Las ciudades que hay que visitar en Rumanía

Rumanía es una tierra de tesoros escondidos. Desde innumerables maravillas naturales hasta urbes vibrantes, arte, cultura y buena comida, este país puede satisfacer a todo tipo de viajeros. Aquí están sus ciudades de obligada visita.

Juan Domínguez

Vista aérea de Brasov, una de las ciudades más bellas de Rumanía.
Vista aérea de Brasov, una de las ciudades más bellas de Rumanía.

Rumanía es un hermoso país de extraordinaria belleza natural y encantadoras ciudades medievales. Situado en el corazón de Europa del Este, ha sido fuertemente influenciado a lo largo de los siglos por los diferentes pueblos, culturas, religiones e imperios que han pasado por la región, ya sean romanos, sajones, otomanos o austriacos.

Estas diversas influencias se pueden ver más claramente en sus urbes con sus iglesias góticas, grandes fortificaciones, casas medievales y palacios opulentos. Con tanto que ver, es conveniente tener una guía de las mejores ciudades para visitar en Rumanía.

1. Brasov

La encantadora Brasov alberga una de las ciudades antiguas medievales mejor conservadas de Europa. Bordeada por las montañas de los Cárpatos, fue establecida por los caballeros teutónicos a principios del siglo XIII, y más tarde por los sajones, como una de sus siete ciudadelas amuralladas.

Paisaje de Brasov, una de las ciudades medievales mejor conservadas de Europa.
Paisaje de Brasov, una de las ciudades medievales mejor conservadas de Europa.

Los lugares clave de interés en Brasov incluyen la Iglesia Negra, la iglesia gótica más grande de Rumania, la Plaza del Consejo y las impresionantes torres defensivas

A lo largo de los siglos, Kronstadt (como se conocía a Brasov durante este período) acumuló una gran riqueza comercial debido a su ubicación entre Europa occidental y el este, y el resultado de esto se puede ver en su fina arquitectura gótica, renacentista y barroca. Los lugares clave de interés en Brasov incluyen la Iglesia Negra, la iglesia gótica más grande de Rumania, la Plaza del Consejo y las impresionantes torres defensivas, puertas y bastiones que una vez la protegieron. Al norte, también se puede visitar la iglesia fortificada de Prejmer de 800 años de antigüedad.

2. Sighisoara

Situada en el corazón de Rumania, Sighisoara es una hermosa ciudad medieval y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Establecida por los romanos y desarrollada por los dacios, es mejor conocida como el lugar de nacimiento de Vlad el Empalador, el poderoso gobernante que inspiró la épica historia de Bram Stoker.

Calle de adoquines rústicos con coloridas casas en el casco antiguo de Sighisoara.
Calle de adoquines rústicos con coloridas casas en el casco antiguo de Sighisoara. Foto: IStock.

Su centro ha sobrevivido casi completamente intacto, con los sinuosos callejones empedrados, las casas burguesas originales de color pastel. La Torre del Reloj del siglo XIV, el monasterio dominicano y la iglesia de 500 años, todo está firmemente ubicado dentro de los límites de la antigua Sighisoara.

La Torre del Reloj y la Iglesia en la Colina son dos de los edificios más elegantes de Rumania

La ciudadela en sí data del siglo XIV y una vez defendió la urbe de los ataques turcos, mientras que la Torre del Reloj y la Iglesia en la Colina son dos de los edificios más elegantes de Rumania.

3. Bucarest

Capital moderna de Rumania y la ciudad más poblada del país, ha tenido una historia tumultuosa. Convertida en capital en 1862, su diseño y arquitectura han sido moldeados por los acontecimientos de los últimos 150 años. Con la ciudad floreciendo en períodos de creatividad cultural y productividad industrial a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, pero también afectada por dos guerras mundiales y la remodelación que tuvo lugar durante el gobierno comunista de Ceausescu.

Biblioteca de la Antigua Universidad Central de Bucarest.
Biblioteca de la Antigua Universidad Central de Bucarest. Foto: IStock.

El edificio más conocido que sobrevive a la era del dictador es el gigantesco Palacio del Parlamento, que es el segundo edificio administrativo más grande del mundo y contiene unas asombrosas 1.100 habitaciones. También de interés es la opulenta sala de conciertos del Ateneo rumano, la Catedral Patriarcal, el Palatul Primaverii y la Plaza de la Revolución.

