Los diez lugares imprescindibles de la capital de Lituania

La animada capital de Lituania es conocida en el idioma del país como Vilnius, tomando su nombre del río que pasa por la ciudad, el Vilnia. The Guardian reúne los diez lugares esenciales de esta urbe, que cuenta con un centro histórico, Patrimonio de la Humanidad.

Francisco Moral

La capital de Lituania cuenta con numerosas atracciones turísticas.
La capital de Lituania cuenta con numerosas atracciones turísticas.

Fundada en 1323 por el gran duque Gediminas, la capital de Lituania atrajo a comerciantes y mercaderes judíos y alemanes con generosas exenciones de impuestos y, durante siglos, se convirtió en un destino para quienes huían de la persecución religiosa (incluso había una comunidad calvinista escocesa en Vilna) o de las estrictas regulaciones gremiales. El escudo de armas de la ciudad presenta a San Cristóbal, el santo patrón de los viajeros.

La misma actitud liberal continuó a lo largo de los siglos y, hoy en día, la ciudad todavía tiene sus barrios ortodoxos católicos, protestantes, judíos y rutenos. Durante dos siglos a partir de 1569, fue la cocapital de lo que entonces era el imperio más grande de Europa: la Commonwealth polaco-lituana. Más tarde, Vilna resistió la ocupación zarista y soviética rusa y, en 1991, obtuvo su libertad e independencia.

Conozcamos sus sitios más espectaculares, testigos de toda esta historia.

1. Distritu de Užupis

El 1 de abril de 1997, el distrito de Užupis (el nombre significa "sobre el río") se declaró una república separada, formando una comuna bohemia con un presidente, un ministerio de relaciones exteriores e incluso una constitución.

Distrito de Uzupis, donde se formó una comuna bohemia.
Distrito de Uzupis, donde se formó una comuna bohemia.

Durante la época soviética, la calle Užupis se llamaba el Callejón de la Muerte por su tasa de criminalidad, pero ahora es segura y cuenta con galerías, boutiques y restaurantes.

Hay mucha comida callejera (hamburguesas y bagels artesanales, brochetas de carne y pasteles) para disfrutar al son de los DJ locales

Los jueves, el cercano mercado de alimentos Tymo Turgus es el destino de los productos orgánicos: los puestos venden quesos caseros y carnes ahumadas con enebro, miel (incluyendo tilo, trébol y flores del bosque), encurtidos, mermeladas y conservas (el espino amarillo y la rosa mosqueta son especialidades locales), tés de hierbas, bayas y verduras. También hay mucha comida callejera (hamburguesas y bagels artesanales, brochetas de carne y pasteles) para disfrutar al son de los DJ locales. Haz una parada en Špunka (Užupio g 9), un acogedor pub con una amplia selección de cervezas locales.

2. Galería Nacional

La Galeria Nacional es un centro muy frecuentado por los lituanos.
La Galeria Nacional es un centro muy frecuentado por los lituanos.

A los habitantes de la capital de Lituania les encanta la Nacionalinė Dailės Galerija, simplemente llamada NDG, al otro lado del río Neris desde el centro. Lo que fue el Museo de la Revolución ha sido reconvertido en una galería de arte contemporáneo. Las exposiciones permanentes son contemporáneas y de arte lituano del siglo XX. La librería es fantástica y el restaurante tiene vistas al río y un menú europeo que cambia semanalmente.

3. Hotel Stikliai

El hotel Stikliai (Glassblowers) fue el primero de cinco estrellas en Vilna, que abrió después de la independencia en 1990. Sin embargo, es relativamente asequible. Está en la antigua judería, con fácil acceso a los principales lugares de interés. Hay una piscina en el sótano, un atrio cerrado con vegetación y un cómodo jardín de invierno, que es el lugar favorito de los lugareños para tomar una copa.

Este hotel fue el primero de cinco estrellas que se abrió en la capital de Lituania.
Este hotel fue el primero de cinco estrellas que se abrió en la capital de Lituania.

La pastelería “Ponių laimė”, al otro lado de la calle, pertenece a los mismos propietarios y todas las frutas que se sirven en el hotel provienen de su granja ecológica en Dubingiai, a 50 kilómetros al norte de la ciudad.

4. Restaurantes

La mayoría de los buenos restaurantes de la ciudad están decididos a utilizar únicamente productos orgánicos de origen local, inspirándose en las estaciones y añadiendo un toque contemporáneo a las recetas tradicionales lituanas. Se espera con entusiasmo la publicación de la lista anual de los 30 mejores restaurantes de Lituania. La mayoría de los que se encuentran en el top 30 son razonables, con platos principales desde 20 euros.

Los platos de los restaurantes se inspiran en las estaciones con un toque cotnemporáneo.
Los platos de los restaurantes se inspiran en las estaciones con un toque cotnemporáneo.

La remolacha está de moda, desde patatas fritas hasta tartares y helados, y es popular en el menú de Dziaugsmas

Prueba el pescado local (lucio, esturión y anguila ahumada) en lugares como Dine; y setas en restaurantes como Gaspar’s o Somm (pide cualquier cosa con boletus). La remolacha está de moda, desde patatas fritas hasta tartares y helados, y es popular en el menú de Dziaugsmas.

