La Viena de Sisi

Ninguna otra emperatriz ha sido y es tan famosa como Sisi. Después de casarse con Francisco José, se mudó a la capital de Austria, Viena, a la residencia de la familia imperial. En esta ciudad, son muchos los lugares que recuerdan a la trágica monarca.

Vicente Alcaíde

El Museo dedicado a la emperatriz es una de las principales atracciones de Viena.
El Museo dedicado a la emperatriz es una de las principales atracciones de Viena.

La bella y célebre emperatriz austriaca Elisabeth, más conocida como Sisi, se ha convertido en una figura de culto. Hoy en Viena, sede de la residencia de la familia real, existen muchos espacios que recuerdan a la querida y tristemente asesinada monarca.

Sobre todo, las dos residencias donde los visitantes pueden caminar tan maravillosamente tras los pasos de la emperatriz: el Palacio de Schönbrunn y el Palacio Imperial. Cuando la entusiasta viajera Sisi estaba en Viena, vivía aquí con su esposo, los niños en una gigantesca casa real. El parque del palacio de Schönbrunn también alberga la colección de carruajes imperiales; y un área de la exposición está dedicada especialmente a la emperatriz austriaca.

Jardines del Palacio de Schönbrunn, uno de los lugares más importantes para la emperatriz.
Jardines del Palacio de Schönbrunn, uno de los lugares más importantes para la emperatriz.

Ofrece una mirada auténtica a la vida de la famosa monarca austrohúngara lejos de los clichés habituales

Actualmente, el Museo Sisi se encuentra en el Palacio Imperial, o más exactamente en los antiguos Apartamentos Imperiales. Éste ofrece una mirada auténtica a la vida de la famosa monarca austrohúngara lejos de los clichés habituales. El espectáculo se centra en la vida privada de Elisabeth, su rebelión contra el ceremonial de la corte, su belleza, su excelencia deportiva, los viajes y su entusiasmo por la poesía. Recoge, asimismo, desde la época despreocupada de una joven en Baviera hasta el sorprendente compromiso con el emperador de Austria y su asesinato en Ginebra en 1898.

En el complejo del Palacio Imperial también se encuentra la Iglesia de los Frailes Agustinos, donde Sisi se casó con el emperador Francisco José el 24 de abril de 1854. A la vuelta de la esquina, en el Volksgarten, se puede encontrar un monumento de Sisi escondido en un rincón apartado, que es tanto más hermoso por esta ubicación tranquila. La antigua rosaleda imperial impresiona cada año con una exhibición desenfrenada de más de 400 tipos diferentes de rosas.

El monumento a Sisi, situado en un rincón apartado del Palacio Imperial.
El monumento a Sisi, situado en un rincón apartado del Palacio Imperial.

El sabor de Sisi se puede degustar mejor en Kohlmarkt en el antiguo pastelero de la corte imperial y real Demel: aquí se ofrece el helado de violeta de color púrpura, irresistible incluso para la delgada emperatriz.

Los muebles originales utilizados en la película también se pueden ver en el Museo del Mueble de Viena, junto con una serie de fragmentos de sus películas en una variedad de idiomas

El último viaje en el que se embarcó Sisi terminó en la cripta de los capuchinos. Descansa aquí, junto a su esposo y su hijo, el príncipe heredero Rodolfo.

Las películas protagonizadas por Romy Schneider hicieron mundialmente famosa a la emperatriz austriaca. El título de la trilogía también llevó a que su nombre se escribiera con una doble S: "Sissi". Los muebles originales utilizados en la película también se pueden ver en el Museo del Mueble de Viena, junto con una serie de fragmentos de sus películas en una variedad de idiomas.

Fuente: Turismo Viena.

Archivado en:

Nuestros destacados