Tikal y el secreto maya para sobrevivir

Tikal fue el centro económico y ceremonial de la civilización maya. Pero sus palacios y templos de piedra nunca se habrían construido sin el dominio de una sustancia vital: el agua.

Elena Lozano

Tikal fue un centro económico y ceremonial de la civilización maya.
Tikal fue un centro económico y ceremonial de la civilización maya.

De pie, en la antigua ciudad maya de Tikal, en Guatemala, los visitantes están rodeados por pirámides de piedra caliza empinadas casi tan altas como la catedral de Notre Dame, mientras que las llamadas de monos aulladores y tucanes emanan del telón de fondo de la selva tropical.

Construidas sin la ayuda de bestias de carga, herramientas de metal o la rueda, estas grandiosas obras de piedra sirvieron como sedes de poder para los reyes y sacerdotes, que gobernaron lo que fue una de las ciudades-estado más influyentes del reino maya, que se extendía por Yucatán en México, Guatemala, Belice, así como porciones de Honduras y El Salvador.

Alguna vez pudo haber abarcado entre 10 y 15 millones de personas en total

Tikal fue un centro económico y ceremonial de una civilización que, a la luz de los recientes estudios aéreos basados ​​en láser que revelaron más de 60.000 estructuras ocultas durante siglos por la espesa jungla, alguna vez pudo haber abarcado entre 10 y 15 millones de personas en total.

En presencia de los enormes palacios y templos de piedra de Tikal, cada uno de ellos orientado para asistir al tránsito diario del sol por el cielo, la destreza de los mayas como arquitectos y astrónomos cobra gran importancia. Pero los mayas nunca habrían predicho con precisión los eclipses y estos monumentos nunca se habrían elevado hacia el cielo sin el dominio de algo mucho más elemental para la supervivencia maya en Tikal: el agua.

Tikal fue una de las ciudades estado más influyentes del reino maya.
Tikal fue una de las ciudades estado más influyentes del reino maya.

Sin ríos ni lagos cerca, los mayas tuvieron que crear una red de enormes embalses en Tikal para recolectar y almacenar suficiente agua de lluvia durante la prodigiosa temporada de ésta para abastecer a su considerable población. Las estimaciones van desde 40.000 hasta 240.000 personas en la ciudad.

Los arqueólogos que utilizaron técnicas científicas modernas revelaron una nueva profundidad en las hazañas hidrológicas de los mayas

Estos embalses facilitaron más de 1.000 años de presencia maya en Tikal, desde aproximadamente el 600 a. C. hasta que el núcleo urbano del sitio fue finalmente abandonado por la clase dominante alrededor del 900 d. C.

Recientemente, los arqueólogos que utilizaron técnicas científicas modernas revelaron una nueva profundidad en las hazañas hidrológicas de los mayas. Los núcleos de sedimentos tomados de los embalses de Tikal muestran que los mayas crearon el sistema de filtración de agua más antiguo que se conoce en el hemisferio occidental.

La zeolita usada en Tikal

El sistema de purificación de agua de los mayas era tan avanzado que uno de sus materiales clave, la zeolita, todavía se usa ampliamente en los filtros de agua en la actualidad. Este tipo de mineral volcánico hecho principalmente de aluminio, silicio y oxígeno se forma cuando la ceniza volcánica reacciona con el agua subterránea alcalina.

Los granos de zeolita individuales tienen una estructura porosa similar a una jaula, lo que los convierte en excelentes filtros físicos, y también tienen carga negativa, lo que significa que otros elementos se unirán fácilmente a ellos. Esto significa que cuando el agua pasa a través de las zeolitas, las partículas en suspensión pueden adherirse física o químicamente a sus granos mientras el agua sigue fluyendo a través de los huecos. 

Los arqueólogos solo encontraron zeolitas en uno de los embalses de Tikal.
Los arqueólogos solo encontraron zeolitas en uno de los embalses de Tikal. Foto: IStock.

Aunque los arqueólogos solo encontraron zeolitas en uno de los embalses de Tikal, ahora conocido como Corriental, los fragmentos de vasijas de arcilla encontrados allí sugieren que las aguas purificadas se usaban específicamente para beber.

Los investigadores detrás de este descubrimiento en Tikal dicen que el uso maya de la zeolita es el más antiguo conocido del mineral para la purificación del agua en el mundo.

"Este sistema proporcionó a los mayas agua potable segura durante más de 1.000 años y, en comparación, otros sistemas de filtración conocidos de esa época eran primitivos"

"Soy nativo americano y siempre me ha molestado que los arqueólogos y antropólogos hayan asumido tradicionalmente que los pueblos indígenas de las Américas no desarrollaron el músculo tecnológico que se encontró en otras partes del mundo antiguo en lugares como Grecia, Egipto, India o China", señala Kenneth Tankersley, geólogo arqueológico de la Universidad de Cincinnati y autor principal del estudio que documenta el uso de la zeolita por parte de los mayas en Tikan. "Este sistema proporcionó a los mayas agua potable segura durante más de 1.000 años y, en comparación, otros sistemas de filtración conocidos de esa época eran primitivos: el método de filtración griego primitivo consistía simplemente en bolsas de tela".

