Por qué las Cataratas del Iguazú deberían estar en tu lista de deseos

Las Cataratas del Iguazú, en la frontera de la provincia argentina de Misiones y el estado brasileño de Paraná, convierten incluso a los viajeros hastiados en fanáticos entusiastas. A juzgar por la gran cantidad de visitantes, más de un millón al año, su poder de atracción no muestra signos de debilitamiento.

Meritxell Bernal

Las Cataratas del Iguazú se extienden por un área de 2,7 kilómetros de ancho.
Las Cataratas del Iguazú se extienden por un área de 2,7 kilómetros de ancho.

Describir las Cataratas del Iguazú sin derramar superlativos es un ejercicio inútil. Con cascadas de agua hasta donde alcanza la vista, algunas masivas y poderosas, algunas pequeñas y delicadas, son un auténtico shock.

Según diversas fuentes, incluso la difunta primera dama de los EEUU Eleanor Roosevelt quedó tan impresionada cuando las vio, ya que supuestamente dijo "Pobre Niágara".

"Son realmente una exhibición magnífica de la naturaleza. Su tamaño y escala no se parecen a ninguna otra cascada en la Tierra"

"Las Cataratas del Iguazú siempre te sorprenden", dice Martin Ruffo, gerente regional de productos para América Latina de Intrepid Travel. "Son realmente una exhibición magnífica de la naturaleza. Su tamaño y escala no se parecen a ninguna otra cascada en la Tierra".

Esto no es exagerado. Están compuestas por un sistema de 275 saltos de agua y se extienden por un área de 2,7 kilómetros de ancho.

La más alta, llamada Garganta del Diablo, cae por más de 80 metros en un abismo lechoso que crea una nube permanente de niebla.

Vista aérea desde Argentina de la Garganta del Diablo.
Vista aérea desde Argentina de la Garganta del Diablo. Foto: IStock.

Para poner eso en perspectiva, las Cataratas del Iguazú son casi el doble de altas que las Cataratas del Niágara y solo rivalizan con las Cataratas Victoria de Zambia y Zimbabue, que son más altas, con 108 metros. Asimismo, son casi tres veces más anchas que las del Niágara y significativamente más que las Cataratas Victoria.

Cada segundo, fluyen unos 1.500 metros cúbicos de agua

La cantidad de agua que cae de estas cataratas al río Iguazú es igualmente asombrosa. De media, cada segundo, fluyen unos 1.500 metros cúbicos de agua. Dependiendo de la época del año, la tasa de flujo de agua puede llegar a los 13.000 metros cúbicos por segundo, suficiente para llenar cinco piscinas olímpicas, especialmente, durante los meses lluviosos de noviembre a marzo.

Entonces, no sorprende que el río al que desemboca el agua, así como las cascadas, se llamen Iguazú, que literalmente significa "agua grande" en el idioma indígena guaraní nativo.

Superlativos sin fin

A caballo entre la frontera de Argentina y Brasil, las Cataratas del Iguazú se convirtieron en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984.

En 2011, fueron seleccionadas como uno de los ganadores del concurso New Seven Wonders of Nature. Es fácil ver por qué acumulan premios y elogios.

Turistas en las Cataratas del Iguazú, una de las grandes maravillas naturales del mundo
Turistas en las Cataratas del Iguazú, una de las grandes maravillas naturales del mundo. Foto. IStock.

El lugar está ubicado dentro de una de las pocas selvas tropicales que quedan en el interior de América del Sur, la selva tropical atlántica, que ha sido sabiamente preservada tanto por Argentina como por Brasil. Los exuberantes parques nacionales subtropicales que lo rodean están repletos de vida silvestre. Éste es un refugio para más de 2.000 especies de plantas, alrededor de 400 especies de aves, 80 tipos de mamíferos e innumerables especies de insectos e invertebrados.

Según el guía turístico local Francis Almeida Barros, aquí no es raro encontrar coloridos tucanes, monos e incluso jaguares en el camino a las cascadas.

A diferencia de las del Niágara, que están rodeadas de edificios, como casinos, un restaurante giratorio y Starbucks, las Cataratas del Iguazú son pura naturaleza

Esta experiencia en la jungla, aunque sea breve, distingue a las Cataratas del Iguazú de su rival mundial más popular. A diferencia de las del Niágara, que están rodeadas de edificios, como casinos, un restaurante giratorio y Starbucks, las Cataratas del Iguazú son pura naturaleza.

Garganta del Diablo: La mayor cortina de agua

Para muchos visitantes, la primera visión de las Cataratas del Iguazú es una experiencia emocional. Pero, palidece cuando se acerca a ellas.

El lado argentino ofrece un recorrido a pie por una serie de malecones de apariencia rústica, que acercan al visitante a la acción. Con alrededor de dos tercios de las cascadas ubicadas aquí, hay muchas oportunidades para intimar con ellas y empaparse en el proceso.

La mayoría de la gente se dirige directamente a la atracción principal, que es la Garganta del Diablo. Con forma de herradura, es la cortina de agua más grande de todo el sistema e incluye 14 cascadas.

Un barco, bajo las cascadas de las cataratas.
Un barco, bajo las cascadas de las cataratas.

Es posible tomar una lancha rápida para aproximarse, pero hay que prepararse para mojarse mucho, ya que estos botes llevan justo debajo de ellas.

Después de empaparse, el lado brasileño ofrece una vista más tranquila, pero igualmente gratificante, que ayudan a profundizar la apreciación de su grandeza.

Llegar a las Cataratas de Iguazú

La ubicación remota de Iguazú hace que volar sea la forma más práctica de llegar aquí.

Desde Buenos Aires, hay un vuelo de 90 minutos a Puerto Iguazú en el lado argentino. Desde Río de Janeiro, se tarda dos horas en volar hasta la localidad brasileña de Foz de Iguazú

Desde Buenos Aires, hay un vuelo de 90 minutos a Puerto Iguazú en el lado argentino. Desde Río de Janeiro, se tarda dos horas en volar hasta la localidad brasileña de Foz de Iguazú.

La mayoría de los turistas se queda en cualquiera de los dos pueblos que existen en la zona cuando visitan las Cataratas del Iguazú. Ambos ofrecen amplias opciones gastronómicas y hoteleras para cada tipo de viajero. También están relativamente cerca de las cataratas, a unos 12 kilómetros de distancia.

Fuente: CNN Travel.

Archivado en:

Nuestros destacados