5. Puerta del amanecer

En la Puerta de la Aurora, se encuentra su famosa Virgen, de la que hay copia en San Pedro de Roma.
En la Puerta de la Aurora, se encuentra su famosa Virgen, de la que hay copia en San Pedro de Roma.

La capilla de la Puerta de la Aurora, en la antigua muralla de la ciudad, alberga a su famosa Virgen, en radiante oro y plata. Pintada por un artista desconocido, se colocó sobre las puertas en el siglo XVI, para proteger la ciudad de los enemigos y se dice que tiene poderes milagrosos.

Afortunadamente, se abandonó un plan soviético de demoler las puertas en la década de 1950 para dar paso a la avenida que conduce a la estación

Hay copias en San Pedro de Roma, en París, Venecia y América del Sur. Afortunadamente, se abandonó un plan soviético de demoler las puertas en la década de 1950 para dar paso a la avenida que conduce a la estación. Los lugareños van allí a orar y continúan con la tradición de traer exvotos: corazones, brazos y piernas de plata y dorados, que representan partes del cuerpo que fueron curadas. Las paredes del santuario están cubiertas con miles de ellos.

6. Iglesia de San Juan

Para obtener una visión general del extenso casco antiguo catalogado por la Unesco, toma el ascensor (abierto de mayo a octubre) hasta el campanario de la iglesia de San Juan y sube los últimos escalones hasta el balcón abierto.

Desde la Iglesia de San Juan, hay una vista espectacular del casco antiguo de Vilna.
Desde la Iglesia de San Juan, hay una vista espectacular del casco antiguo de Vilna.

Allí, a 60 metros de altura, verás arquitectura gótica alemana, barroca italiana y clasicista francesa, además de cúpulas ortodoxas rusas y el laberinto del barrio judío, todo ello rodeado de verdes colinas. En este lugar, se filmaron varias escenas de la adaptación de “Guerra y paz”, de la BBC de 2016.

7. Iglesia de San Pedro y San Pablo

Los viajeros lituanos aristocráticos del siglo XVIII no quedaron impresionados con la Catedral de San Pablo de Londres y anotaron en sus diarios que su interior no se acercaba a la iglesia de San Pedro y San Pablo de la capital lituana.

Esta iglesia lituana se inició en 1668 y en ella hay miles de esculturas de Giovanni Pietro Perti.
Esta iglesia lituana se inició en 1668 y en ella hay miles de esculturas de Giovanni Pietro Perti.

Iniciada en 1668, encarna el principio barroco: un equilibrio entre el control y el caos. Hay miles de esculturas de Giovanni Pietro Perti y su equipo de Ticino, Suiza, todas en estuco blanco. Busca la estatua de Santa María Magdalena con un vestido a la moda; se dice que es un retrato de la amada esposa lituana de Perti, Magdalena.

8. Museo de las Ocupaciones y las Luchas por la Libertad

En esta aleccionadora visita obligada, los visitantes pueden entrar en las celdas donde, entre 1958 y 1987, miles de lituanos fueron detenidos, interrogados, torturados y ejecutados.

Se convirtió en el cuartel general de Vilna de la Gestapo después de la invasión nazi, y habría desempeñado un papel en el asesinato de gran parte de la población judía del país

Una vez que fue un palacio de justicia, se convirtió en el cuartel general de Vilna de la Gestapo después de la invasión nazi, y habría desempeñado un papel en el asesinato de gran parte de la población judía del país, antes de que la KGB se mudara después de que la URSS retomara los estados bálticos durante 1944.

Este museo es una visita obligada a la capital de Lituania.
Este museo es una visita obligada a la capital de Lituania.

Después de eso, muchos de los que entraron en este edificio salieron solo para ser deportados a los gulags de Siberia. Saldrás iluminado sobre la realidad del sistema socialista soviético. Es uno de los museos mejor valorados por los visitantes extranjeros y fundamental para entender la historia reciente de Lituania.

9. Ópera de la ciudad de Vilna

Vilna es conocida por sus músicos y cantantes clásicos: Jascha Heifetz nació y fue descubierta como un prodigio aquí. La famosa mezzosoprano Violeta Urmana está más a menudo en el escenario de La Scala de Milán que en Vilna.

Las producciones de la Ópera de Vilna cuentan con gran prestigio mundial.
Las producciones de la Ópera de Vilna cuentan con gran prestigio mundial.

Dirigida por Dalia Ibelhauptaite (esposa del actor y director británico Dexter Fletcher), las producciones son jóvenes, ambiciosas y espectaculares, de un equipo medio británico, que trabaja con los mejores talentos vocales lituanos, que suelen escucharse en Glyndebourne, Covent Garden o Salzburgo.

10. Jardín Botánico

La Universidad de Vilna alberga un venerable jardín botánico, fundado en 1781 por el profesor francés Jean-Emmanuel Gilibert y, más tarde, ampliado por el compañero de James Cook, el botánico Georg Forster.

Edificio del jardín botánico, fundado en 1781.
Edificio del jardín botánico, fundado en 1781.

Desde 1974, se encuentra en Kairėnai, en las afueras de Vilna, en los bosques de una antigua casa solariega. Mayo ve una increíble variedad de lilas en flor, la colección de rododendros es impresionante en junio y también hay jardines japoneses.

Fuente: The Guardian.

Archivado en:

Nuestros destacados