¿Qué son las "burbujas de viaje" entre países sin coronavirus?

Australia, Dinamarca, Grecia, Israel, Nueva Zelanda y República Checa ya están trabajando en la posibilidad de dejar que sus ciudadanos puedan salir de vacaciones a otros países. Y adelantan una posible solución: crear burbujas turísticas que permitan a los viajeros moverse solamente entre países libres de coronavirus.

Mundo Geo

Las burbujas de viaje entre países sin coronavirus podrían servir de modelo turístico para el futuro. iStock
Las burbujas de viaje entre países sin coronavirus podrían servir de modelo turístico para el futuro. iStock

La industria turística busca reactivarse. Y lo hace como mejor sabe, tirando de imaginación. Así, países como Australia, Dinamarca, Grecia, Israel, Nueva Zelanda y la República Checha han adelantado una creativa y polémica propuesta que podría servir como modelo para el futuro: corredores o "burbujas de viaje" donde se permita viajar solamente entre los nacionales de estos países

Con el coronavirus controlado y casi sin casos de contagio entre sus poblaciones, Australia y Nueva Zelanda llevan ya días discutiendo la posibilidad de crear su propia "burbuja de viaje", permitiendo así a sus nacionales reanudar los viajes internacionales a través del mar de Tasmania sin ningún tipo de restricciones. La medida, que aún no ha entrado en vigor y es probable que lleve un tiempo adoptarla, permitirá, según las autoridades de ambos países, ayudar a sus industrias turísticas en su camino hacia la normalidad.

Una “burbuja de viajes” entre Australia y Nueva Zelanda podría servir como modelo turístico para el futuro

Jacinta Arden, primera ministra de Nueva Zelanda y uno de los dirigentes que mejor parados han salido de la crisis por su buena gestión, se ha reunido con el gabinete nacional de Australia para estudiar la propuesta, según informaciones recogidas por CNN.

“Dicha reunión no tiene precedentes", destacó Ardern en declaraciones a la prensa. "El sólido historial de nuestros países en la lucha contra el virus nos ha colocado en una posición envidiable de poder planificar la próxima etapa de nuestra reconstrucción económica e incluir el viaje y la participación trans-Tasmania en nuestra estrategia".

Scott Morrison, primer ministro de Australia, por su parte, aseguró: "Si hay algún país en el mundo con el que podamos reconectarnos primero, sin duda es Nueva Zelanda".

Libres de coronavirus

Nueva Zelanda es sin duda uno de los países que mejor ha gestionado esta crisis sanitaria. La semana pasada registró cero nuevos casos por primera vez desde que entró en un estricto confinamiento a finales de marzo. Su éxito se basa en parte en la creación del concepto "burbujas", una singular iniciativa donde las personas deben limitar el contacto a un pequeño grupo de personas, generalmente su círculo más íntimo.

En Australia, por su parte, fueron menos estrictos en la toma de medidas de contención, pero los nuevos casos diarios se han desplomado en el último mes. El país registró apenas 18 nuevos casos el domingo pasado.

Ambas naciones coinciden en que cerraron sus fronteras a los no ciudadanos a finales de marzo, mientras permitían la entrada de australianos y neozelandeses que residían en el otro país. El número de turistas entre Australia y Nueva Zelanda se ha mantenido significativo en los últimos años, sobre todo debido a su proximidad y al número de neozelandeses que viven al otro lado del mar de Tasmania. Los vuelos entre Auckland y Sidney tardan entre tres y cuatro horas, y los ciudadanos de cada país pueden vivir y trabajar indefinidamente en el otro.

La pandemia, sin embargo, ha devastado las industrias turísticas de ambos países, haciéndolas cada vez más dependientes de los visitantes de Asia, especialmente de China

"Reanudar viajes sin restricciones entre Australia y Nueva Zelanda podría ser un salvavidas para las compañías de viajes y turismo", ha declarado Chris Roberts, director ejecutivo de Tourism Industry Aotearoa, el grupo representativo de la industria de Nueva Zelanda.

Aunque Ardern dijo que cualquier cambio llevaría tiempo, los operadores turísticos esperan que esté listo para el comienzo de la temporada de esquí de Nueva Zelanda​ en junio.

¿Qué hará Europa?

En Europa, mientras tranto, siguiendo el ejemplo de Australia y Nueva Zelanda, países como Eslovaquia, la República Checa, Hugría y Croacia barajan ya la posibilidad de crear su propia burbuja de viaje, permitiendo a sus nacionales viajar a alguno de estos países.

Alemania, sin embargo, considera que todavía es demasiado pronto para adoptar este tipo de medida y se muestra escéptico ante sus resultados.

La Unión Europea estudia cómo activar el turismo internacional dentro del espacio Schengen. Reino Unido y Turquía quedarían fuera

Mientras, la Unión Europea (UE) estudia cómo activar el turismo internacional, pero solo entre los 26 países del espacio Schengen. De esa forma, quedarían fuera actores tan importantes como Gran Bretaña y Turquía. Al margen de los anuncios de la UE, cada país se organiza tanto para atraer turistas como para evitar que sus ciudadanos visiten zonas consideradas de riesgo.

De esa manera, las autoridades alemanas advirtieron a sus compatriotas, a través del comisionado de Turismo del Gobierno, Thomas Bareiss, que no podrán reanudar sus viajes a España, Grecia o Turquía​ este verano. Los alemanes fueron la segunda fuente de turistas en España en 2019, con unos 11 millones, que nos consideran como el país favorito para sus vacaciones, seguido de Grecia y Turquía.

El mercado turco, a su vez, pese a estar implementando zonas turísticas "Covid Free", queda fuera de los destinos de estados del espacio Schengen. En tanto, Grecia, el país con la economía más dependiente del turismo de Europa (representa más del 20% de su PIB), verá caer más aún la actividad que en 2019 le llevó unos 30 millones de viajeros. España ya no tenía expectativa alguna de reapertura del turismo en verano, al ser uno de los países más castigados por el Covid-19 en el continente, como han anunciado desde la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos.

Fuente: Clarín / CNN

 

 

 

Archivado en: