Viajar al accidente de Chernóbil, la última tendencia del turismo "oscuro"

El trágico accidente de Chernóbil, que enlutó a Ucrania en 1986 y que se convirtió en el peor accidente nuclear de la historia, hoy se ha convertido en una atracción turística más. Miles de personas hacen planes para viajar a esta ciudad y llegar hasta la misma zona de la explosión.

Vicente Alcaíde

La vieja noria en la ciudad fantasma de Prípyat, una de las zonas más afectadas por el accidente de Chernóbil.
La vieja noria en la ciudad fantasma de Prípyat, una de las zonas más afectadas por el accidente de Chernóbil.

El 26 de abril de 1986, a la 01:23, el reactor número 4 de Chernóbil, situado a un centenar de kilómetros de Kiev (Ucrania), explotó durante una prueba de seguridad. Durante diez días, el combustible nuclear ardió y liberó a la atmósfera elementos radioactivos que contaminaron, según algunas estimaciones, hasta tres cuartas partes de Europa, sobre todo las entonces repúblicas soviéticas de Ucrania, Bielorrusia y Rusia.

Unas 116.000 personas fueron evacuadas de los alrededores de la central, que siguen actualmente prácticamente deshabitados. En los años posteriores, 230.000 siguieron sus pasos. El comité científico de la ONU solo reconoce oficialmente una treintena de muertos entre los operarios y los bomberos que fallecieron por la radiación después del accidente de Chérnobil. En 2006, la ONG Greenpeace estimó en unos 100.000 el número de muertos provocados por los efectos radiactivos de la catástrofe nuclear.

En 2006, la ONG Greenpeace estimó en unos 100.000 el número de muertos provocados por los efectos radiactivos de la catástrofe nuclear

A pesar de toda esta muerte y la gran tragedia que asoló este lugar, muchas personas se sienten atraídos por Chernóbil y hacen planes para viajar a esta ciudad y llegar hasta la misma zona de la explosión.

Imagen de la central nuclear de Chernóbil.
Imagen de la central nuclear de Chernóbil. Foto: IStock.

Un incremento del 40% del turismo

“Fue la mejor experiencia de mi vida. Es totalmente seguro. El guía genial. Repetiré asegurado”, es lo que afirma David, un turista español que visitó Chernóbil en abril de este año.

Torsten, de Alemania, otro turista que hizo un tour, indicó en su reseña: “Un recorrido de aventura muy extenso con un guía Alex que nos mostró muchos objetos en Chernoby y Pribjat. Impresiones realmente inolvidables. El segundo día estábamos incluso en un área restringida a aproximadamente 1 km de la frontera bielorrusa. Visitamos una escuela que estaba en excelentes condiciones incluso después de 33 años”.

Según el gobierno ucraniano, entre 2015 y 2018 el flujo de visitantes había aumentado de 8.000 a 70.000

Ellos no son casos raros. En los últimos años, las agencias turísticas han experimentado un incremento del 40% del turismo que busca entrar en la zona de exclusión de Cheenóbil. Muchos achacan este aumento a la miniserie sobre el desastre nuclear de la HBO del mismo nombre y que relata lo vivido durante los días que siguieron a la explosión. Aunque, antes ya se había apreciado un interés especial por visitarlo. Según el gobierno ucraniano, entre 2015 y 2018 el flujo de visitantes había aumentado de 8.000 a 70.000.

Imagen de la zona de Priyat.
Imagen de la zona de Pripyat. Foto: IStock.

Esta nueva tendencia se le conoce como “turismo oscuro” que, en lugar de espantar a las personas, las atrae.

Visitas guiadas al accidente de Chernóbil

De esta manera, en internet se pueden encontrar varios paquetes, con diferentes opciones. Unos ofrecen llevar a los turistas hasta la misma zona de la explosión, otros son para conocer a las personas que vivieron el accidente y, en los últimos meses, se han estrenado excursiones aéreas para observar esta zona desde el cielo.

Una conocida agencia de viajes publicita las excursiones de la siguiente forma: “Explore la zona de exclusión de Chernóbil y descubra el desastroso accidente nuclear de 1986 en esta excursión privada de día completo a Chernóbil y Pripyat desde Kiev”. Y añade: “Dé un paseo por las silenciosas calles de la abandonada Zalissja al Bosque Rojo, una de las zonas más afectadas por la radiación, con un guía privado. Descubra lugares olvidados como escuelas y hospitales en la antaño bulliciosa ciudad de Pripyat, visite la secreta estación de radar militar de Duga y vea los vehículos abandonados que desempeñaron un importante papel en el resultado inmediato de la explosión nuclear”.  Precio de la visita: 89 euros por persona desde Kiev.

Información turística sobre Chernóbil
Información turística sobre Chernóbil. Foto: IStock.

“Dé un paseo por las silenciosas calles de la abandonada Zalissja al Bosque Rojo, una de las zonas más afectadas por la radiación, con un guía privado"

Por otro lado, Chernobyl exclusive tour, una agencia especialista en excursiones, asegura en su blog que una visita, sujeta a todas las reglas, no representa ninguna amenaza para la salud.

 Además, advierte en su blog que la zona “no es un parque de diversiones, sino un lugar de desastre, por lo tanto, los turistas aquí deben observar una serie de reglas prescritas por la administración ucraniana. Para llegar aquí, debe ser un adulto, preinscribirse a través de una agencia de viajes y asegurarse de usar mangas largas y zapatos cerrados el día del recorrido”.

IUna escuela abandonada tras la catástrofe.
Una escuela abandonada tras la catástrofe. Foto: IStock.

Sobre las condiciones del tour asegura que son rutas especiales con un nivel seguro de radiación. Y avisa que “está estrictamente prohibido visitar el territorio sin estar acompañado de un guía que conozca de memoria la zona, las normas de seguridad radiológica y cómo prestar primeros auxilios. Para evitar la entrada de partículas radiactivas al cuerpo, no se les permite comer y beber al aire libre, puede tomar un refrigerio en el automóvil o en uno de los varios comedores del territorio”.

Los guías recomiendan evitar el musgo, “que acumula bien la radiación”, y también aconsejan no tocar ninguna superficie

Por el mismo motivo, los guías recomiendan evitar el musgo, “que acumula bien la radiación”, y también aconsejan no tocar ninguna superficie.

Habitación en el hospital, de la ciudad fantasma abandonada de Pripyat, en la zona de exclusión de la central nuclear de Chernóbil, Ucrania
Habitación en el hospital, de la ciudad fantasma abandonada de Pripyat, en la zona de exclusión de la central nuclear de Chernóbil, Ucrania. Foto: IStock.

Sin embargo, la agencia lanza un mensaje tranquilizador, destacando que “el cuerpo no se irradia de inmediato, necesita tiempo para acumular radiación y la dosis recibida por día en Chernóbil no será más de una hora de vuelo en un avión”. Además, aclara: “Han pasado varias décadas desde el accidente, algunas de las partículas radiactivas se han asentado y en algunos lugares incluso se han llevado a cabo limpiezas. Por ejemplo, cerca de Duga, el fondo de radiación no es en absoluto más alto que en Kiev”.

No obstante, es recomendable que antes de ir a estos territorios averiguar qué tan seguro es ese viaje.

La pregunta que cabe plantearse es si realmente merece la pena visitar Chernóbil o si se trata de puro morbo

En cualquier caso, la pregunta que cabe plantearse es si realmente merece la pena visitar Chernóbil o si se trata de puro morbo, un interés por hacerse un selfie junto a la famosa noria de Pripyat para poco después triunfar en las redes sociales.

Nuestros destacados