Los diez lugares más bonitos de Salvador de Bahía

Salvador de Bahía es una de las ciudades más conocidas de Brasil, tras San Pablo, Río de Janeiro y Brasilia, siendo la cuarta más poblada del país y la más grande del nordeste, con tres millones de habitantes. Descubre sus diez rincones más bonitos.

Meritxell Bernal

Centro histórico de Salvador de Bahía.
Centro histórico de Salvador de Bahía.

Salvador de Bahía es un símbolo de Brasil, muy valorado, querido por el sincretismo de culturas (africana, americana, y europea) y adorado por su clima tropical ideal para disfrutar durante todo el año.

Siendo la capital del Estado de Bahía, Salvador de Bahía sorprende y conquista a quien la visite. Enamora con sus playas turquesas, y despierta emoción en el viajero buscador de historia y cultura.

Descubre los 10 lugares más bonitos de Salvador de Bahía.

1. Pelourinho

El casco antiguo de la ciudad se lo conoce como Pelourinho y cuenta con una historia que está llena de altibajos, pero recientemente ha sido objeto de una importante renovación e incluida en el Patrimonio Mundial de la UNESCO, gracias a su arquitectura colonial.

Se puede almorzar o comer aquí en alguno de sus cafés y restaurantes frente alguna construcción del siglo XVII, y comprobar que el lugar tiene una magia especial

Sus características vistas, con calles empedradas y edificios coloridos, están entre las imágenes más famosas de Salvador.

El casco antiguo de la ciudad se lo conoce como Pelourinho.
El casco antiguo de la ciudad se lo conoce como Pelourinho.

Se puede almorzar o comer aquí en alguno de sus cafés y restaurantes frente alguna construcción del siglo XVII, y comprobar que el lugar tiene una magia especial.

Durante la visita también se podrá visitar varias iglesias, como la de San Francisco, una de las principales construcciones coloniales destacada del Brasil.

Además de conocer estas edificaciones y disfrutar de un paseo cultural por el centro histórico, se podrán visitar museos de arte, historia y cultura

Además de conocer estas edificaciones y disfrutar de un paseo cultural por el centro histórico, se podrán visitar museos de arte, historia y cultura.

Lo mejor: dejarse sorprender con la música callejera, la capoeira, las propuestas gastronómicas, y las artesanías.

2. Mercado Modelo

El Mercado Modelo es perfecto para hacer compras.
El Mercado Modelo es perfecto para hacer compras.

Dentro del barrio Comercio, próximo a Pelourinho, se encuentra el Mercado Modelo, un lugar ideal para hacer las compras en Salvador de Bahía.

Aquí se puede degustar los sabores auténticos de la región y comprar alguna artesanía original del lugar. Dentro de los recuerdos más característicos se encuentran sandalias chantas, estatuillas de mujeres bahianas, cerámicas y pinturas. Cada recuerdo es una obra de arte.

3. Elevador Lacerda

Tomar el elevador es una de las formas de llegar a Pelourinho, ahorrándose las subidas empinadas que tiene este barrio.

El Elevador Lacerda ofrece una espléndida vista de la Baía de Todos os Santos.
El Elevador Lacerda ofrece una espléndida vista de la Baía de Todos os Santos.

De hecho, se estima que en un mes sus pasajeros son unos 750.000, entre los que se encuentran turistas que se sienten atraídos por su encanto déco y habitantes de Salvador que lo utilizan como la forma más rápida de ir de un punto a otro de la ciudad.

Pero más que un elevador, el lugar ofrece una espléndida vista de la Baía de Todos os Santos desde el pasillo de cristal que une las dos torres.

4. Iglesia y Museo de la Misericordia

Saliendo del Elevador Lacerda, se encuentra la Praça Tomé de Sousa, en el barrio histórico del Pelourinho. A poca distancia se encuentra el Complejo de la Divina Misericordia​, que ha jugado un papel muy importante en la historia de Salvador.

vista de la Santa Casa da Misericordia da Bahia en el Centro Histórico de la ciudad de Salvador.
Vista de la Santa Casa da Misericordia da Bahia en el Centro Histórico de la ciudad de Salvador.

Está formado por el Museo de la Santa Casa de la Misericordia y la Iglesia de la Misericordia: el imponente edificio que alberga el museo fue el primer hospital de la ciudad, fundado en 1549 junto a la propia Salvador de Bahía.

Fue reconstruido en el siglo XVII, y hoy en día es un museo muy rico con una colección de más de 3.000 piezas que narran 500 años de la historia de la ciudad

Dañado por los bombardeos británicos y holandeses entre los siglos XVI y XVII, fue reconstruido en el siglo XVII, y hoy en día es un museo muy rico con una colección de más de 3.000 piezas que narran 500 años de la historia de la ciudad, a través de los acontecimientos de la política, la sociedad e incluso la atención sanitaria.

La Iglesia de la Santa Casa de la Misericordia, en cambio, fue construida a partir de 1654 en el mismo lugar donde se encontraba un templo. Durante el 1700 se realizaron varias obras para embellecerla: en su interior hay vestigios de diferentes estilos, desde el Barroco al Rococó y al Neoclásico, con pinturas antiguas y azulejos. No sólo acoge misas, sino también ceremonias y conciertos privados.

5. Fuerte de Santo Antonio

El Fuerte de San Antonio es un lugar perfecto para ver la puesta de sol.
El Fuerte de San Antonio es un lugar perfecto para ver la puesta de sol.

