto está vinculado a la devoción por San Francisco, ya que la bahía lleva el nombre del Poverello de Asís, desde donde, según la leyenda, hablaba con los peces y los pájaros. También llevan el nombre del Santo el monasterio, la iglesia y la bahía que encierra playa y roca en un rincón mágico e incontaminado del mar.

Asimismo, la Iglesia de Santa María de Costantinopoli, patrona de los pescadores, que data del siglo XVII, bien merece una visita. Julio es el momento ideal, pues es cuando se desarrolla la característica procesión con la estatua de la Virgen que llega desde el mar.

Agropoli   borgo antico
Región Campania/Agropoli

Ya fuera del perímetro de las murallas, casi en la frontera con Paestum, se encuentran la Torre Vigía y el Antiquarium municipal, repleto de objetos que van desde la prehistoria hasta la época medieval.

Imprescindible es su puerto turístico, uno de los más grandes de Campania

Por otro lado, se halla la pintoresca bahía de Trentanova, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y destino favorito para quiene acuden a sus playas durante el verano. Imprescindible es su puerto turístico, uno de los más grandes de Campania y un punto de referencia seguro para los navegantes que recorren la ruta Nápoles - Salerno - Sapri - Maratea - Islas Eolias y para los que navegan por la costa del Cilento.

Agropoli, ciudad alta y pueblo marinero, representa la puerta de entrada, entre el mar y la historia, al Parque Nacional del Cilento, Vallo di Diano y Alburni y ofrece a los huéspedes en cestas tejidas con mimbre, valiosa sabiduría conservada por los artesanos locales, una amplia y sabrosa variedad de productos frescos que constituyen la base de muchos platos típicos. 

Santa Maria di Castellabate - San Marco di Castellabate, un rico y glorioso pasado

Una vez que se abandona Agropoli, se llega a tres localidades costeras de Castellabate. La primera es Santa María, un típico centro de vacaciones del Cilento, que fue edificado en torno a la playa de Lago, antiguamente conocida como Conca.

Muy frecuentada durante la temporada de baño, gracias a sus excelentes infraestructuras turísticas, esta playa tiene un camino de tierra que sube hacia Punta Tresino.

Testimonios de su glorioso pasado, son el Castello dell'Abate, en el centro histórico, la Torre Pagliarolo, el Palacio Belmonte, un antiguo pabellón de caza utilizado en parte como hotel, y la Villa Matarazzo

Testimonios de su glorioso pasado, son el Castello dell'Abate, en el centro histórico, la Torre Pagliarolo, el Palacio Belmonte, un antiguo pabellón de caza utilizado en parte como hotel, y la Villa Matarazzo. No hay que perderse la Madonna degli Abissi, situada en el tramo de mar frente a la costa de la población, y el Antiquarium, que alberga numerosos objetos arqueológicos subacuáticos: principalmente ánforas halladas en el pecio de un barco romano que se hundió en las aguas de la aldea costera.

Castellabate vecchia
Región Campania/Castellabate

San Marco es la segunda localidad costera de Castellabate. Más antigua que Santa María, el museo arqueológico de Paestum conserva numerosos objetos encontrados aquí.

Durante el dominio romano, fue elegida por los patricios adinerados como lugar de veraneo: el magnífico puerto es una muestra del esplendor grecorromano. En la parte superior de la costa, en la colina de Castelsandra, hay un Parque natural con vegetación intacta.

Dentro ya de un espeso pinar y siguiendo los senderos trazados a la sombra de los altos pinos de Alepo, en pocos minutos se llega a uno de los lugares más bellos y evocadores de toda la costa del Cilento: Punta Licosa, una zona marina protegida.

Una vez pasado este lugar, la costa comienza a descender, más o menos a la altura de la Torre d'Avvistamento (Torre de Vigilancia), que mandó construir Gioacchino Murat, hasta que vuelve a ser plana a la altura de la localidad de Ogliastro Marina, un antiguo pueblo costero que conserva una peculiaridad: su playa de algas.

