Cómo ver lo mejor de Omán en 10 días

Podrías pasar toda la vida atravesando las montañas, los desiertos, los valles frondosos y las playas magníficas de Omán. ¿Solo tienes 10 días? Aún puede experimentar lo mejor del sultanato, según la propuesta de The Times.

Elena Lozano

Museo Nacional de Omán, situado en su capital, Mascate.
Museo Nacional de Omán, situado en su capital, Mascate.

En la costa sur de la Península Arábiga, un nuevo aeropuerto internacional en la segunda ciudad más grande de Omán, Salalah, permite a los visitantes conocer un área aislada durante mucho tiempo por el vasto desierto Empty Quarter (nombre en inglés del desierto Rub 'Al Khali). El aislamiento ha preservado las viejas formas de vida, por lo que ésta es una región virgen de pueblos de pescadores, árboles de incienso y playas de arena blanca y sedosa.

No se puede ir a Omán y no saborear la serenidad de una noche en el desierto

Aproximadamente a tres horas en automóvil desde Salalah, sobre una corona de montañas ricas en ganado, comienza el desierto de Rub 'al Khali: 402.336 kilómetros cuadrados de nada. Con un vehículo con tracción en las cuatro ruedas se puede seguir una pista llena de baches entre las ondulantes dunas, que se repiten sin cesar en la distancia. Las caravanas de camellos solían cruzar esta zona, y los criadores beduinos todavía tienen campamentos aquí.

No se puede ir a Omán y no saborear la serenidad de una noche en el desierto. La región de Al Sharqiyah, a 10 horas en auto por la carretera principal de Mascate desde Salalah antes de dirigirse hacia el este hasta Sharqiya Sands, ofrece glamping en un entorno encantador y con baño en tiendas de campaña de estilo beduino. A la puesta de sol en las dunas, le sigue una cena al aire libre y, para vivir una auténtica experiencia en este lugar, se puede pasear bajo el dosel de estrellas que ofrece el desierto.

El impresionante desierto de Omán es una visita obligada a este país.
El impresionante desierto de Omán es una visita obligada a este país. Foro: IStock.

De regreso al noroeste a través de la carretera de Mascate, las montañas Al Hajar, que emergen de la bruma del calor, es el hogar del resort de cinco estrellas más alto de Oriente Medio. El Anantara Al Jabal Al Akhdar se encuentra a 2.000 metros sobre el borde curvo de un gran cañón, a dos horas en coche del aeropuerto de Mascate.

El traslado hacia este impresionante lugar es una especie de atracción de feria de curvas cerradas, pero vale la pena disfrutar del silencio sobrecogedor en la cima.

Musandam y Mascate

Musandam es una zona de Omán que se encuentra en la cima de la península del mismo nombre, separada del resto del país por un cinturón de los Emiratos Árabes Unidos y a seis horas en coche (o en ferry) de Mascate. La península puntiaguda empuja el Estrecho de Ormuz y su costa irregular presenta ensenadas parecidas a fiordos que albergan una gran variedad de vida marina, desde tortugas hasta tiburones ballena, que se exploran mejor en cruceros desde Khasab. Algunos de los mejores sitios de buceo del mundo se encuentran aquí, con cuevas, arrecifes y senderos para nadar.

Vista de un fiordo en Musandam.
Vista de un fiordo en Musandam. Foto: IStock.

Se aconseja ir de compras en el laberinto de callejones cargados de perfumes en el zoco de Mutrah, seguido de la puesta de sol en la bahía de Mutrah

Por último, se encuentra la visita a Mascate, la elegante y discreta capital de Omán. Los edificios clave son el Museo Nacional, para completar todos los detalles de lo que se acaba de ver, y la Gran Mezquita diseñada por expertos, con la alfombra persa más grande del mundo y una araña de cristal deslumbrantemente extravagante. Además, por supuesto, ir de compras en el laberinto de callejones cargados de perfumes en el zoco de Mutrah, seguido de la puesta de sol en la bahía de Mutrah para ver los dhows (veleros tradicionales de la zona) y tomar la maravillosa brisa.

Fuente: The Times.

Archivado en:

Los mejores vídeos