Tikal y los embalses

Tikal se encuentra en lo que ahora es el norte de Guatemala, y en esta parte del mundo solo hay dos estaciones: muy húmeda y muy seca. Para complicar aún más las cosas, los aguaceros torrenciales se drenan rápidamente, porque, a medida que el agua se filtra a través de la fina capa superior del suelo, se vuelve lo suficientemente ácida como para disolver la piedra caliza rica en calcio que forma el lecho rocoso de la región. Esto crea lo que los geólogos llaman un paisaje kárstico, plagado de sumideros y cuevas, donde el nivel freático está aproximadamente a 200 metros por debajo de la superficie, fuera del alcance de los mayas.

Sin cuerpos de agua dulce cercanos de los que sacar agua, los residentes de esta metrópolis centroamericana tuvieron que idear formas de hacer que el agua durara cuando llegaba en la temporada de lluvias. Ahí es donde entraron los embalses y, debido a que Tikal está centrado alrededor de una colina, los mayas pudieron utilizar hábilmente las pendientes para canalizar el agua hacia éstos. Incluso la gran plaza central, que se encuentra entre los Templos Uno y Dos y está flanqueada por la acrópolis principal, está pavimentada con enormes piedras, que se colocaron en la pendiente correcta para drenar el agua en los canales que desembocan en los depósitos cercanos del Templo y el Palacio.

Tikal se encuentra en el norte de Guatemala, donde solo existe una estación muy húmeda y otra muy seca.
Tikal se encuentra en el norte de Guatemala, donde solo existe una estación muy húmeda y otra muy seca. Foto: IStock.

Los visitantes modernos de Tikal tendrán que hacer un esfuerzo adicional para ubicar los embalses, que hoy en día aparecen como depresiones en el suelo, pero algunas de las represas y bermas de tierra utilizadas para embalsar las grandes cantidades de agua que alguna vez saciaron la sed de la ciudad siguen siendo evidente. Se estima que el embalse del Palacio una vez almacenó 31 millones de litros de agua, y se cree que el Corriental purificado con zeolita tuvo una capacidad de 58 millones de litros en su apogeo.

El embalse de Corriental se mantuvo prácticamente prístino, incluso cuando los embalses del Palacio y el Templo se volvieron tóxicos

El descubrimiento del sistema de filtración de Corriental surgió del trabajo de campo realizado alrededor de 2010, cuando los investigadores recolectaron 10 muestras de sedimentos de cuatro de los embalses de Tikal. Estos núcleos revelaron que los peligrosos niveles de contaminación del metal pesado mercurio y los signos reveladores de la proliferación de algas tóxicas plagaron los embalses del Palacio y el Templo cerca del núcleo de Tikal en la época en que las élites gobernantes abandonaron el centro de la ciudad en el siglo IX.

Pero casi tan sorprendente como la contaminación misma fue el hecho de que el embalse de Corriental se mantuvo prácticamente prístino, incluso cuando los embalses del Palacio y el Templo se volvieron tóxicos. Cuando Tankersley miró más de cerca las muestras de éste, encontró cuatro capas discretas de arena que presentaban fragmentos de cuarzo cristalino y zeolitas que no aparecían en ninguno de los otros yacimientos.

Cuando el equipo inspeccionó el área circundante, no había fuentes naturales de este tipo de arena, y mucho menos zeolitas, lo que llevó a los investigadores a sugerir que el material había sido traído intencionalmente para su uso en algún tipo de filtro en la entrada del reservorio.

Por casualidad, uno de los investigadores del proyecto sabía de una depresión a unos 30 kilómetros al noreste de Tikal, que los lugareños le habían dicho que tiene agua cristalina y de sabor dulce. Las pruebas revelaron que las rocas y la arena contenían zeolitas y, por lo tanto, podrían haber sido la fuente de Tikal para las zeolitas en Corriental.

Cascada cerca de Tikal.
Cascada cerca de Tikal. Foto: IStock.

"Sin una máquina del tiempo no sabemos qué sucedió exactamente", dijo Tankersley.

"Es posible que los mayas no entendieran lo que hacía la zeolita en particular, pero entendieron la importancia de mantener el agua limpia", declaró Lisa Lucero, antropóloga de la Universidad de Illinois que no participó en el artículo, "y emplearon su tecnología y su conocimiento del medio ambiente para purificar su agua potable".

"Los embalses estaban por todas partes en el mundo maya y solo se han estudiado unos pocos, pero si no los estudiamos, nunca lo sabremos"

Aunque Corriental es el único lugar donde se ha encontrado este sistema de filtración de zeolita maya, eso no descarta su uso en otros lugares. Liwy Grazioso, directora del Museo Miraflores de Guatemala y coautora del estudio que descubrió la contaminación de los embalses del Palacio y el Templo de Tikal, dice que espera que este hallazgo fomente más estudios sobre los embalses mayas, explica Grazioso. "Los embalses estaban por todas partes en el mundo maya y solo se han estudiado unos pocos, pero si no los estudiamos, nunca lo sabremos".

Para Tankersley, estos descubrimientos muestran las riquezas que se pueden encontrar cuando los investigadores miran más allá de los objetos de material brillante hechos de oro o jade.

Sugiere que los visitantes de Tikal no solo deben maravillarse con las estructuras, sino también contemplar a las personas que las construyeron hace 1.000 o incluso 2.000 años sin máquinas ni animales de carga. “Piense en cuáles fueron sus logros”, comentó, “y recuerde que éste no es un pueblo extinto, esos logros son la herencia de la población indígena moderna de América Central”.

Fuente: BBC Travel.

Archivado en:

Lugar donde los mayas cosntruyeron la pirámide con las rocas del volcán.

Relacionado

Los mayas construyeron una pirámide con las cenizas de un terrible volcán

Nuestros destacados