Dos libros para viajar desde casa al otro lado del mundo

David Attenborough y Zigor Aldama nos transportan con sus historias de un lado al otro del mundo. De Madagascar a las islas del Pacífico, de Nueva Guinea a Mongolia. Aventuras sin igual entre gentes, lugares y animales que nos descubrirán un mundo apasionante y totalmente desconocido.

Mundo Geo

Dos libros para viajar durante el confinamiento
Dos libros para viajar durante el confinamiento

Cuando Zigor Aldama nacía, allá por 1980, David Attenborough era ya una celebridad. Lo sigue siendo. A su avanzada edad (94 años), Sir David continúa luchando activamente por la protección de la biodiversidad y contra el cambio climático. Cambio climático cuyas consecuencias contempla y analiza Zigor Aldama mientras viaja por todas las zonas de Mongolia: el desierto del Gobi, la estepa central, las montañas del oeste, la tundra siberiana.

Aldama y Attenborough tienen en común no solo su pasión por el viaje y la aventura, sino una curiosidad sin límites que se refleja en cada uno de los capítulos que recogen estos dos libros que ahora, en época de confinamiento, te recomendamos. Libros donde nos narran, unas veces con humor y otras con prudente distancia, la forma de vida de los pueblos que encuentran a su paso, en su mayoría minorías étnicas con un estilo de vida tradicional que, o bien ya ha desaparecido, o bien podría hacerlo en el breve plazo de unos pocos años. 

Cada uno a su manera, Sir David Attenborough y Zigor Aldama nos demuestran lo que algunos ya sabíamos, que viajar no solo desplazarse, sino también, y sobre todo, comprender el mundo que recorremos. 

Viajes al otro lado del mundo
Viajes al otro lado del mundo, Sir David Attenborough. Ediciones El Viento. 26 €.

Una aventura sin igual

Viajes al otro lado del mundo. Sir David Attenborough. Ediciones El Viento. 26 €.

A finales de los años cincuenta del siglo pasado, tras el éxito de las primeras ediciones de Zoo Quest, el programa televisivo que le llevaría a convertirse en una celebridad, Sir David Attemborough se embarca en un viaje que le llevará de Madagascar y Nueva Guinea a las islas del Pacífico y los territorios del norte de Australia. Acompañado de un cámara, no solo fue recogiendo datos de la vida salvaje –en ocasiones también capturaba animales para el Zoo de Londres–, sino de la forma de vida de los indígenas de aquellas tierras, cuyas tradiciones eran totalmente desconocidas para el mundo en general y para los británicos en particular.

Sir David Attenborough durante su aventura.
Sir David Attenborough durante una de sus aventuras.

Por las páginas de este libro, un viaje insólito donde los haya, cruzan como si tal cosa los saltadores en tierra firme de la isla de Pentecostés, proféticos precursores del puenting actual, las fiestas sing-sing de Nueva Guinea, el ceremonial real de la Kava en Tonga y las más variopintas manifestaciones artísticas ancestrales de los territorios del norte. En el camino, el entonces naturalista británico tiene tiempo para posar su cámara y su pluma sobre una fauna sorprendente, como el ave del paraíso, aquella que arribó por primera vez a las costas españolas en 1522 a bordo de la nao Victoria tras la exitosa vuelta al mundo de Magallanes y Elcano. La que trajeron los marineros eran seis y estaban disecadas, además de no tener ni patas ni alas, lo que condujo a todo tipo de especulaciones y leyendas sobre su origen y capacidades.  Pero también camaleones, sifacas y muchos otros animales pertenecientes a uno de los territorios más singulares del planeta.

El estilo del por entonces joven Attemborough está lleno del encanto, el humor y la calidez característicos de los naturalistas británicos, una mezcla inimitable entre el Darwin más académico y el Durrell más auténtico. En definitiva, una deliciosa lectura que te permitirá viajar a un mundo, como Attenborough señala en su introducción, que prácticamente ya ha desaparecido pero que hace apenas 50 años estaba allí a la espera de ser descubierto y contado.

 

portada adios a mongolia zigor aldama
Adiós Mongolia. Zigor Aldama. Editorial Península. 17,90 €.

De águilas, renos, mineros y neonazis

Adiós a Mongolia. Zigor Aldama. Editorial Península. 17,90 €

Cada año, unos 20.000 nómadas abandonan su estilo de vida tradicional y deciden echar raíces en alguna de las ciudades de Mongolia. Su vida tradicional podría desaparecer en el próximo medio siglo. Esto es al menos lo que el periodista bilbaíno Zigor Aldama nos dice en su libro sobre el país. Su viaje, que en realidad fueron seis y empezó en 2006, le llevó a convivir con una veintena de familias nómadas, por lo que sabe de lo que habla. Además, entrevistó a muchos otros que se decidieron a buscar suerte más allá de las terribles planicies de piedra del desierto de Gobi, la estepa central, las montañas del oeste y la tundra siberiana.

Alzama, quien en más de una ocasión solo pudo preguntarse qué hacía él allí, se acerca con su mirada curiosa de periodista a las costumbres de minorías étnicas como la kazaja. Cetreros que cazan con águilas y entre los que las adolescentes comienzan a protagonizar una pequeña revolución feminista. O los tsaatan, quienes todavía dedican sus días a la cría de renos. 

Zigor Aldama con un águila durante su viaje por Mongolia. Diario Vasco
Zigor Aldama con una de las águilas de los cetreros kazajos. Diario Vasco.

El autor, galardonado con el Premio Internacional de Periodismo Colombine (2019), va más allá en su exploración, y como hombre de su tiempo, explora el polémico sector minero del país, en el que muchos buscan oro de forma ilegal, y el impacto climático y de la tecnología para centrarse en el nuevo estilo de vida que surge en las ciudades.

Así en Ulán Bator, la capital más fría del mundo y una de las más contaminadas, pobres, surrealistas y peligrosas del periplo viajero, Aldama no solo comprueba que Mongolia tiene un serio problema de alcoholismo, sino también de degradación del medio ambiente. Los mongoles culpan de ello a China, cuya voracidad de materias primas es insaciable. La dependencia de China y Rusia es una carga de la que el país intenta desprenderse, pero sus raíces son tan profundas que le llevará tiempo hacerlo.

El país de Gengis Kan, a pesar de sus problemas, oculta perlas increíbles. Como el leopardo de las nieves, un animal del que apenas quedan siete mil ejemplares en libertad. Las empresas mineras, motor económico del país, tienen mucho que decir en esto. El autor se adentra en la problemática de la mano de la ecologista Bayarjargal Agvaantseren, quien en 2016 logró que se estableciese un parque protegido que garantiza la conservación del animal.

El viaje por esta sociedad en transformación termina, no podía ser de otra manera, con una reflexión. En occidente, señala Zigor Aldama, tendemos a idealizar los estilos de vida ancestrales, y su pérdida se analiza como un golpe contra la diversidad y la riqueza cultural del planeta. Pero lo hacemos desde la comodidad de nuestros sofás, sin plantearnos jamás la posibilidad de pasar en esas condiciones más de unos días.