Con la construcción del señorío, este municipio vivió un periodo de gran esplendor entre los siglos XI y XV, convirtiéndose en el feudo más importante del Cilento

Ya por último, en una meseta, se levanta el magnífico pueblo de Castellabate, que creció alrededor del Castillo del Abad, construido en 1123. Con la construcción del señorío, este municipio vivió un periodo de gran esplendor entre los siglos XI y XV, convirtiéndose en el feudo más importante del Cilento.

Su centro antiguo, que ha conservado intacto el trazado de una típica ciudadela medieval, cuenta con varias viviendas aristocráticas que datan del siglo XVII: en particular los palacios Perrotta e Iaquinto, que conservan un gran número de obras de arte. Sin embargo, la joya de la corona es la iglesia de Santa María de Gulia, construida en el siglo XII.

Acciaroli - Pollica – Pioppi, los lugares más bellos de la región

Siguiendo la costa, se llega a uno de los lugares más bellos de toda la región del Cilento: Acciaroli, donde la pureza del mar está "certificada".

Y es que, desde hace más de una década, esta pequeña aldea de la comuna de Pollica ha recibido la bandera azul por la calidad de sus aguas, cuyas playas son visitadas por veraneantes de todo el mundo.

Acciaroli porticciolo
Región Campania/Acciaroli

El puerto deportivo, que "cierra" la Marina al sureste, con una disponibilidad de 300 amarres, es el reinado indiscutible de los pescadores del antiguo pueblo que, según se dice, inspiró a Ernest Hemingway para su obra maestra "El viejo y el mar". En el interior del encantador pueblo, destacan la Iglesia de la Annunziata y los restos del convento franciscano que data de 1565.

A mitad de camino entre estas dos "perlas" costeras que son Acciaroli y Pioppi, en una colina a 420 metros sobre el nivel del mar, se encuentra Pollica

Unos pocos kilómetros más adelante y dominado por el sombrío perfil del castillo de Vinciprova, del siglo XVII, se encuentra Pioppi, un característico pueblo del Cilento que comparte con Acciaroli la pureza de sus aguas.

y justo, a mitad de camino entre estas dos "perlas" costeras que son Acciaroli y Pioppi, en una colina a 420 metros sobre el nivel del mar, se encuentra Pollica.

Esta ciudad cuenta con un centro histórico que comenzó a desarrollarse en torno a la antigua iglesia de San Nicola en el siglo XVI.

Perfectamente conservado, está dominado por el Palacio Principesco: una verdadera obra de arte con salones suntuosamente decorados, que data de 1290. La iglesia de San Pietro también tiene un gran valor histórico, artístico y arquitectónico y el convento franciscano, que data del siglo XV, contiene frescos y pinturas de exquisita factura.

Ascea, un destino luminoso

El mar abierto a lo largo de un muelle bordea el municipio de Ascea, que debe su nombre a la palabra griega a-skaidon, que significa lugar sin sombra. Y es que esta ciudad es un destino luminoso, con increíbles vistas.

Además, cuenta con un fascinante paisaje de interior, en el que se puede practicar senderismo, en paseos entre la naturaleza y la historia. Cultura clásica se vive en su Parque Arqueológico de Elea-Velia.

Fue una de las ciudades más bellas de la Magna Grecia, Durante dos siglos, Elea dictó la ley en el Mediterráneo, gracias a su extraordinario entramado comercial, pero también cultural

Y es que fundada hacia el 540 a.C., fue una de las ciudades más bellas de la Magna Grecia, Durante dos siglos, Elea dictó la ley en el Mediterráneo, gracias a su extraordinario entramado comercial, pero también cultural. Dejó una huella indeleble en la historia del pensamiento universal, gracias a la escuela filosófica de Jenófanes, Parménides, Zenón y Meliso, conocida como "Escuela Eleática". Lo que convirtió a Elea en una verdadera "joya" fue su muy favorable situación geográfica: enfermos de toda la cuenca mediterránea venían aquí para disfrutar del clima suave y de las grandes propiedades terapéuticas de las aguas. En el siglo I a.C., Elea se convirtió en municipium romano, tomando su nombre actual de Velia hasta el siglo IV d.C., cuando una catastrófica inundación la sepultó por completo.

La ciudad antigua ocupaba una superficie de unas noventa hectáreas y estaba organizada en barrios ubicados a lo largo de la pendiente natural de una colina.

