Mongolia, un destino realmente auténtico

Los tesoros espirituales profundamente arraigados de Mongolia: monasterios, desiertos fríos, cazadores de águilas y su estilo de vida nómada han convertido a este país en un objetivo para el viajero actual que busca destinos auténticos.

Vicente Alcaíde

Retrato de un grupo de cazadores de águilas en Mongolia.
Retrato de un grupo de cazadores de águilas en Mongolia.

Aunque la imponente figura de Genghis Khan domina el paisaje histórico de Mongolia, una plétora de actividades al aire libre, que van desde acampar hasta pasear en trineos tirados por perros y mucho más esperan al viajero exigente. Sin embargo, también es el lugar de ricos minerales y el inicio de edificaciones a lo grande, particularmente en la ciudad capital, Ulaanbaatar, donde, por ejemplo, cadenas hoteleras internacionales han comenzado su despliegue.

¿No sería un crimen cometido por la humanidad si los últimos pastores rurales que quedaban en Mongolia desaparecieran y se fundieran con la modernidad?

El papel de las naciones desarrolladas es de suma importancia: guiar y asesorar al gobierno de Mongolia para que su ecosistema permanezca intacto

Los expertos ambientales ya han hecho sonar la alarma dado el ritmo frenético de los desarrollos y la fragmentación de la tierra. Aquí es donde el papel de las naciones desarrolladas es de suma importancia: guiar y asesorar al gobierno de Mongolia para que su ecosistema permanezca intacto.

Ulaanbaatar, la capital, que también es el punto de entrada a Mongolia, es antigua y fácilmente una de las ciudades más hospitalarias del mundo para vivir. El majestuoso Monasterio de Gandan aún hoy alberga a 5.000 monjes budistas, mientras que el Monasterio Choijin Lama es único en su clase y donde la influencia del budismo se representa elaboradamente.

La estatua ecuestre de Genghis Khan, que se eleva a una altura de 40 metros, es fácilmente uno de los lugares turísticos más preciados de la ciudad.

La estatua ecuestre más grande del mundo, dedicada al líder de Mongolia, Genghis Khan.
La estatua ecuestre más grande del mundo, dedicada al líder de Mongolia, Genghis Khan.

Ulaanbaatar es el centro económico y sociocultural de Mongolia y está idealmente ubicado a orillas del río Tuul. La belleza surrealista de la ciudad se ve reforzada por las cuatro montañas sagradas. Es una gran sorpresa para el viajero actual, que se ha de despedir de todo lo que es apresurado, frenético o agitado y adoptar un estilo de vida más relajado y despreocupado.

Es muy probable encontrarse con pastores nómadas que saludan a los viajeros y les dan la bienvenida dentro de sus característicos campamentos "Ger"

En Ulanbaatar, automóviles y autobuses compiten con jinetes. Aunque en gran parte de la ciudad domina la presencia de rascacielos de hormigón, los tradicionales "Gers" mongoles también son una parte integral del paisaje.

Y es que es muy probable encontrarse con pastores nómadas que saludan a los viajeros y les dan la bienvenida dentro de sus característicos campamentos "Ger".

La mayor parte de la gente local se enorgullecen de sus tradiciones y rituales, sabiendo muy bien que muchas de sus tradiciones no están sincronizadas con el mundo contemporáneo. Ya en las afueras de Ulanbaatar, la escena parece sacada, directamente, de un mundo imaginario de nómadas de Hollywood, mientras se mueven con sus cabras y ovejas en los verdes pastizales.

Un campamento de ger en la ladera de una colina al sur de Ulan Bator.
Un campamento de ger en la ladera de una colina al sur de Ulanbaatar. Foto: IStock.

Para los más aventureros, conducir hasta el desierto de Gobi debería ser una prioridad: Allí se puede comprender de primera mano cómo estos nómadas resisten las temperaturas bajo cero con una extravagancia que es difícil de igualar en otras partes del mundo.

Es muy recomendable hacer coincidir el viaje a Mongolia con el fascinante Festival Naadam, que tiene lugar en el mes de julio, donde los tres principales deportes masculinos: carreras de caballos, lucha libre y tiro con arco se exhiben en un derroche espontáneo de emociones. De hecho, es un espectáculo como ningún otro.

La forma en que los arqueros masculinos y femeninos disparan flechas con arcos que son simplemente demasiado grandes para los arqueros de hoy en día es un espectáculo digno de contemplar

La forma en que los arqueros masculinos y femeninos disparan flechas con arcos que son simplemente demasiado grandes para los arqueros de hoy en día es un espectáculo digno de contemplar. Los jinetes recorren terrenos montañosos y los luchadores vienen en trajes tradicionales, mientras marcan el comienzo de la ahora famosa Danza del Águila de Mongolia, para el asombro de la distinguida audiencia y los visitantes de naciones lejanas.

Caballo arqueros mongoles en la ceremonia de apertura de Nadaam.
Caballo arqueros mongoles en la ceremonia de apertura de Nadaam.

Muchos visitantes participan en el tradicional trineo tirado por perros de Mongolia como medio de transporte. Tiene sentido, particularmente en los duros meses de invierno con temperaturas que alcanzan los -35 grados, lo cual es sensato y muy emocionante. Siempre es recomendable hacer uso de los servicios de un guía al embarcarse en esta aventura.

Mongolia ofrece algunas de las experiencias culinarias más audaces, que van desde el jugo de ojos de oveja hasta la barbacoa tradicional (Khorkhog)

Para los amantes de la gastronomía, Mongolia ofrece algunas de las experiencias culinarias más audaces, que van desde el jugo de ojos de oveja hasta la barbacoa tradicional (Khorkhog). Es fundamental probar las delicias locales populares, como Khuushuur y Guriltai Shul.

Si el tiempo lo permite, una visita al magnífico Parque Nacional de Terelj debe ocupar un lugar destacado en la lista de prioridades de los visitantes, ya que es una de las regiones más hermosas de Mongolia en términos de paisaje. Esta zona natural excepcional resulta ser el área protegida mejor valorada del país, en términos de biodiversidad.

El Parque Nacional de Terelj es una de las regiones más hermosas de Mongolia.
El Parque Nacional de Terelj es una de las regiones más hermosas de Mongolia. Foto: IStock.

Desde impresionantes praderas de Edelweiss coronadas hasta una asombrosa variedad de flores silvestres y formaciones rocosas únicas en su tipo que borbotean arroyos de montaña, el Parque Nacional Terelj es sin duda uno de los secretos naturales mejor guardados del mundo.

Archivado en:

Nuestros destacados