Principales atracciones que no hay que perderse en Dublín

Si bien carece de edificios masivos y monumentos antiguos a la grandeza imperial pasada, Dublín rebosa de un encanto amigable y accesible en un entorno sin igual. Es, verdaderamente, uno de los grandes destinos de Europa y del mundo.

Rocío Soler

La ciudad de Dublín esconde un sinfín de atracciones.
La ciudad de Dublín esconde un sinfín de atracciones.

Dublín es una de las capitales más pequeñas de Europa, con poco más de medio millón de habitantes, pero tiene una gran cantidad de lugares para visitar. Sin ningún orden en particular, aquí hay una muestra de las grandes atracciones que esperan al turista cuando va a Dublín.

1. Galería Nacional de Irlanda

Irlanda es un país conocido por sus contribuciones literarias, sin embargo, no hay que pasar por alto sus contribuciones al mundo artístico, muchas de las cuales se encuentran aquí en la Galería Nacional, que alberga una serie de obras de Rembrandt, Goya y Monet.

Esta espléndida galería alberga obras del patrimonio nacional.
Esta espléndida galería alberga obras del patrimonio nacional.

Las 15.000 obras irlandesas y europeas de la colección datan del siglo XIII a mediados del siglo XX e incluyen pinturas, grabados y retratos nacionales.

Particularmente apreciada es la Colección Yeats, que comprende obras y otros materiales relacionados con el pintor irlandés Jack B. Yeats, hermano del poeta y dramaturgo WB Yeats

Particularmente apreciada es la Colección Yeats, que comprende obras y otros materiales relacionados con el pintor irlandés Jack B. Yeats, hermano del poeta y dramaturgo WB Yeats.

2. Destilería Old Jameson

Lugar original donde se destiló el whisky irlandés Jameson hasta 1971.
Lugar original donde se destiló el whisky irlandés Jameson hasta 1971.

La historia de la destilería Old Jameson se remonta a 1780 y realmente es una visita obligada en Dublín.

El recorrido cubre los conceptos básicos de la destilación del whisky, pero también brinda una base sobre lo que distingue a Jameson, y culmina con una degustación gratuita.

3. Puente del medio centavo

Este modesto puente de hierro fundido sobre el río Liffey se ha convertido en el símbolo de Dublín, con su diseño ornamentado y sus pintorescas farolas. El puente Ha'Penny se llama así por el peaje de medio penique que se cobraba originalmente para cruzarlo.

El puente Ha'Penny está hecho de hierro fundido. Fue el primero peatonal sobre el río y se construyó en 1816.
El puente Ha'Penny está hecho de hierro fundido. Fue el primero peatonal sobre el río y se construyó en 1816.

Antes de que fuera una atracción turística, el Puente Ha'Penny fue muy usado por la gente trabajadora. Cuando se construyó en 1816, el puente Ha'penny fue el primer puente de hierro que cruzó el río Liffey. Antes de su construcción, la mayoría de los peatones tenían que cruzar el río en ferry.

4. Castillo de Dublín

Como todos los buenos castillos, el de Dublín tiene una larga historia. Desde su inicio en el año 1200 en el sitio de un asentamiento vikingo hasta 1922, cuando fue entregado al nuevo gobierno irlandés después de la independencia del Reino Unido.

El castillo data del año 1200, pero se reconstruyó tras un incendio sucedido en 1684.
El castillo data del año 1200, pero se reconstruyó tras un incendio sucedido en 1684.

Un incendio en 1684 dañó una buena parte del castillo medieval, y en la reconstrucción, algunos lugares adquirieron el aspecto de un palacio georgiano, creando una interesante mezcla de estilos.

Está abierto los siete días de la semana para recorridos, pero hay que asegurarse en el sitio web de que no está cerrado por asuntos gubernamentales

Está abierto los siete días de la semana para recorridos, pero hay que asegurarse en el sitio web de que no está cerrado por asuntos gubernamentales.

5. St. Stephen's Green

Aunque se tendrá la oportunidad de ver tantos hermosos tonos de verde en toda Irlanda, no hay que dejar pasar la oportunidad de disfrutar del verde de este parque en el corazón de Dublín.

Este parque es un refugio en el corazón de Dublín.
Este parque es un refugio en el corazón de Dublín.

Este lugar tiene excelentes esculturas de figuras importantes en la historia de Irlanda, así como también terrenos victorianos exquisitamente mantenidos en el centro. Los sicomoros y otros árboles bordean el perímetro para ayudar a amortiguar el ruido de la ciudad, y es un refugio tanto para las aves como para las personas. Busque petirrojos, reyezuelos, urracas e incluso aves rapaces habitan aquí.