Para visitar el parque arqueológico, es aconsejable entrar por la Porta Marina Sud, protegida por una imponente torre cuadrada; un camino pavimentado conduce al Barrio Sur, donde se puede visitar un complejo monumental de la época de Augusto, probablemente, destinado al culto imperial. Continuando, se bordea el complejo de las termas romanas y se llega a la famosa Porta Rosa, una obra de alta ingeniería del siglo IV a.C., el ejemplo más antiguo de arco de medio punto construido en Italia.

Pasando los restos del teatro, reconstruido en época romana, se cruza la Vía Sacra hasta la zona del santuario, en cuyo centro se encontraba un templo posiblemente dedicado a Atenea.

Del monumento, hoy en día, es visible el basamento, parcialmente incorporado a la fortificación medieval. En la Acrópolis, todavía se puede visitar la Capilla Palatina, una pequeña iglesia del siglo XII dedicada a San Quirino. El encenagamiento del puerto fluvial de la antigua Elea condujo a la formación de una larga franja de playa que hoy representa el corazón de Marina di Ascea.

Ascea vivió su momento de mayor esplendor en el siglo XV. De esta manera, los callejones, las pequeñas plazas y los portales de piedra tallada destacan en la estructura urbana del pueblo

Por otra parte, es importante señalar que Ascea vivió su momento de mayor esplendor en el siglo XV. De esta manera, los callejones, las pequeñas plazas y los portales de piedra tallada destacan en la estructura urbana del pueblo.

En el corazón del centro histórico, destacan el Palazzo Ricci, del siglo XVIII, ricamente decorado, y el Palazzo Barbarella, dos residencias señoriales.

Ya en el interior, sobresale la pedanía de Terradura. El trazado urbano es típicamente medieval y se desarrolla en torno a los dos monumentos religiosos más importantes: las iglesias de San Michele Arcangelo y Santa Sofía, construidas por los monjes italo-griegos que fundaron el pueblo.

La Playa de la Marina es muy amplia, de arena fina, ventosa, con vistas a un mar cristalino. Un poco más lejos se encuentra la bahía de Rondinella, el último punto de contacto con el continente. El límite extremo está marcado por la antigua Torre del Telégrafo, que ha sido declarada lugar de interés comunitario: situada en la cima de un acantilado monumental, está casi completamente cubierta por la retama del Cilento. El agua, que cambia de color a medida que lo hacen las rocas y la arena, es cristalina y refracta la magia azul, azul celeste y verde.

Ascea Marina
Región Campania/Ascea

Este lugar resulta ideal para unas vacaciones de playa. No hay que olvidar que lleva años "certificado" con el prestigioso galardón de playa "Bandera Azul".

Los paisajes del interior, con ricos matorrales mediterráneos y densos bosques, son el escenario natural de senderos y paseos y se convierten, sobre todo, en un paraíso para los amantes del senderismo

Por su parte, los paisajes del interior, con ricos matorrales mediterráneos y densos bosques, son el escenario natural de senderos y paseos y se convierten, sobre todo, en los largos periodos de clima suave, en un paraíso para los amantes del senderismo y del excursionismo inmersos en los colores y los aromas de una verde naturaleza.

En ellos se pueden recorrer cuatro caminos; el Sentiero degli Innamorati (Sendero de los Enamorados), el más conocido, comienza en la Scogliera della Marina y llega hasta la Punta del Telégrafo, que ofrece, especialmente al amanecer y al atardecer, un panorama mágico y romántico.

El Sendero de Aurella tiene un kilómetro y medio de longitud. Al recorrerlo, se afrontan tramos difíciles y empinados, pero ofrece una vista espectacular del mar de Velia.

El más difícil, de seis kilómetros, es el sendero que une el pueblo con su aldea más alta, Catona, pasando por el santuario de la Madonna del Carmine, uno de los siete de la región del Cilento dedicados al culto de la Virgen, que se encuentra en la cima del pequeño pueblo.

La aldea de Mandia, un pueblo fortificado que data de la Edad Media, cuyo centro histórico es una joya situada en el verde Parque Nacional del Cilento, merece sin duda una visita.

Logo blu

 

Archivado en:

Nuestros destacados