El fuerte de Santo Antonio cuenta con el Farol da Barra, donde se puede contemplar una de las vistas más bonitas de Salvador de Bahía. Un lugar ideal para disfrutar de un café mientras miras al sol ocultarse.

Además del encanto natural, este sitio convoca a muchas personas diariamente, por lo que seguro se disfrutará de algún show de música, baile u otro entretenimiento del cual se puede formar parte.

6.  Barrio de Barra

El barrio de Barra, en Salvador de Bahía, tiene una característica que lo hace único: está situado exactamente en la punta de la península en la que se encuentra la ciudad, entre la Bahía de Todos los Santos y el Océano Atlántico, y por eso desde sus orillas se puede ver tanto el amanecer como el atardecer sobre el mar.

Vista aérea del Barrio de Barra.
Vista aérea del Barrio de Barra.

En Barra, hay también varias playas urbanas, con arenas doradas y aguas cristalinas, perfectas para los amantes del buceo

Por supuesto, gracias a su ubicación, en Barra, hay también varias playas urbanas, con arenas doradas y aguas cristalinas, perfectas para los amantes del buceo. Caminando por la Praia do Porto da Barra es fácil olvidar que se está a un paso del centro de la ciudad. Este barrio de Salvador tiene una vocación más residencial que el Pelourinho.

Aquí se puede disfrutar de una caipiriña o de un zumo de caña de azúcar, en los bares de moda.

7. Morro de Sao Paulo

Morro de Sao Paulo es un pequeño paraíso terrenal.
Morro de Sao Paulo es un pequeño paraíso terrenal.

Cruzando la Baía de Todos os Santos, desde Salvador de Bahía se llega a un centro turístico completamente alejado del ambiente metropolitano: Morro de São Paulo, en la isla de Tinharé. Un pequeño paraíso terrenal, con playas blancas a la sombra de palmeras y aguas cristalinas, donde los habitantes del estado de Bahía vienen a bucear, a nadar en las piscinas naturales creadas por el arrecife de coral, a caminar a la sombra de los manglares y a mimarse con una caipirinha o agua de coco mientras disfrutan de la belleza del Océano Atlántico.

En los alrededores, hay varias playas más urbanas o salvajes, a las que se puede llegar en barco

El Morro de São Paulo vigila el océano desde un promontorio verde en el que hay un faro ("farol" en el idioma local). En los alrededores, hay varias playas más urbanas o salvajes, a las que se puede llegar en barco.

8. Praia do Flamengo, Ipitanga y Stella Maris

La Playa de Ipitanga se encuentra cerca de Salvador de Bahía.
La Playa de Ipitanga se encuentra un poco alejada de Salvador de Bahía.

Las playas más bonitas de Salvador de Bahía se encuentran un poco alejadas del centro de la ciudad, pero se accede sencillamente a ellas alquilando una bicicleta o tomando un autobús.

Estas playas tienen la particularidad de ser más tranquilas, especialmente durante los días lunes hasta el día viernes. Los fines de semana suelen ser más concurridas.

9. Teatro Castro Alves

Este edificio se integra discretamente en el paisaje que lo rodea.
Este edificio se integra discretamente en el paisaje que lo rodea.

El Teatro Castro Alves desde el exterior sorprende por la limpieza de sus formas: este edificio de estilo modernista, bajo y alargado, se integra discretamente en el paisaje que lo rodea. Este edificio ha tenido una historia turbulenta: se suponía que iba a ser inaugurada en 1958, pero accidentes técnicos y políticos hicieron que se pospusiera su apertura hasta 1967.

Es hoy uno de los centros culturales de Salvador de Bahía

Dedicado al poeta del siglo XIX Antônio Frederico de Castro Alves, conocido como el "poeta de los esclavos" por su compromiso civil, es hoy uno de los centros culturales de Salvador de Bahía. Además de las actuaciones en su sala interior de 1.500 plazas, también ofrece espectáculos bajo las estrellas en un anfiteatro al aire libre con 5.000 plazas rodeado de árboles.

10. Convento do Carmo

El Convento do Carmo, en 1586, fue erigido como la primera casa de las Carmelitas Descalzas en lo que hoy es el barrio de Santo Antônio além do Carmo, cerca del Peloruinho.

El Convento do Carmo es un refinado hotel histórico con restaurante.
El Convento do Carmo es un refinado hotel histórico con restaurante.

Las fachadas claras e imponentes de este edificio, que dan a una calle pavimentada bordeada de casas de colores, protegían antiguamente dos claustros donde se reunían los monjes. Hoy en día, debido a la escasez de nuevas vocaciones, el convento ya no existe como tal: se ha convertido en un refinado hotel histórico con restaurante, donde los huéspedes buscan la paz en la que vivían los anteriores inquilinos.

Junto a él se encuentran la Igreja do Carmo, una iglesia barroca con detalles góticos que alberga un precioso icono salpicado de rubíes

Junto a él se encuentran la Igreja do Carmo, una iglesia barroca con detalles góticos que alberga un precioso icono salpicado de rubíes, y la Igreja da Ordem Terceira do Carmo de Salvador, también construida en el mismo estilo. Los dos edificios religiosos son una imagen especialmente llamativa del centro de Salvador.

Archivado en:

Nuestros destacados