Lonely Planet publica su primera guía de astroturismo

La guía de Lonely Planet explora los mejores lugares del mundo para observar las estrellas y practicar el astroturismo. Desde observatorios a parques nacionales, pasando por espacios libres de contaminación lumínica. Incluye 35 lugares acreditados por la Asociación Internacional de Cielos Oscuros, perfectos para observar el cielo, y 12 observatorios.

Mundo Geo

El astroturismo es una actividad que cuenta cada día con un mayor número de practicantes. iStock
El astroturismo es una actividad que cuenta cada día con un mayor número de practicantes. iStock

Desde antiguo, aunque no siempre se haya visto así, el cielo hay sobre nuestras cabezas ha formado parte de nuestro patrimonio natural y cultural. La astronomía y la observación de las estrellas son una parte importante de la historia de la humanidad. Nos permiten conectar de nuevo con los primeros mitos y descubir la vasta inmensidad de nuestro universo y sus múltiples misterios.

Solo observando la extensión de la Vía Láctea, los restos de los cometas que arden al penetrar en la atmósfera, o la reluciente aurora, entenderemos mejor el espacio y nuestro lugar en él.

Hace menos de cien años, ver el cielo nocturno despejado era un derecho natural; ahora es prácticamente inaccesible. Pero todavía lo tenemos a nuestro alcance si lo buscamos

Por suerte, los defensores de los cielos oscuros están ganando terreno. Gracias a ellos se está logrando convencer a las autoridades de que no necesitamos menos luces, sino más inteligentes. Luces que iluminen el suelo y no las estrellas. En los últimos años han aumentan en número y popularidad los lugares certificados como cielo oscuro, y cada vez más gente se interesa por el astroturismo y busca áreas menos pobladas para observar los cielos.

Cielos oscuros, la nueva guía de la editorial Lonely Planet.
Cielos oscuros, la nueva guía de la editorial Lonely Planet.

Para cubrir esta necesidad creciente, Lonely Planet acaba de editar Cielos oscuros. Los mejores lugares para disfrutar de la astronomía, un libro que te ayudará a experimentar estos fenómenos de primera mano y ver en directo alguna de estas maravillas celestiales. Dedicar tiempo a disfrutar las estrellas, ya sea viajando al extranjero o desde el patio de casa, mejorará nuestro conocimiento y nuestro aprecio por el planeta y el universo. 

Atrévete a mirar por la ventana

Este libro tiene muchas cosas buenas, pero quizás la mejor de todas ellas es que nos decubre que no hace falta ir muy lejos para observar auténticas maravillas. A veces, basta mirar por la ventana más cercana para contemparlas.

Si nos fijamos un poco y ponemos atención, podemos observar los planetas. Muchos de ellos son visibles incluso desde el centro de las principales ciudades. Y por supuesto la Luna, con sus montañas y sus valles, siempre a nuestro alcance sin necesidad de grandes equipos de observación.

"La naturaleza en la Tierra no deja de sorprendernos; peregrinamos al Everest, al Niágara o al Amazonas y otros lugares impresionantes de nuestra lista de deseos. Pero en general, solemos dejar el cielo nocturno fuera de la lista de experiencias naturales por descubrir. Sin embargo, su grandiosidad puede ser aún más conmovedora que las maravillas terrestres. Durante millones de años, las estrellas han rotado sobre nuestras cabezas y los planetas han realizado su danza celestial. Observar este desfile solía ser un ritual nocturno para los humanos de todo el planeta hasta hace muy poco", afirma Valerie Stimac, autora del libro.

Este libro no es una enciclopedia de astronomía o una guía exhaustiva de todas las experiencias espaciales del mundo

Hay muchos lugares no mencionados en el libro donde se puede disfrutar de una aurora, ver meteoros y estrellas, e incluso maravillarse ante la ingenuidad humana que nos está convirtiendo en una especie multiplanetaria.  

Aún mejor, el libro puede servir de inspiración y despertar el interés por disfrutar de nuestro próximo destino tras la puesta del sol, alargar el viaje para vivir una de estas experiencias, o planificar un viaje para disfrutar de las estrellas en cualquier parte del mundo. 

El libro se divide en distintos apartados, clasificados según si se trata de ver el cielo oscuro en una reserva específica, observar un fenómeno natural como una lluvia de estrellas o meteoros, un eclipse o la aurora de cerca, o viajar a un gran telescopio o laboratorio. ¡Incluso existen opciones de vuelos espaciales suborbitales!

O quizá solo es cuestión de mirar hacia arriba desde el patio de casa. En cada apartado se mencionan distintas actividades relacionadas con el espacio, y se explica dónde y cómo se puede vivir esta experiencia. 

Cielos oscuros

La última mitad del siglo xx y principios del siglo XXI  ha supuesto el auge del movimiento para la preservación de los cielos oscuros. Promovido por organizaciones internacionales como la Asociación Internacional de Cielos Oscuros, organismos nacionales como la Real Sociedad Astronómica del Canadá y entidades locales y grupos de interés, nace  un movimiento creciente para preservar los cielos oscuros donde todavía son visibles, o en algunos casos recuperar cielos más oscuros gracias a la planificación de infraestructuras y cambios en la iluminación.

La Asociación Internacional de Cielos Oscuros (IDA) ha reconocido y designado como parajes de cielo oscuro muchos de los lugares incluidos en esta guía. La Asociación nació en 1988 y colabora con dichos lugares para ayudarles a planificar y aplicar políticas de control lumínico a fin de conservar el cielo nocturno. El libro distingue cuatro categorías principales de parajes designados por la IDA:

Dark Sky Communities. Son zonas residenciales, pueblos o ciudades, que aplican control lumínico.

Dark Sky Parks. Son espacios públicos o privados protegidos por algún tipo de ley de conservación natural que ofrecen buena información sobre cielos nocturnos y empleo de iluminación para reducir la contaminación lumínica.

Dark Sky Reserves. Son zonas de cielos nocturnos rodeadas por poblaciones que reducen la contaminación lumínica para protegerlas.

Dark Sky Sanctuaries. Son lugares remotos donde los cielos permanecen oscuros sin necesidad de protección.

Parajes oscuros en todo el mundo

El libro destaca 35 de los mejores lugares del mundo para observar las estrellas y experimentar el cielo nocturno. Aunque el apartado no es exhaustivo, incluye lugares de todo el planeta certificados como lugares de cielo oscuro. Son lugares que toman medidas adicionales para reducir la contaminación lumínica y garantizar que si el cielo está despejado, se ven las estrellas (por desgracia no hay nada que hacer con una noche nublada).

También se indican lugares oscuros no certificados pero con un atractivo especial para observar las estrellas y para el astroturismo. 

CIELOS OSCUROS 
Valerie Stimac 
Lonely Planet. Geoplaneta. Mayo 2020   Encuadernación: cartoné 
16,5 x 21 cm | 328 pp. | PVP: 20,90 euros

Nuestros destacados