4. Sibiu

En un país de ciudades elegantes e históricas, Sibiu puede ser la más hermosa. Una de las más antiguas de Transilvania, tiene un marcado toque germánico y, junto con Brasov y Sighisoara, fue un importante centro sajón.

Sibiu es una de las ciudades más bellas de Transilvania.
Sibiu es una de las ciudades más bellas de Transilvania. Foto: Istock.

Se aconseja explorar las elegantes plazas de la Ciudad Alta, incluida la Gran Plaza protegida por la UNESCO, y la Plaza Huet con su arquitectura gótica

Hoy en día, queda gran parte de esta herencia. La mayoría de las fortificaciones defensivas históricas aún están intactas (incluidas 39 torres y cuatro puertas), hay una colección bellamente mantenida de edificios del siglo XVII y numerosas iglesias, todas todavía en pie dentro del trazado original de sus calles medievales. Se aconseja explorar las elegantes plazas de la Ciudad Alta, incluida la Gran Plaza protegida por la UNESCO, y la Plaza Huet con su arquitectura gótica y la Catedral Evangélica, el Puente de las Mentiras, el Palacio Brukenthal y la Torre del Consejo del siglo XIII.

5. Sinaia

El complejo de montaña de Sinaia, que se encuentra en el corazón de una región de excepcional belleza natural, es mejor conocido por ser la ubicación del majestuoso Castillo de Peles.

Situado en el extremo oriental del Parque Natural de Bucegi, el Castillo de Peles es una obra maestra de la arquitectura renacentista alemana, que se completó a finales de la década de 1880 y fue la residencia de verano de la familia real hasta 1947.

Castillo de Peles, en Sinaia.
Castillo de Peles, en Sinaia. Foto: IStock.

No se repararon en gastos para su cosntrucción, cada una de las habitaciones está decorada con un tema diferente, utilizando pinturas y objetos de incalculable valor. En ese momento, Peles era el único castillo en Europa que tenía electricidad.

Es de interés las imponentes torretas del antiguo Castillo de Bran, que data del 1300, y fue elegido por Bram Stoker como la fortaleza legendaria del Conde Drácula

También es de interés el Monasterio de Sinaia de 300 años, que sigue siendo un centro monástico en funcionamiento, y, más lejos, las imponentes torretas del antiguo Castillo de Bran, que data del 1300, y fue elegido por Bram Stoker como la fortaleza legendaria del Conde Drácula.

6. Timisoara

Situada en el oeste de Rumania, cerca de las fronteras con Serbia y Hungría, Timisoara ha estado durante mucho tiempo en la encrucijada de varias civilizaciones diferentes. A lo largo de los siglos, la ciudad ha estado bajo los auspicios del Imperio Romano, Otomano y Austro-Húngaro, el último de los cuales ha dejado fuertes vínculos culturales húngaros, alemanes y serbios que se ven claramente en la arquitectura, las galerías de arte y los museos.

Timisoara es conocida popularmente como la Pequeña Viena.
Timisoara es conocida popularmente como la Pequeña Viena. Foto: IStock.

Famosa por sus iglesias, grandes plazas municipales, parques y jardines, la tercera ciudad más grande de Rumanía es conocida popularmente como la “Pequeña Viena” y hay mucho que ver y hacer.

Los puntos destacados incluyen Union Square, con sus catedrales católica romana y ortodoxa serbia, la arquitectura de la Freedom Square, de la era de los Habsburgo, la gran catedral metropolitana ortodoxa rumana y tres hermosas sinagogas judías.

7. Cluj-Napoca

La segunda ciudad de Rumanía, Cluj-Napoca, es la puerta de entrada a Transilvania. Originalmente un pequeño asentamiento dacio que se expandió durante la era romana, fue un importante centro comercial y una fortaleza medieval sajona importante.

Vista aérea con la torre de la iglesia de San Miguel, la iglesia de estilo gótico más grande de Cluj Napoca.
Vista aérea con la torre de la iglesia de San Miguel, la iglesia de estilo gótico más grande de Cluj Napoca.