Está abierto todo el año, incluso el día de Navidad. Y es muy fácil ir caminando desde la Galería Nacional

Está abierto todo el año, incluso el día de Navidad. Y es muy fácil ir caminando desde la Galería Nacional.

6. Catedral de San Patricio

St. Patrick's es la Catedral Nacional de la Iglesia de Irlanda.

La construcción de esta catedral se inició en el siglo XIII.
La construcción de esta catedral se inició en el siglo XIII.

Se cree que el propio San Patricio bautizó a las personas en el sitio de la iglesia alrededor del año 445. La construcción de la catedral actual comenzó en el siglo XIII y tuvo una renovación importante en el siglo XIX. El edificio ha resistido tormentas de viento, fuego y tiempos tumultuosos.

Es una idea genial acudir temprano en la mañana y empaparse del ambiente en relativa paz antes de que llegue la multitud

Al igual que con muchos sitios de este tipo, es una idea genial acudir temprano en la mañana y empaparse del ambiente en relativa paz antes de que llegue la multitud.

7. Barco de Jeanie Johnston

Uno de los períodos más devastadores de la historia de Irlanda fue la Gran Hambruna de la década de 1840. El tizón de la patata provocó una hambruna generalizada y la ruina económica. La población de Irlanda de 8,4 millones en 1844 se redujo a 6,6 millones en 1851. Incluso, hoy en día, el país nunca ha vuelto a estas cifras y la situación hizo que muchos irlandeses huyeran al Nuevo Mundo.

Este barco llevó a miles de irlandeses a través del Atlántico a América del Norte durante los años de la Gran Hambruna.
Este barco llevó a miles de irlandeses a través del Atlántico a América del Norte durante los años de la Gran Hambruna.

El Jeanie Johnston fue uno de los barcos que surcaron el Atlántico para llevar a las personas a una nueva vida. Hizo su viaje inaugural el 24 de abril de 1848, desde Irlanda a Quebec, Canadá, con 193 pasajeros. Durante los siguientes siete años, se realizaron 15 viajes más.

Los visitantes pueden abordar el barco restaurado y ver las difíciles condiciones en las que navegaban estos emigrantes

Hoy, los visitantes pueden abordar el barco restaurado y ver las difíciles condiciones en las que navegaban estos emigrantes. El recorrido dura un poco menos de una hora.

8. Trinity Collage

Una parada obligada para quienes visitan Dublín por primera vez, es el Trinity College. Su antigua biblioteca es verdaderamente un espectáculo para la vista con sus numerosas estanterías de madera.

La Biblioteca del Trinity Collage es un auténtico espectáculo.
La Biblioteca del Trinity Collage es un auténtico espectáculo.

La entrada incluye una visita al Libro de Kells, un manuscrito ornamentado de los Evangelios, que los monjes celtas decoraron a mano en el siglo IX.

9. Museo de Historia Natural

Este museo abrió sus puertas en 1857 y, desde entonces, ha estado instruyendo a sus visitantes sobre el mundo natural.

Un elefante en el Museo de Historia Natural.
Un elefante en el Museo de Historia Natural.

En la planta baja, la sala irlandesa está dedicada a mamíferos, aves, peces e insectos autóctonos de la isla. Y en otras exhibiciones se encuentran animales disecados no tan nativos: un elefante, un oso polar y leones, entre otros.

Para evitar las multitudes de fin de semana, el museo aconseja venir de martes a viernes

Para evitar las multitudes de fin de semana, el museo aconseja venir de martes a viernes. Está cerrado los lunes.

10. Museo de Escritores de Dublín

Las contribuciones de Irlanda al mundo literario se recuerdan en este modesto pero atractivo museo.

El Museo de Escritores de Dublín recuerda la gran contribución irlandesa a la literatura.
El Museo de Escritores de Dublín recuerda la gran contribución irlandesa a la literatura.

El Museo de Escritores de Dublín cubre tres siglos de literatura irlandesa, con exhibiciones que muestran la vida, las obras, los materiales y los artículos personales de algunos de los íconos literarios del país, desde WB Yeats hasta Frank McCourt.

Fuente: CNN Travel.

Archivado en:

San Patricio es el patrón de Irlanda.

Relacionado

San Patricio, el patrón de Irlanda que nació en Gales

Nuestros destacados