La inmigración procedente de Europa central y los vínculos comerciales con muchas de las ciudades más influyentes de la región impulsaron su crecimiento económico que, con el tiempo, se tradujo en grandes obras de construcción y en la reputación de ser un centro para la educación y las artes.

Cluj-Napoca es una vibrante ciudad universitaria de galerías y jardines, bares y cafés

Hoy, Cluj-Napoca es una vibrante ciudad universitaria de galerías y jardines, bares y cafés. Alberga la iglesia gótica de San Miguel del siglo XV y el palacio barroco de Banffy, ambos con vistas a Union Square, y varios museos, incluido el Museo Nacional de Arte de Cluj y el Museo Etnográfico de Transilvania.

8. Suceava

La encantadora Suceava, que una vez fue la capital de Moldavia, se encuentra en el extremo noreste del país, cerca de los asombrosos monasterios pintados de Bucovina, protegidos por la UNESCO.

Las paredes exteriores de estos monasterios están elaboradamente decoradas con coloridos frescos, que representan de todo

Obras maestras innegables del arte bizantino, las paredes exteriores de estos monasterios están elaboradamente decoradas con coloridos frescos, que representan de todo, desde la vida de Jesús y otras escenas bíblicas clave, hasta representaciones del cielo y el infierno e ilustraciones de santos y profetas prominentes.

Monasterio de Sucevița, situado en la parte noreste de Rumania.
Monasterio de Sucevița, situado en la parte noreste de Rumania. Foto: IStock.

Tres de los monasterios más importantes son Moldovita, Voronet y Sucevita (todos a una mañana en coche desde Suceava). Los frescos de Moldovita muestran el Sitio de Constantinopla y el Árbol de Jesse; los de Voronet son famosos por su calidad y conservación, mientras que Sucevita tiene la mayor cantidad de pinturas y una colección de manuscritos invaluables.

9. Constanta

Se cree que Constanta es la ciudad habitada más antigua de Rumanía. Establecida por los antiguos griegos y conquistada por los romanos, un rico puesto comercial genovés y un asentamiento otomano a largo plazo, la prominencia urbe está vinculada a su ubicación costera con vistas al Mar Negro.

Hay una serie de mosaicos maravillosamente conservados y una extensa colección de objetos en el Museo Nacional de Historia y Arqueología y el Parque Arqueológico al aire libre

Queda por descubrir una cantidad considerable de historia romana en Constanza: la plaza principal lleva el nombre del poeta Ovidio, que fue exiliado a la ciudad por el emperador Augusto, hay una serie de mosaicos maravillosamente conservados y una extensa colección de objetos en el Museo Nacional de Historia y Arqueología y el Parque Arqueológico al aire libre.

Vista aérea del antiguo edificio del Casino en Constanta, junto al Mar Negro.
Vista aérea del antiguo edificio del Casino en Constanta, junto al Mar Negro.

Se recomienda visitar el casino Art Nouveau, la catedral ortodoxa de San Pedro y San Pablo y subir al minarete de la Gran Mezquita Mahmudiye, para disfrutar de las vistas de toda la ciudad.

10. Iasi

Iasi es una importante ciudad provincial. En la Rumanía actual, es conocida como un importante centro cultural, literario y educativo: fue aquí donde se imprimió el primer periódico rumano, se fundó la primera universidad y se estableció el primer teatro.

En Iasi destaca su opulento del Palacio de la Cultura.
En Iasi destaca su opulento del Palacio de la Cultura. Foto: IStock.

Durante siglos, Iasi también jugó un papel destacado en el comercio de la región en general, beneficiándose de una ubicación que permitió a sus comerciantes acceder a las prósperas rutas comerciales entre Polonia, Hungría, Rusia y el Imperio Otomano. Gran parte de esta riqueza se invirtió en la ciudad: se construyeron iglesias (Iasi alberga casi un centenar de iglesias ortodoxas), se colocaron parques, se construyeron palacios y se crearon avenidas arboladas. El opulento Palacio de la Cultura centenario es un punto culminante particular y alberga una biblioteca y cuatro museos.

Fuente: Pettits Travel.

Archivado en:

Retrato tallado del rey de los dacios Decebal, sobre el río Danubio, en el Parque Natural de las Puertas de Hierro, Rumania.

Relacionado

Quiénes eran los dacios

Nuestros destacados